Buscar este blog

lunes, 27 de abril de 2015

Diario 'Daredevil': Temporada 1, capítulo 11


Uno de mis episodios favoritos, sencillamente por su final. Os lo explicaré, pero antes hay que comentar lo que pasa en los 50 minutos previos. Diría que en este capítulo Matt empieza a recuperarse mientras el mundo de Wilson se tambalea. Al fin y al cabo gracias a sus conversaciones con Claire (su participación en esta temporada se cierra de forma ideal) y con el cura, nuestro héroe empieza a ver su misión con una nueva perspectiva. Mola cómo llega la conclusión de que debe usar la imagen del Diablo, no solo como símbolo para asustar a los criminales (muy Batman, esto) sino para recordarse a sí mismo la oscuridad interior que debe mantener a raya. Que quiere mantener a raya. Eso es importante. Además, en el capítulo 9 comprobó que Fisk lleva trajes de un tejido especial. Ligero pero muy resistente. Encuentro con Potter, peleílla para recordarnos que en lo cómics es el Gladiador, encargo "especial" y PAM, han dado una explicación perfecta para la inminente aparición del traje rojo, tanto a nivel conceptual como tecnológico, por así decirlo.
En cuanto a Wilson, de verdad que flipo con que le hayan dado una trama romántica que por todas sus características encaja totalmente con las que suelen tener los héroes. Ahora que Vanessa está en peligro, tiene unas reacciones que nos esperamos en el bueno, no en el malo. Uno se siente mal por él, quiere que Vanessa se recupere. Fabuloso e inaudito. Eso sí, choca mucho que ni él ni Wesley vean claro quién está detrás del ataque. Venga, coño.
Y hablando de Wesley... a ver. EL FINAL. El fiel amigo y asistente de Fisk descubre que Karen y Ben visitaron a la madre de su jefe, y decide resolver el asunto rápido y sin perturbar a Wilson. Secuestra a Karen y opta por intentar coaccionarla. Pero atendamos a la mirada de Karen. Está asustada, sí... pero sobretodo furiosa. Esta es una de las mejores escenas de la serie en cuanto a dirección e interpretaciones (hay que aplaudir más a Deborah Ann Woll). Porque aunque Wesley no deja de hablar con superioridad y lanzar amenazas, es Karen la peligrosa. Le está matando con la mirada. Nada se quiebra en ella, no se rinde ni por un segundo, aunque llore y respire entrecortadamente. Está lúcida. Y aprovecha la preocupada llamada de Fisk que recibe Wesley para contraatacar. Mirad la foto que encabeza el post. Esa no es una víctima, es alguien que sabe exactamente lo que está haciendo. Wesley la ha menospreciado al dejar la pistola a su alcance. Y lo vuelve a hacer al intentar convencerla de que está descargada. de que lo que intenta Karen es inútil. No lo está pillando. Ya ha perdido. Perdió en cuanto le hizo saber a Karen que Fisk no sabe lo que está ocurriendo. Y por supuesto, Karen lo mata, con toda la intención, además.
Llevamos 11 capítulos estudiando los demonios de Matt, y no habíamos visto los de Karen. El justiciero enmascarado que da de hostias a los criminales al final no ha matado a nadie. Pero ella, "la chica", "la damisela en apuros", sí. Y no a un raterillo, precisamente. Es ella la que cruza la línea. Viva esta serie. VIVA.

1 comentario:

  1. Respecto a lo de Owsley,Fisk se puede entender que no sospeche porqué solo puede pensar en Vanessa.Wesley en un principio también se puede entender porque el tipo técnicamente estuvo tan cerca de ser envenenado como los demás(cosa que no deja de repetir para despistar). Pero cada vez que dice que ha ido a hablar con Gao DA EL CANTE A TOPE,SÍ.

    La pelea con Potter,con las sierras de Gladiador de por medio y demás está chula.

    Y el final es potentísimo aunque sigo sin comprar del todo el escenario.

    ResponderEliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...