Buscar este blog

sábado, 3 de diciembre de 2011

Riiing, riiing...


Yo: Taberna de Moe, Moe al habla.

???: Déjate de tonterías Diego, tenemos que hablar.

Yo: ¿¡¿Cómo conoces mi identidad secreta?!?

???: Pues porque soy tu conciencia. Soy parte de ti.

Yo: ¡Mentira!

Conciencia: Sé que en su momento 'Spider-Man 3' te gustó. Y mucho.

Yo: ... ¡Ay la Virgen! ¡Eres mi conciencia! Pero... ¿Por qué tienes la voz de Constantino Romero?

Conciencia: Pues porque es la voz más acojonante en la historia de las voces. Que pareces tonto.

Yo: Bueno, y ¿Por qué me llamas?

Conciencia: Pues porque esto no puede seguir así. ¿Qué pasa con Pixar? Hiciste la crítica de 'Toy Story' y después te olvidaste. Qué pasa, ¿Qué romper dos veces consecutivas tu récord de visitas mensuales te ha vuelto confiado? Si quieres que te lean y comenten, tendrás que publicar algo, digo yo. ¡Y ni se te ocurra hacer de esta conversación una entrada, que nos conocemos! Además, sería plagiar a Puto Maiden.

Yo: ¿Eh? No,no, ni se me pasaría por la cabeza... Pero sobre lo de Pixar, en realidad ya tengo empezada la crítica de 'Bichos, una aventura en miniatura'. ¡Y además hice eso de 'Crepúsculo'!

Conciencia: ¡Oh, vaya! ¿Quieres una galletita? Muy poca cosa para lo que tú eres. ¿Recuerdas que antes ponías más de una entrada al día? Traías fotos, noticias...

Yo: Ya... Pero es que... Tengo mucho que estudiar. ¡Estoy ocupadísimo!

Conciencia: Y una polla como una olla. Tú lo que estás es viciado al 'Batman: Arkham City'. Y encima pierdes el tiempo mirando a Catwoman.

Yo: Joder, es que está...

Conciencia: No, si ya...

Yo: ...

Conciencia: ...

Yo: ...

Conciencia: ¡Centrémonos! Tienes que tratar a Pixar como se merece, ¿Entendido?

Yo: ¡Si, sí! Me pondré las pilas, de verdad. Por cierto... ¿Esto es real o solo ha pasado dentro de mi cabeza?

Conciencia: Me temo que solo ha pasado en tu mente, pero... ¿Significa eso que no es real?

Yo: Jeje, eso es de Harry Potter.

Conciencia: Lo sé.

Yo: Qué friki soy.

Conciencia: Qué me vas a contar...

lunes, 14 de noviembre de 2011

Críticas de cine: 'Toy Story', de John Lasseter


Mini-crítica sin spoilers: Y la animación cambió. Era innegable que Disney pasaba por su mejor momento, pero la primera cinta de su "hermana pequeña" dejó claro que se podía hacer otro tipo de cine. Con una fórmula totalmente nueva, Lasseter y su equipo nos regaló un maravilloso film que mezclaba a la perfección emotividad, humor inteligente y aventura, dejando además momentos memorables y personajes míticos. Sin olvidar que fue revolucionaria a nivel visual. Sencillamente perfecta. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: En 1995, Disney estrenó 'Pocahontas'. Después de tres Obras Maestras consecutivas, las expectativas eran altísimas. Se notaba que habían invertido mucho dinero en ella. Parecía escrito que estabamos ante un nuevo clásico imperecedero. Ese mismo año, un estudio humilde, perteneciente  a la todopoderosa Casa del Ratón, estrenó este film. La épica historia basada en hechos reales de una princesa india, contra las aventuras de unos simples juguetes. Y mientras que en la primera acababan reinando los infantilismos y la cobardía ante la posibilidad de ir un paso más allá, en la segunda nos encontramos muchísima ambición, no por querer forrarse o conseguir importancia, sino por desear romper con todo lo establecido. Por eso la historia de Woody y Buzz resulta tan especial: Lasseter no quería hacer una gran película de animación, porque, por muy genial que fuese, sería otra más, una joya más que añadir a la lista. Él quería hacer una gran película. A secas. Y lo cierto es que se nota el esfuerzo por innovar.

Pasaré por alto el hecho de que este hecha íntegramente por ordenador, pues las virtudes técnicas en lo que a CGI se refiere acaban quedándose anticuadas. Los aspectos verdaderamente revolucionarios son otros. Para empezar, la base de la historia es sumamente reveladora acerca de lo que Pixar pretende con sus películas, al menos con las primeras: Su objetivo no es cargar de madurez relatos infantiles para que los adultos también disfruten, sino que Lasseter mira directamente al sufrido padre que acompaña a su hijo al cine, o al adolescente que está convencido de que ya es un adulto, y les pregunta: "¿Os acordáis de como veíais el mundo cuando erais niños? Volvamos a aquella época". Por eso ni se nos ocurre preguntarnos como demonios pueden estar vivos los juguetes: Al empezar la película y ver a Andy jugar con ellos, se nos olvida todo y nos creemos a pies juntillas que cuando salimos de la habitación los muñecos y peluches cobran vida, porque es algo que todos, en algún momento, hemos pensado. Viendo esta cinta, se vuelve a la infancia. Si eso no es "la magia del cine" no sé que coño será.

Pero la peli no se contenta con ser un precioso homenaje a la niñez, sino que también es una brillante comedia, gracias, en parte, a la inteligencia con la que se define la personalidad de cada juguete dependiendo de su función. Para entender mejor esto que digo no hay más que ver a estos personajes:

¿Cómo será la vida de lo juguetes de feria que se consiguen cogiéndolos con un gancho? La respuesta que le dieron a esta pregunta es SUBLIME: Una especie de "secta", convencida de que su deidad, "el gaaaaanchoooo" es el dueño de su destino. Para quitarse el sombrero. La mejor muestra de como clavaron el trasfondo de los personajes.

Por supuesto, todos los juguetes son tremendamente carismáticos, pero los verdaderamente grandes son, por supuesto, Woody y Buzz Lightyear. A cuál mejor (bueno, mi favorito es el vaquero). Woody, con el que empatizamos al instante por su humanidad. Con muchos defectos, lo que le da una profundidad inaudita. Imposible no sufrir con él al ser sustituido, sintiéndonos además culpables porque todos, en cuanto teníamos un juguete nuevo, nos olvidábamos del resto. Y Buzz, el inocente y valiente Buzz, convencido de que es realmente un guardián espacial, situación que provoca momentos verdaderamente geniales y divertidos.
Magistral el viaje emocional de ambos. Al principio, Woody es el realista y pesimista, mientras que Buzz es lo radicalmente opuesto. Pero poco a poco, mientras, gracias al malvado Sid (una brillante parodia exagerada de muchos niños), su enemistad se convierte en amistad, se van intercambiando los papeles hasta llegar a la preciosa y breve escena que supone el broche de oro al emocionantísimo clímax: Nuestro dúo, tras liberarse del cohete, está cayendo en picado. Cuando Buzz consigue planear, es Woody el que está convencido de que vuela, mientras que Lightyear dice que solo es caer con estilo. Y por supuesto, es Woody el que grita, totalmente convencido, "¡¡HASTA EL INFINITO... Y MÁS ALLÁ!!". En serio, ¿Se puede reflejar de mejor manera lo que han aprendido los dos, lo mucho que se necesitan, y lo bien que se complementan? Yo creo que no.

Podría pasarme horas señalando los momentos más divertidos o los mejores diálogos. Pero no acabaría nunca. Tampoco se me ocurren más apartados que destacar, pues la banda sonora, por ejemplo, queda en un segundo plano, siendo "hay un amigo en mí" lo único realmente mítico. Así que solo diré que esta colosal cinta me parece, sin lugar a dudas, la mejor de Pixar. En breve seguiremos comentando su carrera.

sábado, 22 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'Indiana Jones y el Templo Maldito', de Steven Spielberg


Mini-crítica sin spoilers: Tras el enorme éxito de la mítica 'En busca del Arca Perdida', y en vista de que su protagonista se convirtió, por méritos propios, en un icono del séptimo arte, nos llegó otra de sus aventuras, con nuevos personajes, y una historia muy diferente a la de sus predecesora, sin nazis pero mucho más tenebrosa. A pesar de que está considerada de forma casi unánime como la menos brillante de la trilogía, creo que nos encontramos de nuevo ante una rotunda Obra Maestra del cine de aventuras, tan genial como la anterior, e incluso con un ritmo aún mejor. Una auténtica gozada. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: Llamadme raro, pero disfruto más con esta precuela (está ambientada en 1935, y 'En busca del Arca Perdida' en 1936), que con la cinta original. No me malinterpretéis, adoro la inimitable primera peli, pero el hecho de que se lo hagan pasar tan mal a Indy... Me encanta. Y es que esta es sin duda la película más oscura de la saga, pues en esta ocasión el objetivo, más que rescatar alguna reliquia, es simplemente sobrevivir. Además, es la más "dferente" de la trilogía: No hay nazis, no están ni Marcus ni Sallah... ¡Ni Marion! Quizá sea esto lo que no convence a muchos, pero a cambio se termina de perfilar el personaje de Indiana (clavado de nuevo por un Harrison Ford que, oh, sorpresa, derrocha carisma) y se gana en ritmo y emoción, ya que desde que el film empieza es físicamente imposible aburrirse. Esto es evidente desde el BRUTAL arranque, un prólogo que engancha y, a diferencia de su predecesora, no es simplemente una introducción, sino que nos lleva directamente a la trama principal a través de la adrenalítica caída del avión en la balsa. Esta vez, Indy se embarca en su misión simplemente por accidente, un detalle que me gusta muchísimo. Después de esto, el tempo se ralentiza para presentarnos en que va a consistir la aventura del Dr. Jones, e ir conociendo mejor a sus dos compañeros: Por un lado tenemos a Willie, un estereotipo femenino radicalmente opuesto a Marion, pues no hace nada útil más que chillar y asustarse. Pero es divertídisima. El gran alivio cómico del film, tiene varios puntazos que hacen que, aunque en teoría pudiera ser realmente insoportable, uno acaba cogiéndole cariño. Por otro lado, tenemos a Tapón, algo así como un pupilo de Indy, cuya relación con el arqueólogo será de lo mejorcito de la peli (atención a la mutua entrega de sombreros en cierto punto del film).

Estas escenas "tranquilas" y de presentación, como la, por un lado cachondísima, por otro extremadamente tensa escena de la cena, son la prueba de lo perfecto que es el ritmo de la peli, pues acelera cuando hay que acelerar y frena cuando hay que frenar (que puto amo es Spielberg), y nos prepara para lo que está por llegar, que comienza con el brillante segmento de los bichos y la "sala del techo descendente con pinchos". Y sobre todo, con el instante en el que por fin percibimos la oscuridad y lo tenebroso:

El ritual Thoguee (o como se escriba). La impresionante música de John Milliams y la rojiza iluminación ya nos avisan, pero realmente uno se queda de piedra cuando el villano del film, Mola Ram, le arranca el corazón al chico que sirve de sacrificio. Pero esto no es lo peor, ni tampoco ver a los pobres niños esclavos. Lo que realmente da esa tenebrosidad a la cinta es ver a nuestro Indy, hechizado, formar parte de la secta. El segmento más duro de la peli, sin duda, pero afortunadamente Tapón interviene (dan ganas de aplaudir al chaval), y enseguida recuperamos el tono de aventura y entramos en la recta final, que es una auténtica montaña rusa de emociones. Resulta increíble como, a partir de aquí, salimos de una escena sensacional tan solo para meternos en una aún mejor. Y en todo momento con el corazón a mil, viviendolo a tope. Adrenalina pura. Por supuesto, hay que destacar la que es seguramente la escena más recordada, la más mítica: La de las vagonetas en la mina. ¡Buff! Que decir de ella. A parte de espectacular y divertidísima, resume el espíritu y  las intenciones del film a la perfección: No dejar respirar al espectador.
Uno podría pensar que después de este colosal momento nos relajaríamos un poco, pero nada más lejos de la realidad, pues llegamos al puente colgante, y con ello, al clímax, que por supuesto, está a la altura de lo visto anteriormente y supone un broche de oro inmejorable.
Y así, viendo a Indy, Willie y Tapón regresando a la aldea, mientras suena la inolvidable música que acompaña al personaje, acabamos esta colosal aventura con una sonrisa en la cara. Una aventura a la que las palabras "trepidante" y "emocionante" se le quedan cortas, pues el efecto que produce es como ir a un parque de atracciones, pero sin las colas interminables.
Sencillamente brutal, todo lo que una película del género debe ser. Y aún se podía hacer mejor, como nos demostró la tercera aventura de Indiana. ¿Cuando la comentaremos? Espero que pronto, pero teniendo en cuenta que he tardado un año en publicar esta crítica, no prometo nada. Eso sí, en breve continuaremos el especial Disney para hablar de 'Hércules'.

jueves, 22 de septiembre de 2011

Críticas de cine: '(La Guerra de las Galaxias) El Retorno del Jedi', de Richard Marquand


Mini-crítica sin spoilers: Y llegó el final. El listón estaba muy, muy alto, y el fantástico título de esta tercera y última entrega prometía estar a la altura. No lo estuvo. Cargada de infantilismos, estamos sin duda ante la cinta más floja de la trilogía, lo cual no quiere decir, ni mucho menos, que sea una mala película, pues es entretenidísima, espectacular e incluso emotiva. Un cierre más que digno... Pero debería haber sido muchísimo más, se mire por donde se mire. NOTA: 8/10


Crítica completa con spoilers: Han Solo congelado en carbonita y en manos de Jabba el Hutt. Luke sabiendo que su mayor enemigo es su padre. Los espectadores sabiendo que "hay otro". ¿Otro qué? ¿Otro Jedi? ¿Otro Skywalker? ¿Quién? ¿Leia? ¡Respuestas, maldita sea! La emoción que se debía respirar en la sala el día del estreno tenía que ser brutal. Al fin y al cabo, si 'El Retorno del Jedi' igualaba a sus predecesoras, obtendríamos una trilogía perfecta. Pero no fue así. Bastan unos pocos minutos para darse cuenta de que algo falla. Si la magistral segunda parte de la trilogía, 'El Imperio Contraataca', iba por un camino muy diferente al de la primera entrega, en esta ocasión nos encontramos con una clara repetición de esquemas y conceptos. El más evidente, claro está, es que hay una segunda Estrella de la Muerte en construcción, idéntica a la primera. Señores, eso me huele a una falta de ideas y de imaginación alarmantes. ¿Qué ha sido del Lucas imaginativo? Parece como si quisiera dar carpetazo a la saga lo más rápido posible... Y de hecho es así, pues la idea de Lucas es que esta trilogía, en términos de cronología interna, no hubiese sido la última, si no la intermedia. Después nos mostraría el inicio de todo, los episodios I, II, y III, y años más tarde, habríamos visto el cierre de la historia, una trilogía de secuelas, los episodios VII, VIII y IX, que estarían protagonizados por la hermana de Luke , y no sería Leia, si no otra chica criogenizada que despertaría cuando su hermano mellizo ya fuera anciano. Por supuesto, sería entrenada por este. ¿Os imagináis a Luke ya convertido en una gran Maestro Jedi?. Hubiese sido fantástico. Pero Lucas cambió de planes y decidió suprimir la última trilogía, cerrando de golpe la saga en este episodio VI, y tomando decisiones un tanto cuestionables.

Aunque para ser justos, la cinta empieza con buen pie, con un segmento muy recordado, el rescate de Han en el palacio de Jabba. Hay instantes verdaderamente emoionantes en esta parte, como la descongelación de Solo (que penita da verle ciego y tembloroso), o la primera aparición de Luke, a quién vemos mucho más maduro y poderoso. Fantástica la progresiva evolución de este personaje, la verdad. Da gusto verle tan calmado, seguro de sí mismo y usando trucos mentales. Todo un Caballero Jedi, por fin.
Volviendo a la escena, debo señalar que aunque es divertida, emocionante y trepidante en su recta final, creo que es excesivamente duradera. Más de media hora para que al final se resuelva todo de una forma simplísima. Pero es, efectivamente, un gran arranque. Y mítico además, ya sea por el archi-conocido modelito de Leia (que dejó embobados a los pre-adolescentes de la época), o por ver por fin al repugnante mafioso Jabba, una enorme y magistral marioneta.

Con Han sano y salvo, seguimos a Luke de vuelta a Dagobah para terminar con su adiestramiento a manos de Yoda. Creo que a todos se nos cae el alma a los pies al ver al grandísimo (y diminuto) Maestro enfermo y a punto de morir. Muy triste su muerte, pues realmente llegamos a idolatrar a esa pequeña marioneta. Poco después, Luke se encuentra con el espíritu de Obi-Wan y mantienen una trascendental conversación, en la que descubrimos más cosillas sobre Vader (entre otras su nombre real, Anakin Skywalker), y la identidad de la hermana de Luke, que, como todos sabemos, resulta ser Leia. Personalmente, me resulta insultante la poca importancia que se le da a este hecho. Debería haber sido un momentazo a la altura del "yo soy tu padre", pero en vez de eso obtenemos un instante frío y anti-climático donde los haya. Además, la reacción de Luke es de risa, pues poco parece importarle que la chica por la que hasta hace bien poco estaba coladito, sea sangre de su sangre. Desastrosa la forma en que manejan este asunto, más aún teniendo en cuenta que al final este parentesco no tiene ninguna relevancia en la historia.

De vuelta a la base rebelde, nos enteramos del plan para destruir la Estrella de la Muerte (déjà vu). Destrucción que esta vez será decisiva, pues el mismísimo Emperador estará en ella. El Emperador, la gran incorporación en este capítulo, un Ian McDiarmid que parece comer, beber y respirar la más concentrada y pura maldad. Fantásticas todas sus escenas, especialmente porque vemos a un Vader mucho más rebelde con respecto a su Maestro, algo que ya intuíamos en 'El Imperio Contraataca' (¿Por que si no le reveló a Luke su identidad?).
Volvamos con nuestros héroes. Por un lado Lando, a bordo del Halcón Milenario, dirigirá el ataque contra la Estación Espacial, y por otro Han y los suyos deberán destruir el emisor del campo de energía que protege dicha estación, situado en la luna de Endor, donde conoceremos a unas simpáticas y adorables criaturitas BASTARDOS HIJOS DE SU MADRE:


Los malditos Ewoks. ¡Unos putos osos de peluche! Al parecer, creyeron conveniente rebajar la oscuridad y madurez de 'El Imperio Contraataca' (porque si no los nenes se aburren, ya sabéis), pero joder... Estos personajes, que SOLO pueden gustar a los críos, ocupan demasiado metraje, haciendo que la llegada y asentamiento de nuestros protagonistas en Endor se haga incluso larga, a pesar de momentos realmente buenos, como la persecución por los bosques en esa especie de motos. Al menos Han está en su línea. Pero la cosa se anima cuando Luke se va al encuentro de Vader con la esperanza de rescatar lo que queda de Anakin. La despedida con Leia (donde le revela su parentesco) es bastante bonita, pero el hecho de que Han, desconocedor de estos lazos sanguíneos, parezca estar celoso de Luke... No. No, no. Eres HAN SOLO, el tío mas genial de toda la galaxia. ¡¡Es IMPOSIBLE que TÚ estés celoso de cualquier ser en el universo!! En fin, dejémoslo que me pongo malo.

A partir de aquí, entramos en un largo clímax con un ritmo tan brutal, épico y espectacular que hace que se pase en un suspiro y casi hasta se me olviden las cosas malas de la cinta. Dicho clímax está dividido en tres frentes paralelos bien diferenciados: Por un lado asistimos a la batalla terrestre en Endor entre Han, su equipo, los... Ag... Los Ewoks y las tropas imperiales. Está muy bien hecha, es espectacular, y nos tiene en vilo esperando a que Solo consiga destruir el emisor del escudo de energía que mencione antes. Lo único malo... Es que nuestros protagonistas están casi en un segundo plano frente a los Ewoks de los cojones. ¿Se supone que debemos creernos que esos ositos se cargan a las tropas imperiales? ¿Tirándoles piedras? ¿¡¿Es una broma?!? Un dato: Originalmente los Ewoks iban a ser Wookies. Cientos de Chewbaccas rugiendo y arrancando brazos. En lugar de eso, ositos de peluche tirando piedras. Magnífico. Pero ya digo que a pesar de esto... Es una batalla bien chula. Y los otros dos frentes son aún mejores.

El de Lando destruyendo la Estrella de la Muerte, es, simple y llanamente, un espectáculo deslumbrante y frenético, infinitamente superior al de 'La Guerra de las Galaxias' en todos los aspectos. Bueno, puede que no sea tan emocionante, pero entre la música de Williams (una vez más, sublime) y los IMPRESIONANTES eectos especiales, queda una secuencia para enmarcar.

Pero lo que hace que esta película deje un sabor de boca inmejorable, es la lucha entre Luke, Vader y el Emperador. Impresionante el enfrentamiento psicológico entre padre e hijo. Luke, resistiéndose con todas sus fuerzas a caer en el Lado Oscuro, trata de recordarle a su padre quién fue en el pasado. Insiste en que Anakin sigue vivo. Y de forma milagrosa, llegamos a creernos sin dudar que efectivamente queda algo de bien en el villano que nos aterró en la cinta anterior. Se nos contagia la conmovedora compasión de Luke. Pero Vader se resiste a creer que aún no está todo perdido para él e intenta arrastrar a su hijo hacia el mal. Todo esto con el cruel Emperador como espectador. Por fin, Vader triunfa sobre Luke al mencionar a Leia, consiguiendo que Skywalker lo ataque con todas su furia. Esta vez, quién lanza espadazos a diestro y siniestro como un loco es Luke, y el que se protege como puede es Vader. La tremenda música que acompaña a este, por desgracia, brevísimo duelo, hace que esta sea, simplemente, una de las mejores escenas de la saga. Pero aún se puede hacer más emocionante, pues cuando Luke arroja su sable de luz y se rinde, consiguiendo así vencer al Emperador, dan ganas de aplaudir, ni más ni menos. ¿Y cuando Vader por fin se redime y salva la vida de su hijo? ¡Puf! Emoción pura y dura. Y es que lo bueno que tiene esta cinta es que, a pesar de sus fallos incuestionables, cuando vemos aparecer el espíritu de Anakin junto al de Yoda y Obi-Wan, olvidamos esas cosas malas y recordamos solo lo bueno.
Un final dignísimo, dirigido por un muy impersonal Richard Marquand (¿Seguro que no es Lucas?) a una trilogía para el recuerdo.

Nada menos que 16 años después, comenzarían, con no muy buen pie, unas precuelas con un estilo totalmente distinto, que cuenta con tantos detractores como defensores. Las repasaremos en breve.

martes, 20 de septiembre de 2011

Críticas de cine: '(La Guerra de las Galaxias) El Imperio Contraataca', de Irvin Kershner


Mini-crítica sin spoilers: Tres años después de la mítica y aparentemente insuperable película inicial, llegó una secuela que hizo evolucionar la saga de forma inimaginable, llevándola a un nuevo nivel. Razón por la que esta es sin duda la cinta más importante de la franquicia. Un film sublime en todos y cada uno de sus apartados, y que contiene, además, una de las frases más célebres e impactantes del cine. La mejor película jamás hecha del Universo 'Star Wars'. Obra Maestra. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Ya desde los primeros minutos queda claro que este nuevo episodio es radicalmente opuesto a su predecesor. Mientras que la anterior era una aventura sencilla y alegre, 'El Imperio Contraataca' gana en seriedad, profundidad y dramatismo, con unos personajes que no se quedan tal y como estaban en el anterior film, si no que siguen desarrollándose y evolucionando. Además, Lucas (que cede las labores de dirección a su mentor Irvin Kershner) tiene mucho más claras las reglas y bases de su universo, que adquiere una nueva dimensión y complejidad gracias al formidable guión firmado por Leigh Brackett y Lawrence Kasdan.

En cuanto al dramatismo, responde a un cambio muy sutil en el tono de la historia, ya que los protagonistas no se enfrentan a amenazas mayores que en el anterior film, pero mientras que en aquél estábamos convencidos de que Han iba a volver en el momento oportuno, de que Luke conseguiría destruir la Estrella de la Muerte, y de que, en definitiva, el bien acabaría venciendo, este episodio está impregnado de un pesimismo palpable. Esta vez, durante toda la peli tenemos serias dudas de que los buenos vayan a ganar. Dudas que al final serán confirmadas, pero de eso hablaremos más adelante. Empecemos por el principio, que también es muy diferente al de la película anterior, pues mientras que el de 'La Guerra de las Galaxias' era, como ya comentamos hace poco, muy pausado, este empieza "a saco", sin concesiones al espectador para que se ubique. Enseguida empiezan a pasar cosas: Luke atacado y secuestrado por un Wampa, Han, Leia y su tensión sexual no resuelta (la relación entre estos dos nos va a regalar un buen puñado de diálogos memorables), el ataque por parte del Imperio a la base rebelde... Genial segmento por cierto, no solo porque es absolutamente espectacular y muy emocionante, si no porque sirve para que veamos a un Darth Vader mucho más complejo, brutal, cruel e implacable que se gana, esta vez sí, el rango de villano absoluto del film. Si en la anterior entrega ya era impactante, en esta ocasión, en la que se nos presenta acompañado por la mítica 'Marcha Imperial' (la B.S.O. de esta cinta es posiblemente la más perfecta de la saga), llega a aterrar y fascinar a partes iguales. De esta manera, se confirma como uno de los mejores antagonistas de la Historia del cine.

Tras la batalla, la trama se divide en dos líneas paralelas que acabaran cruzándose y que, milagrosamente, se complementan, sin pisarse la una a la otra: Una, protagonizada por Han y su grupo (Leia, Chewie y C-3PO), y otra consistente en el entrenamiento Jedi de Luke. La primera es con diferencia la más trepidante y dinámica, pues nos encontramos a los tripulantes del Halcón Milenario siendo perseguidos sin descanso por Vader, y no hay un momento de respiro para el espectador. Todo son espectaculares persecuciones espaciales que quitan el hipo, destacando, por supuesto, la que tiene lugar en un campo de asteroides. Atención al hecho de que el capitán Solo y los suyos también deban huir del supuesto lugar seguro que encuentran en uno de los asteroides, como una señal de que no van estar a salvo en ninguna parte. Mientras tanto, vamos viendo como se asienta el romance entre Han y Leia, los piques entre el capitán y 3PO... Lo dicho, una gozada, imposible aburrirse.

Pero dejemos momentáneamente al grupo y vayamos con Luke (y R2-D2), que protagoniza la línea argumental más pausada, reflexiva y fascinante, en la cual conoceremos a uno de los mejores personajes de la saga, el gran hallazgo de 'El Imperio Contraataca':

El Maestro Yoda. La marioneta más viva del mundo, desprendiendo la más absoluta sabiduría y con una forma de hablar característica que todos conocemos, será el encargado de enseñar a Luke, que parece destinado a perder. Desde que llega al hogar de Yoda, con demasiadas ansias y nada de paciencia, queda claro que sigue siendo un crío que no está listo para lo que se le echa encima. Por si esto fuera poco, asistimos impotentes a otros dos fracasos del joven Skywalker: Primero, el de la misteriosa "cueva maligna", donde Luke se da cuenta de que su mayor enemigo es en realidad él mismo, y de que tiene mucho, mucho miedo, como demuestra el hecho de que se lleve sus armas a la cueva a pesar de que Yoda le advierte específicamente que no es necesario. Por otro lado, es incapaz de sacar su nave del agua usando la Fuerza, pero lo grave es que él sabe que no puede, con lo que queda claro que no cree realmente en lo que esta haciendo (que diferente es este Luke de aquél que pudo destruir la Estrella de la Muerte fiándose solo de su instinto). A continuación quedaremos fascinados con el monólogo de Yoda sobre la Fuerza, y que hace que casi hasta la sintamos. Pura magia.
Poco después, llega el punto de inflexión en la película: Luke tiene una premonición en la que Han y Leia sufren penurias en una ciudad en las nubes. Por supuesto, aún cuando Yoda y el espíritu de Obi-Wan insisten en lo contrario, va corriendo en su ayuda. Sabemos que no esta listo. Lo vamos a pasar mal.

Hora de volver con la tripulación del Halcón Milenario, que decide esconderse en Bespin (una ciudad... En las nubes, claro), donde vive Lando Calrissian, antiguo amigo de Han y que viene a ser una versión aún más canalla de Solo. Por supuesto, estamos en alerta permanente, más aún cuando 3PO ve algo que no debería y desaparece. Pero cuando se descubre la traición de Lando y vemos a Vader esperándoles... Bajamos al infierno literalmente, pues tras ser torturado, Han es llevado a la cámara donde será congelado en carbonita. Un lugar lleno de sombras, vapor (que bien podría ser humo) y una iluminación rojiza. La atmósfera no podría estar mejor conseguida.
El momento de la congelación es realmente magnífico. Ya sea por la impresionante banda sonora, por el memorable "lo sé" de Han como contestación al "te quiero" de Leia, o por que lo primero que vemos cuando se disipa el vapor es un primer plano de Vader (como si fuese un símbolo de su infinita maldad y poder), el caso es que cuando se acaba la escena uno acaba destrozado y agotado. Y aún tenemos que sufrir un poco más, pues Luke acaba de llegar y todos sabemos que Vader le va a dar una paliza.

Debo decir que el duelo de sables de luz que acontece me parece, de lejos, el mejor de las seis cintas que forman la saga. Violento, largo, agotador, durísimo y con un equilibro perfecto entre espectacularidad y realismo (no encontraréis las excesivas acrobacias y florituras vistas en la trilogía de precuelas), y que además tiene un plano que a mí me fascina: Cuando el combate está a punto de acabar y Luke ya está exhausto y herido, hay un momento en el que la cámara se coloca en la espalda de Skywalker, y le vemos diminuto intentando contener como puede los salvajes espadazos de un gigantesco Vader. Pelos de punta. Tras esto, ya sabéis lo que toca: Pérdida de mano y... "YO SOY TU PADRE". Sería absurdo afirmar que este alucinante y mítico momento sigue teniendo el mismo impacto, pues todo el mundo, haya visto o no las pelis, sabe que Darth Vader es el padre de Luke (¿No lo sabías?... ¡Ups!), pero como es el gran momento al que nos ha conducido todo el film, como es el auténtico clímax, como la música acompaña tan sumamente bien, y como es tan jodidamente perfecto... Sí, sigue siendo brutal.
Pero aún queda por señalar el momento en el que Leia percibe a un manco, magullado y traumatizado Luke y va a rescatarlo. Sí a eso sumamos la frase "hay otro..." por parte de Yoda, ya tenemos otro quebradero de cabeza que darle a los espectadores que vieron la película en su día.
Y así acabamos esta colosal aventura, con nuestros héroes hechos polvo (uno de ellos congelado y en manos de su peor enemigo) y con un montón de preguntas sin respuesta. Al menos ganamos a un redimido Lando como aliado.

No hay mucho más que añadir. Todos los actores están bastante mejor que en la cinta inicial, sospecho que porque Keshner es mejor director de actores que Lucas, y los efectos especiales son, una vez más, apabullantes. TODO en esta película es, simplemente, lo mejor de lo mejor.
Tres años más tarde veríamos el cierre de esta increíble saga. Un final que, si bien es notable, es ciertamente inferior a sus dos hermanas mayores. La comentaremos en unos días.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Críticas de cine: 'La Guerra de las Galaxias', de George Lucas


Mini-crìtica sin spoilers: Resulta difícil ponerse a hablar a estas alturas de semejante cinta, pues es evidente que supuso un antes y un después en la Historia del cine. Película mítica donde las haya, es una de esas obras a las que apenas se le notan los años, pues a día de hoy, nada menos que 34 años después de su estreno, sigue siendo una aventura para disfrutar una y otra vez, de esas que ponen de buen humor. Pura emoción. Pura diversión. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: No me quiero ni imaginar lo que tuvieron que flipar los espectadores que asistieron al estreno de la película, porque ya desde el comienzo se deja claro que esto... Es especial. La atronadora, magnífica, y famosísima fanfarria del maestro John Williams, naves vistas como nunca antes, un par de androides con comportamientos muy humanos... Y Darth Vader. La primera vez que le vemos deja con la boca abierta: Un ser que parece estar hecho de la maldad más absoluta, con una máscara que oculta su rostro, una respiración mecánica que pone los pelos de punta y la imponente voz de James Earl Jones/Constantino Romero. Uno de los mayores iconos del séptimo arte. Y eso que en esta primera entrega está más bien en un segundo plano, como si solo se nos insinuara su potencial como villano.
Pero vayamos con los dos androides, C-3PO y R2-D2. Para ser justos, conviene señalar que los primeros minutos, protagonizados exclusivamente por este par de robots, son algo lentos. Sospecho que Lucas, de forma muy inteligente, quiso dejar unos cuantos minutos de relax al público para que asimilase la información y los nuevos conceptos que se le acababan de presentar. Estoy seguro de que en su día el espectador agradeció esta maniobra, pero hoy en día, cuando todo lo que sucede nos lo sabemos de memoria y forma ya parte de nuestra cultura popular, resulta innecesario.

Pero no hay de que preocuparse, pues en cuanto aparece nuestro protagonista la cosa se empieza a animar: Luke Skywalker (clavado por el desaparecido Mark Hamill), un chaval soñador, con ansias de aventuras y que parece destinado a algo mucho más grande que ser un simple granjero, y con quién nos identificamos al instante. A destacar el precioso y tan recordado momento en el que Luke mira al horizonte, como queriendo escapar de su aburrida vida. Imposible no emocionarse con la música de Williams en este instante.
Poco después, conocemos al sabio y misterioso Obi-Wan Kenobi (un muy convincente Sir Alec Guiness), y es cuando entramos de lleno en el universo 'Star Wars', pues por primera vez nos hablan de los Jedi, el Lado Oscuro y la Fuerza. Y como por arte de magia nos lo creemos todo sin rechistar, gracias a la naturalidad y convicción con la que Lucas nos introduce en su creación.

Tras esto, cuando ya queda clara la misión de nuestros héroes, la película sube y sube en ritmo y emoción, sin duda gracias a el único e inimitable...

Han Solo, encarnado por mi idolatrado Harrison Ford derrochando carisma, como de costumbre. El otro héroe de la trilogía es muy diferente a Luke. Listillo, cínico, cabroncete, chulo... Pero un héroe al fin y al cabo. Luke es un crío que desea demostrar lo que vale, él quiere ser un héroe. Han sin embargo es un tío que sabe que la mejor manera de sobrevivir es ir por libre, sin preocuparse por los demás. Se niega a aceptar que tiene potencial para hacer grandes cosas. Nos encontramos, en mi opinión, ante la estrella absoluta de toda la saga... Con permiso de Vader, por supuesto.

Volviendo al desarrollo de la trama, hay que decir que a partir del momento en el que nuestros héroes se meten por accidente en  la Estrella de la Muerte y deciden rescatar a la princesa Leia (una Carrie Fisher que se defiende en el papel menos jugoso del trío principal) la película no da respiro al espectador. Por un lado tenemos a Luke, Han, Leia y al genial colega de Solo, Chewbacca, viviendo todo tipo de situaciones, como el memorable segmento en el triturador de basuras, y por otro a Obi-Wan intentando desactivar el campo de tracción que les impide marcharse, sabiendo que debe enfrentarse a Vader. Enfrentamiento que, si bien es muy poco espectacular, consigue transmitir la emoción necesaria, especialmente al final, con la muerte de Kenobi.

Y llegamos al clímax de la cinta, con el que resulta imposible no morderse las uñas: La Estrella de la Muerte a punto de destruir la base rebelde, los diminutos cazas intentando volar por los aires la mencionada estación de combate, caen todos menos Luke, Vader pisándolo los talones, la Estrella de la Muerte preparándose para lanzar el rayo destructor, Vader a un solo disparo de matar a Luke, y de repente... Han reaparece justo a tiempo, manda a tomar por saco a Vader, grita "¡¡Yiha!!", y Luke da en la diana. ¡Puf! Ya quisieran muchísimos blockbusters actuales tener unos minutos finales como estos, que consiguen que el espectador se sienta como si él mismo hubiese destruido la maldita Estrella de la Muerte y arda en deseos de aplaudir como un loco.

Y poco más que añadir. Los revolucionarios efectos especiales hicieron historia y George Lucas se ganó el cielo con una película que ha servido de inspiración, en mayor o menor medida, al cine comercial posterior.
Tres años más tarde llegó una de las mejores secuelas de la entera Historia del cine, que superó a su predecesora y expandió su universo de forma magistral. Hablaremos de ella en breve.

miércoles, 17 de agosto de 2011

Críticas de cine: 'El Origen del Planeta de los Simios', de Rupert Wyatt


Mini-crítica sin spoilers: Toda una sorpresa. Pocos tenían fe en este proyecto, pero lo cierto es que estamos quizá ante la mejor cinta del verano. Un entretenimiento de calidad, que se toma en serio a sí mismo y cuya carga emocional tiene un peso mucho mayor que el de los efectos visuales, sin dejar de ser por ello espectacular. Un ejemplo a seguir para la gran mayoría de blockbusters. NOTA: 8'5/10


Crítica completa con spoilers: Hubiese sido muy fácil convertir esta cinta en la típica americanada en la que un grupo de soldados muy buenos muy buenos se dejan la vida, muy sacrificados ellos, frente a un ejército de monos muy malos muy malos. Afortunadamente, la película se aleja por completo de esa idea, presentando a los humanos, salvo en el caso del científico protagonista y su familia, como los villanos de la función. De esta manera, se recupera el espíritu del excelente clásico original (atención al fantástico guiño hacia este con lo de la nave espacial...), haciendo que la base de ciencia-ficción sea solo un pretexto para la auto-crítica. De esta forma, no encontramos con un film que no teme tratar la historia desde un punto de vista serio, gracias a que Wyatt, el desconocido director, se cree en todo momento lo que nos está contando, consiguiendo que el espectador también lo haga.
Algo difícil considerando que los humanos tienen un rol totalmente secundario y que ningún personaje de nuestra especie tiene un interés realmente destacable. El ya mencionado científico, Will, es el humano más importante de la cinta, pero funciona más como desencadenante de la trama y como punto de apoyo del auténtico y peludo protagonista que como personaje con entidad propia. Además, James Franco no me dice absolutamente nada. En cuanto a los personajes de John Lithgow y Freida Pinto, poco se puede decir de ellos, pues él es un McGuffin puro y duro, y ella está ahí para decir "hola" y poco más.

Como podéis ver, se deja todo el protagonismo a los simios. Una decisión tan acertada como arriesgada, pues se podía haber caído fácilmente en la sensiblería barata o incluso en el ridículo, pero Wyatt, con una firmeza y seriedad dignas de elogio, consigue hacernos empatizar, compadecer e incluso apoyar a los simios. Especialmente al auténtico protagonista y el alma de la película:

César. La película es su viaje emocional, desde un gracioso y avispado chimpancé, a líder de una rebelión. Y todo narrado con una progresión y un ritmo ejemplares (no hay más que ver la agilidad con la que vemos pasar la niñez del primate), profundizando en los sentimientos de César de manera que nos creamos al personaje y le cojamos un inmenso cariño desde el primer instante. Todo gracias a un magnífico Andy Serkis (ya experto en la captura de actuación) que consigue, con sus miradas y gestos, que veamos la cinta a través de los ojos del chimpancé. Así, odiamos al personaje de Draco Malfoy Tom Felton y sufrimos con César durante su cautiverio, en el que poco a poco vemos como pierde la inocencia y se da cuenta de la situación de sus congéneres, hasta aceptar la responsabilidad de guiarles en la lucha contra sus opresores. Impresionante ver como se va adueñando del refugio y de la confianza de sus compañeros.
De hecho, puede que sea el mejor segmento de la cinta, pues deja momentos verdaderamente geniales, como el instante en el que nuestro simio dibuja una ventana en su celda (imposible no derrumbarse), la liberación del gorila, el "portazo" en las narices que el mono le da a Will, y desde luego, el momento del "¡¡NOOO!!", que te deja, simplemente, clavado al asiento.

A partir de aquí, vemos la preparación para el primer ataque a los humanos por parte de los simios, y yo por lo menos, sentí esa emoción pre-batalla que se siente solo cuando la cinta ha hecho los deberes y ha conseguido que los protagonistas te importen.
Y si además la batalla en cuestión está perfectamente rodada y es emocionante y espectacular, dejando algún momento memorable (César montando a caballo...), pues el resultado final es un clímax inmejorable.
Mención especial merecen los créditos finales, pues es entonces cuando se nos desvela, de forma sencilla y contundente, el destino de la humanidad. Así que sí, hay que quedarse a ver los créditos, nada de huir despavoridos de la sala en cuanto aparezca el "directed by".

A nivel técnico la cinta es magnífica. El reducido presupuesto (90 millones de nada...), se aprovecha al máximo, logrando un realismo tal con los simios, que yo al menos, a los dos minutos me olvidé de que eran actores maquillados digitalmente.

Sobre la B.S.O., debo decir que estoy algo contrariado: Mientras veía la película me estaba gustando, pero después no he sido capaz de recordar ni un solo tema, ninguno se me ha quedado grabado. Así que no sé si valorar este apartado positiva o negativamente. Supongo que positivamente, pues la música acompañaba a la cinta a la perfección.

En resumidas cuentas, un blockbuster veraniego de los buenos, simple pero efectivo, narrado con energía, seriedad y respeto hacia el espectador, y que además sabe tocar la fibra sensible cuando debe.
Está siendo un exitazo, por lo que las secuelas no tardarán en llegar. Preparaos, porque me da a mí que se va a desatar una nueva fiebre "simiesca". Mientras sea con este nivel, yo encantado.

lunes, 18 de julio de 2011

Críticas de cine: 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: 2ª parte', de David Yates


Mini-crítica sin spoilers: Esta crítica casi podría referirse al libro en el que se basa la cinta, pues la fidelidad en la adaptación ha sido extrema. Un aplauso para el guionista y el director en ese sentido. Ahora, si eres de esos a los que el libro no les gustó, es posible que la película no te deje del todo satisfecho. Pero si disfrutaste con la novela, como es mi caso, prepárate para alucinar con una cinta emocionante, épica y emotiva que despide a la saga como se merece. ¿La mejor de la franquicia? Pues aunque la sombra de Cuarón es muy alargada... Quizá lo sea. NOTA: 9/10


Crítica completa con spoilers: 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: 1ª parte' fue una peli atípica dentro de la saga. Era una cinta mucho menos espectacular y más intimista que lo que habíamos visto hasta entonces. Además, carecía de final, con lo cual el film terminaba prometiéndonos una batalla final de la leche.
Aquí está esa promesa, pues ya desde los primeros minutos queda claro que estamos ante una cinta muy diferente a su predecesora, ya que la tensión, la acción, la emoción y las respuestas comienzan a aparecer a los pocos minutos del inicio.
Así, nos encontramos al trío protagonista dónde lo dejamos, en la casita de Bill y Fleur, preparándose para rescatar otro Horrocrux, dando como resultado la adrenalítica incursión de nuestros protagonistas en Gringotts, el banco de los magos. Unos pocos detalles a señalar en este punto: Primero, un aplauso para Helena Bonham Carter en el inicio de esta escena, pues interpretar a Hermione, que a su vez está interpretando a Bellatrix, no puede ser fácil.
Segundo, resaltar la magnífica recreación digital del raquítico y enfermo dragón con el que los chicos escapan, y que no es más que un aperitivo de la espectacularidad que veremos.
Y tercero, muy hábil la licencia que se toman con respecto a la novela de hacer que Harry sienta cuál es el objeto que buscan, pues en las películas nunca nos dicen que cosa es cada horrocrux, y tenía especial interés por descubrir como habían solventado ese bache.

Finiquitada esta escena... Comienza lo bueno. Desde que Harry, Ron y Hermione llegan a Hogsmeade y se encuentran con el hermano de Dumbledore la cinta coge un ritmo increíble y nos lleva, por fin, a Hogwarts, dónde poco a poco se preparan para el ataque de Voldemort. Soberbios estos minutos pre-batalla, en los que se percibe una emoción indescriptible. Sentimos que efectivamente esto es el final, y resulta imposible no acongojarse al ver girar la cámara alrededor de nuestro amado colegio, viéndolo impecable por última vez, como también emociona ver de nuevo a los profesores, con McGonagall a la cabeza, o a los estudiantes, nuestros compañeros de clase, como Seamus y sus explosiones. Y Neville. Luego está Neville. Un personaje precioso que en esta ocasión demuestra lo mucho que ha evolucionado. Pequeño inciso sobre él: En los libros, nunca se nos han dado indicios de que Neville sientiera algo por Luna, aunque muchísimos fans esperábamos que pasara algo entre ellos. Finalmente no fue así, por lo que eso de que Neville esté, según dice él mismo, loco por Luna, me lo tomo como un guiño a los que nos quedamos con las ganas.

Como ya digo, estos minutos "de despedida" son fantásticos, porque luego... ¡BOOM! Hechizos por todas partes, explosiones, derrumbes, muertes, tomas aéreas que quitan el sentido, emoción, magia. Pero los Horrocrux siguen ahí, por lo que seguimos a Harry en su búsqueda de la diadema de Ravenclaw por un lado, y a Ron y Hermione destruyendo la copa que consiguieron en Gringotts por otro. En esta parte, por cierto, tiene lugar el beso más esperado de la saga, un momento que todos sin excepción estábamos locos por ver (no digáis que no). Menos mal que todo lo relacionado con esta pareja está bien tratado, pues la relación entre Harry y Ginny se confirma como uno de los mayores fallos de la saga fílmica (no así literaria), ya que una vez más, la química entre los actores y los personajes es nula. Lástima.

Pero, después de disfrutar de la vibrante escena de la Sala de los Menesteres, es el momento de centrarnos en el protagonista de la que es quizá la mejor escena de la cinta y una de las mejores de la saga en general:

Severus Snape. El momento de su cruel muerte es el punto de inflexión de la cinta, pues se vuelve increíblemente dramática, no hay más que ver el sobrecogedor trayecto que hace Harry hasta el despacho del director, donde vemos caras conocidas tendidas sin vida en el suelo. Sí, definitivamente, esta guerra es de verdad.
Pero centrémonos: Harry llega al despacho, se sumerge en los recuerdos que le dio Snape antes de morir... Y nos enteramos de TODO. Gran parte de las preguntas que nos hemos hecho hasta ahora son respondidas en una escena en la que Snape adquiere una nueva dimensión y nos tiene con el corazón en un puño todo lo que dura la secuencia.

Y por fin... El cara a cara con Voldemort en el bosque, un momento perfecto en mi opinión, tal y como la imaginaba. Muy bien Radcliffe aquí, la verdad es que ha evolucionado bastante el chaval.
La conversación con Dumbledore me decepcionó ligeramente, ya que en ningún momento se explica porque Harry no muere, explicación que no hubiese durado más de veinte segundos. En fin.

Pero vayamos ya a lo que importa de verdad, eso que llevamos esperando diez años: El Harry vs. Voldemort definitivo. Y a mi por lo menos no me ha decepcionado en absoluto. Es más, me ha parecido claramente superior al del del libro, mucho más largo y espectacular. La idea de montarlo en paralelo con la muerte de Nagini (¡Grande Neville!) me parece simplemente magnífica, pues al final queda una secuencia sublime, muy épica y emocionante.

Y diecinueve años después... La despedida. Vale, ni en la novela ni en la presente adaptación es estrictamente necesario este epílogo, pero francamente... Me he emocionado muchísimo al ver por última vez  a nuestro querido trío, envejecidos solo lo justo, en el ya mítico andén 9 y 3/4, despidiendo a sus hijos con la preciosa música compuesta hace ya una década por el maestro John Williams. Finalazo.

Y poco más puedo añadir... Solo remarcar el gran trabajo de Alexander Desplat en la B.S.O., y aplaudir el altísimo nivel del apartado visual. Ah, y al que pone la voz a Voldemort aquí en España hay que darle dos guantazos.

En definitiva, un final perfecto para la saga, y muy, muy fiel al libro, por lo que veo imposible que no te encante esta película si te gustó la obra original. Así que ahora podemos decir todos "travesura realizada" con la cabeza bien alta, pues Harry ha tenido un desenlace a su altura, vaya que sí.

Adiós señor Potter, se le echará de menos.

viernes, 15 de julio de 2011

Mi vida con Harry


Recuerdo perfectamente como empezó todo. Mi tía me regaló el primer libro cuando yo tenía ocho o nueve años. No le hice ni puto caso. "¿¡¿No tiene dibujos?!? ¡¿¿¡PERO ESTO QUE ES!??!". Gracias a la insistencia de mi madre lo empecé a leer. Los nombres raros (¿Dumbledore? ¿¡¿Qué cojones es eso?!?) dificultaban la lectura, pero acabé enganchándome. Por motivos que no sabría explicar, dejé de leerlo hacia la mitad. Pero... ¡¡Iban a estrenar una peli!! Debía acabarlo, debía acabarlo... Mi madre no me dejaria ir a verla si no lo terminaba. Vamos, vamos... Lo terminé. quedé mravillado. casi me eché a llorar cuando cerré el libro. Hora de ver la peli. Ojos como platos.
En el cole todos igual, estabamos flipandolo con Potter, aunque la mayoria ni se habia leido el libro. Por los pasillos, los profes ponian carteles que animaban a leer a Harry (los mismos que, cuando el fenómeno estuvo asentado, lo criticaron). El niño mago estaba en boca de todos. El fenómeno había nacido.
Por supuesto, le pedi a "los reyes" el segundo y el tercer libro. Me costó arrancar con 'La Cámara Secreta', pero al final lo acabé. me encantó, aunque no tanto como el primero. A ver si solo era bueno de verdad el primero... Después, estuve malo en la cama una semana. En ese tiempo... Leí 'El Prisionero de Azkaban'. Y todo cambió. Era Diferente. Flipé de una manera especial... Me convertí en FAN de Harry Potter. El tercer libro se convirtió en mi favorito, lo leía una y otra vez. Poco después, me invitaron en un cumple a ver la segunda película. Y solo por ese día... Fui uno de esos críos que no paran de berrear y hacer el imbécil. Qué vergüenza... Casi ni me enteré de la peli. Hasta la llegada del VHS no la vi de verdad.
Dato curioso: Una niña de mi clase estaba convencida de que Harry acabaría enamorándose de Ginny cuando crecieran. La miré como si estuvira loca, era evidente que iba a acabar con Hermione... "¡Qué va! Esa se la lleva Ron, claramente", decía. "¡Bah!, esta tía no tiene ni puta idea..." pensaba yo. Ahí queda la anécdota.

Mi abuela me regalo el cuarto libro. ¡¡ERA ENORME!! lo empecé, y fui avanzando a buen ritmo... Hasta que me ingresaron en el hospital por una neumonia. Mientras estaba allí, mis familiares me lo fueron leyendo. A pesar de que no era lo mismo que leerlo por mi mismo, me parecía increíble, super emocionante y trepidante. El final ya lo pude leer yo solo. Alguien inocente muere. Voldemort vuelve. Oh... My... God!! Lo volví a empezar, lo dejé... Lo empecé de nuevo y lo terminé otra vez. Efectivamente, era brutal. La saga adquiría otro tono.



Llegó el momento de ver la tercera peli. Ya sabéis lo que opino de ella... fue un flechazo. En el cine, la saga también había evolucionado. Ah, y Emma Watson se convirtió en el amor platónico de toda mi generación. Venga venga, neceitaba ya el quinto libro. Me costó arrancar un huevo, pero al final lo acabé... Y por primera vez, ligera decepción. ¿No se podia haber ahorrado unas cuantas páginas la buena de J.K.? Es que era larguísimo el condenado... En otro orden de cosas, Sirius muere. Depresión. Y eso que la niña adivina de antes me dijo, cuando yo ni siquiera empecé el libro, y ella ya lo había acabado, que Black la palmaba. Hijaputa.
Cuarta cinta. Como ya dije en la crítica que a estas alturas todos deberíais haber leído, me encantó. Sexto libro. me lo leo en un suspiro, se convierte en mi favorito. Dumbledore muere. Ultra-depresión. Desprecio infinito hacia Snape. La clave de la inmortalidad de Voldemort me deja boquiabierto. Draco Malfoy me da penilla. Cara de poker al descubrir que la niña adivina acertó en ese asunto hace ya años. ¿¡¿Cómo lo hizo?!?
Comienza la locura de teorias en internet. quien vive, quien muere, etc. Solo vivía para eso. Que días tan felices...


Quinto film. Por una serie de circunstancias no la veo en el cine. Cuando la alquilo en DVD me gusta mas de lo esperado.

llega el final. a pesar de que semanas antes me auto-spoileré como un idiota y me jodí todas las sorpresas (puto internet...), lo disfruté como nunca. A pesar de lo que digan, me pareció un final PERFECTO. Aún hoy, es mi favorito de la saga.
Sexta película. El hype era enfermizo, y luego pasa lo que pasa... Uno de los mejores libros se transforma en una de las peores cintas.


Me entero de que la última peli será dividida en dos. Me parece una grandísima noticia.
'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: 1ª parte'. Salgo 100% satisfecho. la espera hasta julio se hará larga...

HOY. Estreno de 
'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: 2ª parte'. Sigo con tos. Caguëntó. No podré verla hasta el Lunes. Por un lado me jode, claro. Pero por otro... Cuanto más se retrase la despedida mejor. Porque admitamoslo, va a ser duro, muy duro, decir de una vez por todas...

Travesura realizada.

miércoles, 2 de marzo de 2011

Actualizado: Clásicos Disney: Resultados



Con unos días de antelación (lo siento, soy un impaciente), me dispongo a revelar los resultados del ranking de clásicos Disney que llevabamos dando forma durante algunas semanas. Antes de comenzar, me gustaría dejar claros un par de puntos: Primero, por si no habéis visitado el blog durante un tiempo, os informo de que el ranking NO responde a mi criterio personal, si no a los votos de los visitantes de la página (entre los que me incluyo, claro).
Segundo, el tema de los empates. Sí, hay empates, y los he deshecho de manera bien sencilla: La más antigua tiene preferencia. Así, si dos cintas coinciden en el puesto nº 20, la que se haya estrenado antes se quedará en el 19, y la otra, en el 20.
Pero bueno, no me enrollo más porque esto empieza... ¡YA!

- En el número 50, con 0 votos... 'Zafarrancho en el rancho'.
- En el número 49, con 1 voto... 'Chicken Little'.
- En el número 48, con 1 voto... 'Los Rescatadores en Cangurolandia'.
- En el número 47, con 1 voto... 'Oliver y su pandilla'.
- En el número 46, con 1 voto... 'Tiempo de Melodía'.
- En el número 45, con 1 voto... 'Las aventuras de Bongo, Mickey y las Judías Mágicas'.
- En el número 44, con 1 voto... 'Música Maestro'.
- En el número 43, con 1 voto... 'Descubriendo a los Robinson'.
- En el número 42, con 2 votos... 'Los Rescatadores'.
- En el número 41, con 2 votos... 'Lo mejor de Winnie the Pooh'.
- En el número 40, con 3 votos... 'El Planeta del Tesoro'.
- En el número 39, con 3 votos... 'Taron y el Caldero Mágico'.
- En el número 38, con 4 votos... 'Bolt'.
- En el número 37, con 4 votos... 'Dinosaurio'.
- En el número 36, con 4 votos... 'Basil, el ratón superdetective'.
- En el número 35, con 4 votos... 'Tod y Toby'.
- En el número 34, con 4 votos... 'Saludos Amigos'.
- En el número 33, con 5 votos... 'Hermano Oso'.
- En el número 32, con 5 votos... 'La leyenda de Sleepy Hollow'.
- En el número 31, con 6 votos... 'Atlantis'.
- En el número 30, con 7 votos... 'Lilo & Stich'.
- En el número 29, con 7 votos... 'Los Tres Caballeros'.
- En el número 28, con 8 votos... 'Alicia en el país de las Maravillas'.
- En el número 27, con 9 votos... 'Robin Hood'
- En el número 26, con 9 votos... 'Los Aristogatos'.
- En el número 25, con 10 votos... 'El Emperador y sus locuras'.

Pausa para comentar: De momento todo bien, ¿No? hasta ahora no hay nada por lo que llevarse las manos a la cabeza...

- En el número 24, con 10 votos... 'Fantasía 2000'.



- En el número 23, con 11 votos... 'La Cenicienta'.



- En el número 22, con 11 votos... 'Bambi'.


- En el número 21, con 11 votos... 'Dumbo'.



- En el número 20, con 11 votos... 'Fantasía'.



- En el número 19, con 12 votos... '101 Dálmatas'.



- En el número 18, con 13 votos... 'Merlín el encantador'.


- En el número 17, con 13 votos... 'Pinocho'.



- En el número 16, con 13 votos... 'Blancanieves y los siete enanitos'.



- En el número 15, con 14 votos... 'La Dama y el Vagabundo'.



- En el número 14, con 14 votos... 'Peter Pan'.



- En el número 13, con 15 votos... 'Mulan'.



- En el número 12, con 16 votos... 'La Bella Durmiente'.



- En el número 11, con 17 votos... 'Tiana y el Sapo'.


Pausa para comentar: Aquí ya empiezo a tener quejas... ¿Por que un película tan normalita como 'Tiana y el Sapo' ocupa un puesto TAN alto? Y además por encima de auténticos clasicazos... ¡¿Pero en que coño pensábais?!
Por otro lado, me alegro de que no hayáis colocado en una posición desorbitada a, por ejemplo, 'Blancanieves y los siete Enanitos', solo por lo importante que es. Pero bueno, vamos ya con la zona que importa de verdad, el top 10, los 10 clásicos más queridos por esta nuestra comunidad (ved los víideos que si no no causa el mismo efecto):
Actualización: He tenido problemas con algunos videos, así que los sustituyo por la escena más representativa de la película. En un par de casos no lo he cambiado.

- En el número 10, con 17 votos...



- En el número 9, con 17 votos...


- En el número 8, con 17 votos...


- En el número 7, con 18 votos...


- En el número 6, con 22 votos...


- En el número 5, con 29 votos...
Aviso: A pesar de que está en inglés y le han quitado el audio de la parte hablada, contiene spoilers. Si aún no habéis visto la peli, quizá no deberíais ver el vídeo. Lo dejo a vuestra elección.


- En el número 4, con 31 votos...


- En el número 3, con 33 votos...


- En el número 2, con 34 votos...


Y EN EL NÚMERO 1, CON 38 VOTOS, LA PELICULA MÁS VALORADA POR LOS USUARIOS DEL BLOG ES...




¡Pues ya está! Hora de sacar conclusiones: Para empezar, debo confesar que estoy enormemente sorprendido ante el altísimo puesto en el que se encuentra 'Enredados'... Es evidente que había muchas ganas de que volviera el espíritu Disney de antes, y en cuanto lo ha hecho, hemos respondido a las mil maravillas.

La otra sorpresa ha sido encontrar a 'Pocahontas' nada menos que en el 9º puesto, una posición que, francamente, no creo que merezca.

Y por supuesto no me puedo olvidar de resaltar la remontada que han sufrido 'La Bella y la Bestia' y 'Aladdín', pues, aunque a lo largo  de la votación ambas se mantuvieron en buena posición, la primera se desmarco por completo hace una semana o así (mi favorita siempre será 'El Rey León', pero la otra es tan mítica que entiendo perfectamente su liderazgo), y la segunda tuvo un mano a mano acojonante con Simba y compañía hace un par de días, que se ha saldado con la victoria, por los pelos (joder, parezco un periodista deportivo) del ladronzuelo convertido en príncipe. Parce que el Genio, la Cueva de las Maravillas y "Un Mundo Ideal" han marcado mucho.
Lo que está claro es que Las Tres Grandes no lo son solo porque lo diga yo...
Nada más. ahora os toca a vosotros opinar.

miércoles, 5 de enero de 2011

Mi carta a Los Reyes Magos


La verdad es que esta entrada no tiene nada que ver con los temas habituales del blog, pero no me he podido resistir a publicar ésto.

Hoy es la noche de reyes, y me he puesto nostálgico. Empecé a buscar entre unos papeles, y encontré la carta que le envié a Los Reyes cuando tenía unos siete u ocho años, creo. Me vais a permitir que os la transcriba tal cual la escribí, porque no tiene desperdicio. Imaginaos la letra torcida y temblorosa, por supuesto:
"Hola Reyes.
Espero que esteis bien.
Perdón porhaber dicho mecaguendios.
Pero porfavor quisiera al caballito con sonido
de peluche. Ay tambíen algo para mama. Un beso
(lo siguiente debe ser una especie de posdata...)
Reyes, Papa Noel ya me trajo el cabllo
Por favor traedme a Bagheera del
'Libro de la selva'"


Aish... Qué recuerdos.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...