Buscar este blog

lunes, 31 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'Up', de Pete Docter y Bob Peterson


Mini-crítica sin spoilers: Estoy empezando a pensar que no debería haber dicho tan alegremente cuál es mi segunda peli de Pixar favorita (ya sabéis que la número 1, 'Toy Story', permanece y siempre permanecerá inamovible). Dije que era 'Monstruos S.A.', y la tuve que cambiar por 'Ratatouille'. Y ahora... Me temo que 'Up' debe ocupar ese privilegiado y escurridizo segundo puesto. No me malinterpretéis, mantengo cada palabra que dije sobre la historia de la ratita cocinera, es una Obra Maestra como la copa de un pino, pero... ¡Madre mía! ¡'Up' lo tiene TODO! Es divertidísima, tremendamente emotiva, visualmente preciosa y adorable, ingeniosa, con personajes maravillosos, trepidante, emocionante, una clase magistral de narración... Os hacéis una idea.
La primera aventura de Woody y Buzz fue una genialidad irrepetible e insuperable y juega en otra liga, pero 'Up' es, ni más ni menos, la cumbre de Pixar, lo máximo que pueden dar como cineastas. Su Obra Maestra definitiva. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers:

sábado, 29 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'Wall-E', de Andrew Stanton (POST OBSOLETO)


Mini-crítica sin spoilers: Todas las películas de Pixar gustan a prácticamente todo el mundo, pero creo que hay dos que, en su momento, ENAMORARON perdidamente al 99% de los espectadores, dos que causaron verdadero furor (a 'Toy Story' no la cuento, pues fue la que empezó todo esto y por tanto tiene una importancia única): 'Buscando a Nemo', y 'Wall-E', ambas del mismo director. Y, curiosamente, mi opinión sobre ambas es similar. Están bien, sin duda, e incluso muy bien, pero... No, no consiguen parecerme grandiosas.
Centrándonos por completo en la que nos toca, diría que Pixar se arriesga con un estilo de cine al que no puedo evitar verle cierta pretenciosidad. Hay otros detalles que no me convencen, detalles que hacen que no la meta ni de lejos en el saco de favoritas, pero aún así, lo bueno es MUY bueno, por tanto, debo admitir que estamos ante una cinta decididamente notable. NOTA: 7'5/10

Crítica completa con spoilers:

jueves, 27 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'Ratatouille', de Brad Bird


Mini-crítica sin spoilers: Para mí, 'Cars' es, a falta de ver su secuela, la peor peli de Pixar. Resulta curioso que el siguiente trabajo de la compañía sea nada menos que el paso evolutivo que se presentó en 'Los Increíbles', perfeccionado, equilibrado. Una rotunda Obra Maestra que aúna madurez, elegancia y profundidad con diversión, ternura, y esa frescura en la premisa tan propia de Pixar, esa magia Disney.
En mi crítica de 'Monstruos S.A.' aseguré que aquella era, después de la insuperable 'Toy Story', mi cinta favorita de la productora. Me temo que, tras revisionar 'Ratatouille', es esta la que ocupa ahora ese segundo puesto. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers:

miércoles, 26 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'Cars', de John Lasseter y Joe Ranft


Mini-crítica sin spoilers: Justo cuando Pixar apostó por una vertiente adulta y oscura, justo cuando había demostrado que ya estaba lista para los protagonistas humanos, justo cuando estaba a las puertas de un nuevo salto evolutivo... Nos da una historia mil veces vista, con NADA novedoso que se salga de la fórmula, salvo sustituir a las personas por coches y vehículos varios. Un planteamiento absurdo que traiciona la esencia de la productora por completo. Y aún así... Estamos ante un film divertido, emotivo, y agradable, como todos los que tratan este tipo de historia. ¿De las peores de Pixar? Sin duda. ¿Mala película? Je. De momento, la Casa del Flexo no conoce ese término. NOTA: 7/10

Crítica completa con spoilers:

martes, 25 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'Los Increíbles', de Brad Bird

Crítica modificada en Diciembre de 2013


Mini-crítica sin spoilers: Brad Bird. Un absoluto genio de la animación, haciendo una peli de superhéroes, mi género fetiche, para Pixar, que con esta cinta daba un paso de gigante en su filmografía a nivel técnico, conceptual, narrativo y mil cosas más. De aquí solo puede salir una película magistral. Y así es. Aunque he tenido mis más y mis menos con ella, no se puede negar que la que es sin duda la peli de Pixar más adulta es una joya del cine de animación... Y del de Superhéroes. NOTA: 9/10

Crítica completa con spoilers:

viernes, 14 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'El Señor de los Anillos: El Retorno del Rey', de Peter Jackson


Mini-crítica sin spoilers: Y se acabó. Las tramas se cierran y los personajes dan el último paso en su evolución. Es en este tercer y último acto, quizá el más espectacular, emocionante, emotivo y épico de esta macro-película, donde vemos la batalla definitiva entre el Bien y el Mal. Donde el viaje de dos pequeñas criaturas con el destino de todos en sus manos llega a su fin. Y donde un rey acepta definitivamente su linaje. Un final apoteósico. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers:

domingo, 9 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'El Señor del Anillos: Las Dos Torres', de Peter Jackson


Mini-crítica sin spoilers: Continuamos con este maravilloso viaje metiéndonos de lleno en el nudo de la historia, que evoluciona de forma inmejorable. Las tramas se multiplican y complican, llegan nuevos personajes, el dramatismo aumenta, y la calidad se mantiene intacta. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers:

domingo, 2 de diciembre de 2012

Críticas de cine: 'El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo', de Peter Jackson


Mini-críticas sin spoilers: A estas alturas, poco puedo comentar que no se haya dicho ya de este monumento cinematográfico, la obra cumbre del cine fantástico. Aun así, no está de más repasar al detalle este fascinante viaje. Empezamos, claro, por esta primera parte, una película magistral que, en realidad, forma parte de un todo aún más maravilloso. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers:

domingo, 18 de noviembre de 2012

Críticas de cine: 'Indiana Jones y la Última Cruzada', de Steven Spielberg


Mini-crítica sin spoilers: Ver para creer. Tras dos absolutas Obras Maestras del cine de aventuras, el trío Spielberg-Lucas-Ford consiguió lo imposible dándonos una tercera entrega incluso más perfecta que sus ya de por sí perfectas predecesoras. La más espectacular, trepidante, divertida y emotiva de la saga, 'Indiana Jones y la Ultima Cruzada' debería ser la guía, el referente, de como hacer este tipo de cine. Debería estar en un museo. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Decía en mi análisis de la reciente, polémica y magnífica 'El Caballero Oscuro Renace' que, aunque siendo films muy diferentes, me recordaba a este gloriosa película en ciertos aspectos que hacían que ambas terceras entregas fuesen mis favoritas en sus respectivas trilogías. Como ahora toca hablar de la peli que hacía de referencia en dicha comparación, no esta de más volver a recordar los motivos (que en realidad es solo uno, bien grande) que hacen que sea mi favorita: Esta es la aventura más personal para el héroe. Es en la que más se profundiza en él, en la que mejor está nuestro protagonista. Y también en la que más maduro le vemos, y es que si tenemos en cuenta la cronología interna (cosa, obviamente, en absoluto necesaria para disfrutar de estas películas, muy independientes entre sí) y tomamos a 'El Templo Maldito' como la primera aventura de esta saga, vemos una evolución sutil pero clara en el héroe. A esto ayudó un Harrison Ford, mejor que nunca, de ya 47 tacos.
Este afán por mimar al personaje, por hacer que los fans lo adoren aún más, se hace evidente ya desde el brillante prólogo, en el que somos testigos de la primera aventura de Indy. Un segmento maravilloso, pues nos permite conocer el origen de sus rasgos más famosos. Su fobia a las serpientes, el látigo, la cicatriz de la barbilla (puntazo hacer que actor y personaje estén irremediablemente unidos por ese detalle)... Y una cosa más. Se le ponen a uno los pelos de punta cuando ese misterioso cazatesoros, fuente de inspiración para Indiana, le entrega a este su sombrero, empieza a sonar el tema característico del personaje, y vemos ya a un Indy adulto, sonriendo con nostalgia, y a punto de recuperar por fin la maldita Cruz de Coronado. Francamente, creo que solo por este prólogo, la película ya sería mi favorita. Pero la cosa no ha hecho más que empezar, y, teniendo quizá el ritmo más constante de la saga, sin bajar la intensidad ni por un segundo (estudios científicos aseguran que es físicamente imposible aburrirse con esta cinta), nos metemos de lleno en la búsqueda del McGuffin de turno (nada menos que el Santo Grial, y cuya auténtica función es unir a un padre y un hijo), embarcándonos así en una, como no, apasionante aventura que recupera elementos de 'En busca del Arca Perdida': Una estructura más de aventura clásica que la de la anterior película, Marcus, protagonista de varios momentazos cómicos para enmarcar, los Nazis como antagonistas, y, más adelante, el entrañable Sallah. Como novedades, tenemos a la nueva "chica Jones", la doctora Elsa Schneider, que responde a un estereotipo de mujer diferente a lo visto hasta ahora en la saga. Así, a lo largo de las tres películas vemos tres prototipos distintos: Primero la chica dura e intrépida, luego la chillona damisela en apuros, y ahora la femme fatale.

Pero sin duda, cuando la peli se vuelve verdaderamente especial es con la aparición de uno de los personajes más recordados de la saga:

El padre de Indy, Henry Jones Sr., encarnado por un sublime Sean Connery, que nos regala frases y momentos divertidísimos imposibles de olvidar. La relación entre padre e hijo, plasmada a la perfección, es lo mejor del film, pues en todo momento nos creemos sus tiranteces y diferencias, así como la progresiva reconciliación entre ambos, verdaderamente emotiva. Además, la química entre los dos actores es perfecta, formando un dúo cómico memorable. Indy nunca ha tenido un acompañante mejor.
Y mientras vemos esta genial relación, la acción y el espectáculo no cesan, pues cada vez que nuestros protagonistas salen de un lío se meten en otro aún mayor, dando como resultado un crescendo imparable y escenas para el recuerdo. Lo dicho, imposible aburrirse.
Así llegamos a la persecución en el desierto con un tanque de por medio. La joya de la corona, un prodigio de dirección y montaje que deja exhausto y humilla a supuestos grandes directores actuales de acción (te miro a ti, Bay). ¿De los mejores segmentos de la saga? Sin duda alguna.

Pero la emoción sigue subiendo con el clímax, la tres pruebas que Indiana debe pasar para llegar hasta el Grial y salvar a Henry. Esto es lo que diferencia a esta peli de las otras y le da la categoría de épica: En última instancia, Indy no lucha por recuperar una reliquia o por vencer a un villano, sino por la vida de su padre. Y personalmente, el instante en que da el salto de fe en la tercera prueba sigue poniéndome los pelos de punta, dan igual las veces que la vea.

Y aún hay otro gran momento digno de mención. Me refiero a cuando, tras la muerte del villano y de la codiciosa Elsa, Indy, también hechizado por el Grial, queda en la misma situación que ella antes y está a punto de caer. Y Henry, llamándole Indiana en vez de Junior por primera vez, le pide que lo deje y le de la otra mano. Joder, ¿Que por qué es mi favorita de la saga?
Bueno, daré un último motivo: Ese maravilloso final, el mejor de la saga, con Indiana y sus compañeros cabalgando hacia la puesta de sol, con la mítica música de John Williams sonando a todo volumen.
Un cierre perfecto para la que debió ser la última cinta protagonizada por Henry Jones Jr.

Seguiríamos viendo a este genial héroe en libros y videojuegos (como el magistral 'Indiana Jones and the Fate of Atlantis'... Quizá algún día hable de él), pero lo inevitable finalmente sucedió y nos llegó una cuarta película que analizaremos próximamente. A saber cuando.
Hasta entonces, os animo a dejar vuestra opinión de la que toca ahora, una rotunda Obra Maestra.

viernes, 26 de octubre de 2012

Críticas (breves) de cine: 'Un Hombre Lobo Americano en Londres', de John Landis, y 'Lobo', de Mike Nichols

'Un Hombre Lobo Americano en Londres'

Si 'El Hombre Lobo' definió al licántropo, es este film el que modernizó el mito y lo adaptó a los tiempos modernos. Actualmente es una peli de culto, y para muchos, es la mejor cinta sobre esta criatura. Y aunque la clásica y la que comento más abajo me gustan más, no se puede negar que es única. No solo aporta conceptos a la mitología (conceptos que no siempre se usan, pues el mito es tan moldeable que en cada peli nos encontramos algo muy diferente), como las pesadillas y las alucinaciones antes de la primera transformación, o el hecho de que las víctimas del licántropo de turno estén condenadas a aparecerse ante él  para asegurar la extinción de la maldición. Esto último sirve tanto para potenciar el drama inherente a los hombres lobo, como para generar unos puntazos cómicos que han acabado definiendo la peli como una comedia negra, a la descojonante escena del cine porno me remito. Pero esta faceta cómica no impide que haya escenas sangrientas, o momentos de suspense y terror verdaderamente conseguidos, como el ataque en el metro, brillante.
Pero sin duda, lo verdaderamente revolucionario y memorable del film es la transformación. Con métodos 100% artesanales, sigue siendo la mejor transformación vista en la gran pantalla. Mostrando al detalle todos los cambios que sufre el cuerpo del protagonista, y transmitiendo un dolor indescriptible, proporcionó un nuevo concepto al mito. Los hombres lobo se convierten en verdaderos lobos demoniacos, y por tanto, el enorme cambio físico es una agonía.
Es cierto que no todo funciona en la peli, pues se hace algo lenta en ocasiones, los personajes no tienen el interés que deberían, y el diseño en sí de la bestia no me convence en absoluto, pero sus virtudes hacen que sea un film digno de recordar. NOTA: 7'5/10


'Lobo'

Seguramente esta sea mi película favorita sobre este tema. Sé que no está muy bien considerada, pero yo disfruto mucho cada vez que la veo.
Estamos ante un film que da una interesante vuelta de tuerca al concepto del hombre lobo, y creo que el acierto es total. Para empezar, nuestro protagonista no se transforma en un hombre lobo al uso, una bestia irracional y sanguinaria, sino en un lobo, cosa muy diferente. Explotando la faceta mística asociada a este fascinante animal, vemos que la mordedura no cambia al sujeto solo físicamente (en este aspecto es una transformación muy leve y sutil, al menos hasta la fase final de la conversión, que funciona de maravilla), sino también espiritualmente. Una variación del mito muy bien llevada, que, al menos a mí, me resulta más interesante y triste (y sin embargo atrayente... Que dan ganas de ser lobo, vaya) que cualquier otra versión. Ayuda bastante la magnífica construcción del protagonista y su vida, así como de la historia de amor, mucho más importante y emotiva de lo acostumbrado en este tipo de film.
Así pues me cuesta bastante encontrar cosas que echen por tierra sus virtudes, si acaso algún recurso en la dirección un tanto "cutre", como la sobrexplotación de la cámara lenta o los zooms a la cara de los actores, que, por la forma de usarse, hacen que este parezca un producto más televisivo que cinematográfico. En cualquier caso, son detalles que no me impiden en absoluto disfrutar de la cinta, pues a las bondades de la historia y su tratamiento hay que sumar unos magníficos diálogos y un buen trabajo interpretativo (como para no, con Joker y Catwoman de protagonistas).
Una peli muy especial para mi (la vi cuando era pequeñajo y me impactó mucho), bastante maltratada en general. Pero desde aquí os recomiendo que la veáis si no lo habéis hecho ya, y juzguéis por vosotros mismos. NOTA: 8'5/10

lunes, 22 de octubre de 2012

Críticas de cine: 'Drácula, de Bram Stoker', de Francis Ford Coppola


Mini-crítica sin spoilers: Confieso que la primera vez que vi esta película no me convenció del todo. Supongo que era demasiado joven para apreciarla. Afortunadamente los revisionados siempre ayudan a poner las cosas en su sitio, por tanto, cuando la he visto nuevamente me he encontrado con una cinta monumental. Fascinante, densa, romántica, triste, aterradora, atrapante y con un estilo visual que deja sin palabras.  Una cinta tan grande que ni siqiuiera Keanu Reeves consigue derribarla. Sencillamente magistral. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Por muchos insultos y latigazos que me pueda llevar por decir esto, he de admitir que no he visto ninguna otra película basada oficialmente en la novela 'Drácula'. Lo intenté con la primera, la de Bela Lugosi, y no hubo manera. Se me ha quedado demasiado antigua. Y las de Christopher Lee me dan una pereza tremenda, aunque tarde o temprano tendré que darles una oportunidad, aunque sea a la primera. Pero el caso es que dudo mucho que pueda haber una adaptación mejor del libro de Stoker. Y esto es una prueba de que una buena adaptación no tiene porque significar calcar palabra por palabra el material original. La peli respeta todos los temas que trata el libro, así como la intensidad, la inquietante atmósfera de este, y por supuesto, el argumento y la estructura. Pero sin embargo, Coppola consigue darle una entidad y estilo propios añadiendo (no cambiando, añadiendo) matices a los personajes, hechos no mostrados que quizá ocurrieron y Stoker no nos mostró, y sobretodo, un trasfondo para el Conde solo insinuado en las páginas. Por primera vez, en un IMPRESIONANTE prólogo que deja con los pelos de punta, se nos descubre quién fue Drácula antes de ser un monstruo. Se le humaniza y se le da una motivación, pero, y esto es muy meritorio, sin dejar de ser nunca aterrador. Sentimos su omnipresencia, su poder, su maldad. Ahí está todo el segmento que Jonathan Harker pasa en el castillo, donde nos sumergimos en un mundo de pesadilla (la ambientación de esta película es asombrosa, para quedarse embobado) en el que Drácula y sus concubinas, protagonistas de una escenita que todos recordamos, tan erótica como repulsiva, nos horrorizan hasta límites insospechados. Pero a pesar de esto, a pesar de esa risa cruel y demoníaca del Conde, con la que se burla de Harker, vemos en todo momento a un hombre torturado y maldito que lo ha sacrificado todo por amor. Así, a partir de su llegada a Londres, en un encadenado de escenas magistral que nos hace sentir su maligna influencia en nuestras propias carnes, asistimos a su romance con Mina, que es simplemente perfecto. A través de los ojos de la prometida de Harker (soberbia su evolución, por cierto, siempre creíble, de recatada señorita con un lado oscuro latente, a una auténtica zorra), vemos a un rejuvenecido y seductor Drácula del que, por increíble que parezca, cuesta creer que haya una pizca de maldad. de la historia entre ambos me quedo, sin duda, con la escena en la que él se cuela, en forma de niebla, en la cama de ella. Su relación alcanza aquí el punto álgido. Ella descubre horrorizada que el "príncipe" del que se ha enamorado es el monstruo que ha matado a su amiga (ahora hablo de ello), y sin embargo, no puede evitar confesarle su amor y suplicarle que la convierta en una no-muerta. Él aunque al principio con culpabilidad, accede. Una escena de perfección absoluta. Intensa, romántica, sensual, y sin embargo, sumamente inquietante.

Pero a pesar de este maravilloso trasfondo romántico que se le da al vampiro, el delicado equilibrio entre comprensión y repulsión que sentimos hacia él se mantiene, pues paralelamente a la historia de amor, se nos narra la conversión vampírica (con una carga sexual de la leche) de la mejor amiga de Mina, Lucy, a manos del Conde. Esta conversión es la que hace que entre en juego el tercer personaje clave de la peli, la némesis perfecta para Drácula:

Van Helsing. Estamos ante una versión del personaje mucho más brutal de lo acostumbrado. Más cerca de la locura que de la cordura y con una falta total de escrúpulos, es una reinterpretación del mítico cazavampiros que, a mí por lo menos, me parece muy adecuada. Un ser tan poderoso y maligno como Drácula solo puede ser perseguido por alguien como este Van Helsing.

A partir del instante en el que Mina empieza a convertirse, entramos en la recta final del film, en una persecución verdaderamente emocionante que culmina de forma diferente al libro, pero es sin duda coherente con el resto del film. Solo Mina, que durante este segmento ya está desatada, haciendo pleno uso de sus habilidades sobrenaturales, podía matar, salvar más bien (en un sentido espiritual), a este trágico ser. Y así, salvarse a sí misma también.

Abordando otros aspectos, como las interpretaciones, destacar tres nombres: Gary Oldman, inconmensurable, realizando el papel de su vida. Una sorprendente Winona Ryder, que borda un personaje con una progresión, como ya he mencionado, soberbia. Y Anthony Hopkins perfecto como este desequilibrado Van Helsing, un año después de helar la sangre a todo el mundo con su Hannibal Lecter.
También hay que mencionar a Keanu Reeves y su habitual inexpresividad, que, siendo sincero, tampoco es que moleste.

En lo que al apartado visual se refiere... Solo se me ocurre decir que es acojonante. Muy teatral, consigue, gracias a la dirección de Coppola, dejar escenas e imágenes para el recuerdo. Podría enumerar unas cuantas, pero no quiero hacer la crítica kilométrica. Finalicemos este asunto diciendo simplemente que desde el minuto uno lo que se ve en pantalla te absorbe, te hipnotiza, y no te suelta hasta el final.
A esto también ayuda la excelente banda sonora, debo decir. A destacar, además, el magnífico maquillaje.

Nada más. Sin entrar en que versión de Drácula es mejor (al fin y al cabo solo he visto esta), creo que todos coincidiremos en que estamos ante una grandísima película que inició una "moda" noventera por recuperar a los monstruos clásicos y darles un nuevo enfoque. No saltaremos la poco interesante 'Frankenstein, de Mary Shaley', para regresar al mito de los licántropos hablando brevemente de 'Lobo', cinta bastante infravalorada, así como de la venerada por muchos, 'Un Hombre Lobo Americano en Londres'. Así pues, nos vemos cuando salga la Luna Llena.

domingo, 21 de octubre de 2012

Críticas (breves) de cine: 'El Hombre Lobo', (1941) de George Waggner, y remake (2010), de Joe Johnston

'El Hombre Lobo' (1941)

Aunque ya hubo un par de acercamientos cinematográficos a la figura del licántropo, sin duda fue este film el que sentó la bases del mito moderno (la plata como punto débil, por ejemplo). Es innegable que los años se notan mucho (el aspecto del monstruo genera risas, pero cariñosas en mi caso), y hay varios errores de racord, así como escenas desaparecidas que generan lagunas, pero yo prefiero quedarme con lo bueno, que es la mayoría. El drama del protagonista, primero al dudar de su cordura (pocas veces ha estado tan bien trabajado en este tipo de pelis el asunto de qué es real y qué no), y luego al convencerse de que es una bestia asesina. Uno sufre con él desde el principio, pues el personaje estelarizado por Lon Chaney Jr. resulta sumamente entrañable. Así, a pesar de las limitaciones técnicas, se consigue un dramatismo y una intensidad en muchas escenas digno de admirar. Es increíble que la escena del primer ataque del Hombre Lobo (así, en mayúsculas, pues Larry Talbot siempre será EL Hombre Lobo, de ahí que la peli se llame The Wolf Man y no Werewolf) resulte tan inquietante teniendo en cuenta lo breve y nada sangrienta que es. Hay que debérselo al trabajo hecho en la construcción del protagonista. Pero también a la estupenda banda sonora y, sobretodo, a la magnífica atmósfera creada.
Me gustaría destacar también el diseño de la bestia. Antes he dicho que da risa, y es cierto, pero es por lo desfasados que están los medios utilizados para llevarlo acabo. Sin embargo, las ideas planteadas para el diseño son perfectas. Solo hacía falta actualizarlo para que funcionase, y se hizo con un remake (a continuación hablamos de ello) muy inferior a esta estupenda película. NOTA: 8/10


'El Hombre Lobo' (2010)

Vayamos al grano: Esta peli no es tan mala como han dicho la mayoría de críticas. Al fin y al cabo, es una entretenida actualización del clásico de 1941, con una buena ambientación, una dirección eficiente por parte de Johnston (le tengo cariño a este tío, aunque solo sea por 'Jumanji' y la peli del Capitán América) con algún hallazgo visual, y con varias escenas poderosas. Ahí esta el impresionante y esperanzador prólogo, todos los ataques del licántropo (bastante sangrientos, se agradece), la transformación delante de los médicos, y el instante en el que Gwen (una guapa Emily Blunt, seguramente la mejor del reparto) intenta calmar al monstruo.
Pero da demasiadas vueltas sobre un tema escasamente interesante que distrae del meollo de este tipo de films: La tragedia que vive el protagonista, en la que se profundiza muy poco. El tema al que me refiero es a la relación de Lawrence con su padre. Algo que pinta interesante, se convierte en un verdadero coñazo, roza el ridículo cuando descubrimos que el padre es el hombre lobo "malo" que inició los asesinatos y mordió a nuestro protagonista, y cae irremediablemente en él con esa pelea final entre ambos lobos. Al margen de esto, con virtudes y errores aparte, hay que reconocer que no aporta absolutamente nada al género. Todo se ha visto ya, pero bebe directamente de films claramente superiores como el clásico original ya comentado, 'Lobo' o 'Un Hombre Lobo Americano en Londres'.
Bueno, hay algo en lo que esta cinta barre a todas las del género: El aspecto de la bestia es, para mí, el definitivo. ASÍ son los hombres lobo. Son humanos, pero el lado animal está presente donde debe, dándoles los rasgos que necesitan para ser bestias: Garras, patas traseras, una nariz canina, colmillos, ojos y orejas lobunos, y un crecimiento salvaje del pelo que ya poseen. No hace falta más. Son conceptos ya presentes en el film de 1941, pero los avances tecnológicos han sido, en este aspecto, muy útiles.
Es una lástima. El licántropo perfecto se merecía estar en una peli a su altura. NOTA: 5'5/10

domingo, 14 de octubre de 2012

Críticas de cine: 'La Novia Cadáver', de Tim Burton y Mike Johnson


Mini-críticas sin spoilers: Años después de crear (que no dirigir, de eso se encargó Henry Selick) esa maravilla titulada 'Pesadilla antes de Navidad', Tim Burton se encarga por completo, mediante la técnica de animación stop-motion (muy de su agrado, según parece) de este tétrico y sin embargo precioso cuento que, sin bien no es tan brillante como el mencionado clásico navideño, es, para mí, su gran película de la pasada década. A pesar de algún que otro fallo de peso, una joyita a reivindicar. NOTA: 8'5/10

Crítica completa con spoilers: Seré directo: La alargada sombra de Jack Skellington es el principal problema de esta cinta. No porque su peli sea mucho mejor que esta, que vale, lo es, pero no hay porque comparar pelis tan diferentes en los temas que tratan, sino porque el propio Burton se fija demasiado en el film de Selick. Quiere ir a lo seguro, a lo que funcionó en la otra, en un solo aspecto quizá, pero uno muy importante: La fórmula musical.
En las pelis animadas, las canciones son un recurso de extrema utilidad. En dos o tres minutos se consiguen explicar muchas cosas sobre los personajes, se les de un trasfondo de forma rápida y directa. Así, en la escasa hora y media que suelen durar estas películas, y si se hacen bien las cosas, vemos unos personajes perfectamente definidos y bien desarrollados, gracias a que nos han cantado su evolución, ahorrando mucho tiempo. Pensadlo: En la hora y cuarto que dura 'Pesadilla antes de Navidad'... ¿Se podría haber desarrollado tan bien a Jack sin usar las canciones? Vale, hay otros medios para conseguirlo, Pixar nos lo ha demostrado, pero en los noventa, la fórmula musical, la fórmula Disney, funcionaba a las mil maravillas. Así que debajo de esas memorables canciones "disneyianas" que los veinteañeros nos sabemos de memoria, hay una necesidad, eran un simple recurso narrativo. Pero se esforzaron en que no se notase. Nos dieron números musicales para el recuerdo, las canciones eran perfectas y estaban colocadas donde debían, de forma totalmente natural. Este no es el caso. Aquí es demasiado evidente que las canciones son usadas como el recurso que son, Burton quiere repetir lo que tan bien funcionó en 'Pesadilla de Navidad', usa el patrón de aquella, con un doble propósito: "Si resultó en aquella resultará en esta", y "así a los fans les recordará a 'Pesadilla...', y eso es bueno". Razonamientos totalmente equivocados. Por supuesto, usa su as en la manga, nuesro querido Danny Elfman, pero como el planteamiento musical esta hecho sin ganas, pues él entrega un trabajo asombrosamente poco inspirado. Cuatro molestas canciones mal puestas que se mueven entre lo olvidable y lo directamente horrible. Ah, y lo que ayudan a la narrativa, que es por lo que están aquí, tampoco es tanto. Se podía haber solventado de otra manera. En fin, que todo este tocho se puede resumir en que esta peli NO debió ser musical.

aparte de esto, que por desgracia es bastante grave (pero no tanto como podría parecer viendo la extensión que he usado para hablar de ello), la cinta es prácticamente perfecta.

Burton vuelve a enfrentar el mundo de los vivos y el de los muertos, quitándole hierro a este último, como hizo en 'Beetlejuice', de forma más clara si cabe. Así, nos presenta al mundo de los vivos como un sitio aburrido y gris, con una iluminación que por momentos parece blanco y negro, y el de los muertos lleno de colores, feliz y sin preocupaciones. Solo Burton consigue que a uno le den ganas de morirse... En el buen sentido.
Al margen de esto, estamos ante un comedia romántica pura y dura, pero con un punto emotivo que hace que sea definitivamente especial. Y es que en un principio podría parecer que la peli va sobre como el supuesto protagonista, Víctor, debe escapar de Emily, la entrañable Novia Cadáver que ha despertado y con la que se ha casado por error, para volver con Victoria, su prometida y verdadero amor. Pero resulta que la auténtica protagonista es Emily. Burton vuelve a hacer que nos pongamos del lado del que ha pasado a mejor vida, pues es imposible no caer rendido a sus pies. Es el personaje más carismático, divertido y adorable, e incluso posee esa extraña e incluso inquietante belleza made in Burton que Victoria no tiene. Hasta el romance con Víctor está mejor desarrollado con  Emily que con la otra (genial cuando tocan el piano juntos). Antes pensaba que esto era un error, que Víctor y Victoria deberían haber sido mejor tratados como personajes para que me involucrase con ellos y como espectador desease que acabasen juntos. Pero la he visto de nuevo para hacer la crítica, y esta vez, al llegar el final, me he dado cuenta de las verdaderas intenciones de Burton. Emily no es el mejor personaje sin motivo, pues era ella quién realmente debía importarnos. Así, nos duele verla renunciar a Víctor porque queríamos que lograse conquistarlo del todo, pero que por fin pueda descansar en paz deja un final pretendidamente agridulce que da un nuevo sentido a la peli y la eleva a la categoría que se merece, canciones cutres al margen.

Me olvidaba de comentar el que quizás es mi escena favorita del film, ese en el que los muertos vuelven momentáneamente a nuestro mundo. Los vivos huyen aterrados, pero un "zombi" reconoce y abraza a su nieto, haciendo que el resto de vivos también compartan un momento con sus difuntos seres queridos. Qué bonito, coño. Y con un un inesperado y divertido guiño a 'Lo que el viento se llevó' incluido. Extraño, lo sé.

Sobre el apartado visual, solo decir que es IMPRESIONANTE y deja imágenes preciosas. Es algo que ya nos esperamos viniendo de Burton, pero no puedo evitar recalcarlo, especialmente en lo que al uso de los colores y la iluminación se refiere.

Nada más que decir. Si, lo de las canciones es una putada, pero Emily, su triste y emotiva historia con Víctor, el sentido del humor y el sublime conjunto visual lo compensa con creces.

Y ahora, Burton vuelve al stop-motion con una cinta basada en uno de sus cortos, y con el que, según dicen, se recupera del bajón de los últimos años (aunque yo disfruté con 'Sombras Tenebrosas', para que negarlo). Con que sea tan buena como la que hemos tratado hoy me conformo. En breve la veo y os cuento.

viernes, 12 de octubre de 2012

Críticas de cine: 'Beetlejuice (Bitelchús)', de Tim Burton


Mini-críticas sin spoilers: Ahora que estrena una nueva peli, me parece apropiado recordar una de las primeras películas del adorado/odiado Tim Burton. Un film que ya posee todas las señas de identidad del cineasta, y que sirve para demostrar que, a pesar de sus últimos trabajos (todo apunta a que 'Frankenweenie' ha roto la mala racha), Burton tiene talento de sobra, pues estamos ante una divertídisima, imaginativa y macabra joyita que deja un personaje para el recuerdo. De mis favoritas del director. NOTA: 8'5/10

Crítica completa con spoilers: Se podría decir que esta fue la primera peli "real" de Tim Burton, su primer trabajo, más allá de cortometrajes, realmente propio. Sabiendo esto, la cinta se puede interpretar como toda una declaración de intenciones. Como si Burton le gritase al mundo "Este soy yo. Este es mi rollo. Lo tomas o lo dejas". Yo lo tomo. No lo voy a llamar "genio" ni "visionario", pero si esta película me gusta, y esta película es 100% Burton, solo puedo llegar a la conclusión de que me gusta Burton. Me gustan sus extraños personajes, su estilo visual, su sentido del humor, su Danny Elfman... Y sobretodo, me gusta su visión de la muerte. Y de esto último va la peli, realmente. Lo de "vida más allá de la muerte" se toma en un sentido literal, pues es en la muerte de la pareja protagonista (unos jovendísimos Alec Baldwin y Geena Davis) donde la peli arranca.

Y debo decirlo, me encanta esta otra vida, representada como un trámite que hay que pasar, sin dramas, más allá de la lata que puede suponer hacer interminables colas. Sorprende lo fácil que resulta identificarse con los protagonistas mientras se acostumbran a su nueva situación, y nos ponemos de su parte al instante en sus esfuerzos por echar a la molesta familia que ha ocupado su casa. Simplificándolo, los muertos resultan ser los buenos y los vivos los malos. Un punto de vista que Burton volverá a usar más adelante en su filmografía. Y esto, al menos en la cinta que nos ocupa no deja de resultar sorprendente, pues los vivos son bastante más carismáticos y memorables que el difunto matrimonio al que molestan, especialmente la más caricaturesca, Delia, y por supuesto, su hijastra Lydia, una especie de punto intermedio entre ambos mundos, encarnada por Wynona Ryder.

Volviendo a los intentos de la pareja por expulsar a los vivos, debo mencionar una de mis escenas favoritos del film, ese en el que nuestros protagonistas, haciendo pleno uso de sus habilidades fantasmales, poseen a los ocupantes de su casa en mitad de una cena:

Brillante. Claro, el tiro les sale por la culata, y debe intervenir el bioexorcista que da nombre a la peli, el personaje que se adueña por completo de la función, un genial Michael Keaton como el inimitable Bitelchús (ahí, con acento en la  "u" y todo. Con dos cojones, traductores). Sobra decir que tiene los mejores momentos de la peli, pero afortunadamente no sale lo bastante como para saturar, solo lo justo y necesario para brillar. Algo que me gusta bastante acerca de él es que, a pesar de ser un personaje claramente cómico, también se percibe su inmenso poder, así, el clímax resulta más emocionante de lo que se podría pensar.
Y así, con los vivos y los muertos conviviendo en paz bajo el mismo techo, llega el final, que a mí por lo menos, siempre me pone de buen humor.

No hay mucho más que comentar. Elfman cumple con la música (un año después crearía su primera gran obra para acompañar a Batman), y estéticamente... Bueno, poco hay que decir a estas alturas sobre este apartado en una película de Tim Burton. Otra cosa son los efectos especiales, que han envejecido muchísimo. Se puede pasar por alto.

Y nada más. Una estupenda cinta que permitió a Burton darse a conocer lo bastante como para que le encargasen dirigir la primera superproducción protagonizada por el Hombre Murciélago, lo que su vez facilitó que pudiese dirigir proyectos mucho más personales. Así que se podría decir que todo empezó aquí. En breve avanzaremos 17 años en el tiempo para hablar de una peli burtoniana que también trata del mundo de los muertos chocando con el de los vivos. Película unida por su técnica con 'Frankenweenie'. Que bien lo he conectado, ¿Eh?



P.D.: Queda inaugurado Halloween 2012 en el blog.

martes, 25 de septiembre de 2012

Críticas de cine: 'Buscando a Nemo', de Andrew Stanton y Lee Unkrich


Mini-crítica sin spoilers: Llegamos a una de las pelis más aclamadas de Pixar. Sin embargo, no se encuentra en absoluto entre mis favoritas. ¿Significa eso que la cinta falla estrepitosamente en algo concreto? En absoluto. Es una película divertidísima, tierna y emocionante, con grandes momentos y un personaje para recordar. Pero por alguna razón... A mí no me llega tanto como otras joyas de la compañía. NOTA: 8/10

Crítica completa con spoilers: Realmente no sabría decir cual es mi problema con esta cinta. No hay nada negativo a señalar, como ya dije en la mini-crítica, y por la nota podéis ver claramente que me gusta la peli, y no poco, pues la virtudes son evidentes. Pero si con 'Toy Story' o 'Monstruos S.A.' no dudo ni por un instante en calificarlas como magistrales, en este caso, cada vez que se le da este adjetivo, no puedo evitar pensar en ESA palabra: Sobrevalorada. Y es un poco injusto. Repasémos las bondades de la cinta:

Marlin es un personaje estupendo al que nos creemos en todo momento, pues sus temores son comprensibles y su evolución está perfectamente mostrada a través de un viaje que no da respiro al espectador, cada nueva situación es más divertida y emocionante. Imposible olvidar a Bruce y el resto de tiburones vegetarianos, las tortugas surferas, o el brillante segmento de la ballena.
Paralelamente vemos a Nemo con su propia superación personal. Si bien esta línea es más tópica, vale la pena por los entrañables personajes secundarios de la pecera. Sin olvidar la breve aparición de Darla, con la música de 'Psicosis' incluida. Brutal.

Algo que me gusta especialmente es la ausencia de villano. No hace falta. La odisea de Marlin no necesita una figura que le ponga las cosas aún mas difíciles al pez payaso. Hay veces en las que la presencia de un malo malísimo parece más bien un recurso fácil para que el héroe tenga "algo" que vencer, pero Pixar lo obvia de forma acertadísima.

Pero sin duda la gran virtud del film es...

Dory. Decir que es una roba-escenas es poco. Un complemento perfecto para Marlin, que, debido a sus problemas de memoria, corría el riesgo de resultar cansina, pero nada más lejos de la realidad. Desternillante en todo momento, Dory además consigue ser adorable. De los mejores personajes de Pixar, responsables de que todos tengamos grabada a fuego la dirección de P. Sherman, calle Wallaby, 42, Sidney.

Bien. Está claro que la peli es cojonuda. Pero hay otras muchas que me emocionan más. Otras que me hacen reír más. Otras que me gustan mucho más, en resumen. ¿Será que la segunda etapa artística de Pixar, que empezó aquí, no acaba de encajar conmigo? Al fin y al cabo, resulta curioso que su primera película me siga pareciendo claramente la mejor... ¿Será que con esta película no veo esa vuelta de tuerca brillante a un concepto conocido con la que Pixar me tenía acostumbrado, acercándola por tanto a 'Bichos'? Puede ser. Afortunadamente esa vuelta de tuerca regresaría con la próxima obra de la productora, aplicada esta vez al género de superhéroes. Ojito. En breve lo comentaremos.

martes, 11 de septiembre de 2012

Críticas de cine: 'Monstruos S.A.', de Pete Docter, Lee Unkrich y David Silverman


Mini-crítica sin spoilers: Todos tenemos nuestro propio ranking de pelis Pixar, y lo cierto es que esta que nos ocupa ostenta el segundo puesto en mi lista, nada menos. Junto con 'Toy Story', es la cinta de la compañía más especial para mí, y motivos no faltan: Nos encontramos ante una aventura fresca, imaginativa y espectacular que tiene absolutamente de todo... Y en la que absolutamente todo funciona. Redonda. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: El cuarto largometraje de Pixar es, seguramente, uno de los mas originales, al menos en su punto de partida. La productora, aún en su fase creativa más temprana, y que finalizaría con este film, vuelve a apostar por coger un elemento ligado a la infancia (los monstruos nocturnos que se esconden en los armarios en esta ocasión), y darle una vuelta de tuerca, planteándolo desde otro punto de vista. Si ya nos mostraron los sentimientos y experiencias de unos juguetes y nos enseñaron el mundo a través de sus ojos, ahora nos plantean esta pregunta: ¿Y si esos monstruos no tienen intención de hacernos daño, pues solo están haciendo su trabajo? En base a esto, Docter y compañía crean un universo sólido, con unas reglas muy claras que nos explican casi sin darnos cuenta. Como funciona la fábrica donde trabajan nuestros protagonistas, para qué sirven los gritos de los niños, porque ahora es más difícil asustarlos... Los primeros minutos de la cinta están plagados de explicaciones, pero la maestría de los responsables de la cinta es tan colosal que no se notan, están colocadas de una forma increíblemente orgánica.

Al margen de esto, la película no falla en nada. Sencillamente. Nos da un dúo protagonista soberbio (Sully se convierte en nuestro amigo desde su primera aparición y Mike tiene algunos de los mejores gags salidos de la Casa del Flexo), un villano, Randall, que resulta verdaderamente amenazador, y sobretodo...

Nos da a Boo. Sin duda lo más memorable de la peli, pues TODOS hemos acabado adorándola. Y tiene mérito, ya que los niños, en el cine, cruzan fácilmente la línea entre ser "monos" y ser "cargantes". Pero no, Boo nunca nos sobra, por lo que el cariño que Sully le coge durante el film es totalmente comprensible, más que eso, es compartido por nosotros. La relación entre niña y monstruo es el alma de la cinta, pero no por ello se descuida la amistad de Sully y Mike, el plan de Randall, o las dosis de comedia. Aquí me gustaría hacer hincapié en el ya mítico musical "Ahora pon eso donde estaba o te vas a enterar", y, sobretodo, en como surge la idea. Brillante.

Finalmente, todos los ingredientes se juntan en un clímax (tal vez el mejor de la productora por aquél entonces) que derrocha imaginación, espectacularidad y diversión. Una gozada.

Y llegamos la despedida. Para mí, este momento marca el nuevo camino por el que Pixar decidiría ir desde entonces, uno en el que atacan sin piedad la fibra sensible... Y aciertan. Me da igual si quizá son un tanto manipuladores en estos últimos minutos (algo similar sucedería en la futura y magnífica 'Toy Story 3'), mientras se cumpla de forma acertada el objetivo, carece de importancia.

Poco más queda por comentar, en realidad. Un completísimo film en el que todos sus elementos funcionan a la perfección, como ya apuntaba al inicio de la crítica. Hay emotividad, emoción, espectáculo, imaginación, y risas. No se le puede pedir más, ¿No creéis?

En breve nos sumergiremos en el mar para comentar una de las, en mi opinión, películas más sobrevaloradas de esta productora.

viernes, 17 de agosto de 2012

Críticas de cine: 'Toy Story 2', de John Lasseter, Lee Unkrich y Ash Brannon


Mini-crítica sin spoilers: 4 años después de la brillante 'Toy Story', lo chicos de Pixar retomaron a nuestros queridos juguetes para seguir explorando su historia en una aventura más melancólica y dramática que su predecesora, sin perder por ello una comicidad sumamente inspirada. Estamos por tanto ante una estupenda continuación que se encuentra, eso sí, en un escalón inferior al de la primera entrega. NOTA: 9/10

Crítica completa con spoilers: No me cansaré de decirlo: La trilogía protagonizada por Woody y Buzz es, en conjunto, lo mejor que ha hecho Pixar. Vale, cintas como 'Ratatouille', entre otros títulos de la productora, son superiores a este segundo capítulo de la historia de los juguetes, pero no puedo más que alabar a Lasseter y compañía por la brillante progresión de la saga, no en calidad (al fin y al cabo, la primera sigue siendo la mejor), sino en lo que respecta a la evolución de los personajes y a la exploración del tema central de estos films: El olvido. En la peli original Woody era (aparentemente) sustituido por Buzz en el puesto de juguete favorito de Andy, hecho que ya nos dejó claro que lo peor que le puede ocurrir a un juguete es que ya no jueguen con él y sea finalmente olvidado. Es realmente increíble como los chicos de Pixar acertaron con la psicología de estos seres inanimados. Creo que todos estaremos de acuerdo en que, si estuvieran realmente vivos, los juguetes sentirían y pensarían exactamente de la misma forma en que lo hacen en estas cintas.
Ahora, tras una serie de circunstancias, nos encontramos a Woody (magistral la evolución del personaje a lo largo de la trilogía) secuestrado lejos de casa, descubriendo que, hace años, era tan demandado entre los niños como lo es Buzz ahora (merchandasing incluido), y planteándose si es mejor ser adorado generación tras generación como un objeto de culto, o que su adorado Andy juegue con él unos pocos años más.
Así que nos encontramos con una trama dividida: Por un lado tenemos la historia de Woody, que lleva el peso dramático (aunque también deja no pocos momentazos cómicos), y por otro, la odisea del valiente Buzz (la gran figura heróica de la saga) y el resto de la tropa en busca del vaquero, que es, ni más ni menos, una fuente inagotable de gags. Humor del bueno, que consigue provocar la carcajada varias veces, especialmente a partir de la aparición de un Buzz nuevo, recién salido de la caja, que sustituirá al que ya conocemos durante un tiempo. Bestial volver a ver al juguete creyéndose un Guardián Espacial (aunque sea otro ejemplar), y aún más bestial conocer por fin al Malvado Emperador Zurg.
Como ya digo, esta línea alternativa es divertidísima, pero... El humor de la primera entrega, más irónico y sutil, me parece superior.  ¿Será que en esta ocasión Joss Whedon no forma parte del equipo de guionistas?

Volviendo con Woody, debo decir que en su trama hay un personaje que chafa un poco la cinta:

NO SOPORTO A JESSIE. Es pesada, antipática y chillona. Es cierto que su historia es sumamente emotiva  y funciona como aviso de lo que está por venir, pero no consigo empatizar con el personaje. Tampoco me convence el villano, pero si lo hace la figura del coleccionista. Adoro a ese tío. ¡Es como una versión aún más desagradable y mezquina del Dependiente de la Tienda de Cómics de 'Los Simpson'!

A partir del cruce de las dos tramas, la cinta coge un ritmo imparable hasta llegar a un clímax quizá menos emocionante de lo pretendido. Eso sí, antes de eso todo es sublime, especialmente el APOTEÓSICO homenaje a 'El Imperio Contraataca' y la reaparición de los aliens gobernados por "el gaaaaaanchooo".

Y con un Woody más maduro que sabe lo que está por llegar, acabamos la cinta. Claramente por debajo de su predecesora, pero indudablemente cojonuda. La comedia funciona, y el tema central de la cinta evoluciona a través de Woody (repito, enorme personaje) de una forma sencillamente perfecta. ¿Qué más se puede pedir?

Muchos años después veríamos la magistral conclusión de esta historia, pero antes tenemos por delante muchas y muy buenas cintas que comentar. La próxima será 'Monstruos S.A.'. Prometo que no tardaré en ponerme con ello...

sábado, 2 de junio de 2012

Críticas de cine: 'Catwoman', de Pitof


Mini-crítica sin spoilers: Catwoman es un personaje estupendo, de mis favoritos. De hecho, seguramente sea el habitante de Gotham que más me gusta después de Batman y el Joker. Y desde luego, es mi chica de cómic predilecta. Sobra decir, por tanto, que este esperpento me ha ofendido. Mucho. Y es que estamos ante una película que no se conforma con ser cutre, estúpida y aburrida, sino que además se pasa los cómics por el forro. Repugnante. De las peores que he visto, gente... De las peores. NOTA: 0'5/10


Crítica completa con spoilers: Confieso que la peli me ha sorprendido. Me esperaba un bodriete de esos que acaban haciéndote reír, pero me he encontrado con algo que hasta me ha dejado mal cuerpo. Francamente, podría srguir esta crítica con la palabra "asco" una y otra vez, pero supongo que es justo comentaros que es exactamente lo que falla en esta... Cosa.

Para empezar, y esto es realmente llamativo, los créditos de inicio. No es que sean monstruosos ni nada de eso, pero son toda una declaración de intenciones, pues hay constantes referencias al Antiguo Egipto, a gatos místicos,  dioses, y demás. Esta es una película 100% sobrenatural que nada tiene que ver con Catwoman. En su lugar, vamos a encontrarnos con una heroína con poderes. Ni siquiera se llama Selina Kyle. Teniendo en cuenta que este es claramente otro personaje, casi hasta lo agradezco. Es como si los responsables de la cinta se hubiesen dado cuenta de lo increíblemente poco fieles que estaban siendo al personaje y, en un repentino ataque de decencia, le hubiesen cambiado el nombre para tener la conciencia tranquila. Y sin embargo, a pesar de que esta es una Catwoman "alternativa", hay ciertas referencias a la verdadera: Ahí tenemos su clásica dualidad moral, que aquí es más bien un grave trastorno bipolar torpe y superficialmente llevado, o su faceta de ladrona. Esto último me llama la atención: En ninguna de las dos versiones que hemos podido ver hasta ahora se aclara que Catwoman es, ante todo, una ladrona profesional. Ni una superheroína, ni una torturada mujer en busca de venganza... No. Simplemente una ladrona, al menos en su concepto básico. No creo que sea tan difícil. Pero claro, ¿Que sabrán de esto los guionistas de cómics que han mantenido popular al personaje durante décadas? Que va, esta panda de lumbreras son los que van a darnos un buen personaje con un trasfondo interesante. Ponen un par de referencias para contentar a los fans (al parecer nos creen idiotas), y listo.

Y por supuesto, este nuevo personaje y su historia, son mierda pura. ¿La de los cómics? Naaaah, no tiene entidad suficiente para una peli. ¡Pero esto si! En esta cutrez si se puede invertir dinero. Al fin y al cabo, sale Halle Berry enseñando carne, ¿Que podría salir mal? En fin, a lo que vamos: La historia, en los primeros minutos, es EXACTA a la que se pudo ver en 'Batman Vuelve': Mujer torpe, feucha y miserable se entera de algo que no debe y es asesinada. Pero unos gatos mágicos la resucitan y, convertida en una maciza fría y agresiva, va en busca de venganza. Pero hay algunos detalles que la diferencia de la (poco fiel pero interesante) versión de Burton. En primer lugar, la movida con los gatos. Oh, Dios, sí, hablemos de los gatos:

Resulta que nuestra protagonista se encuentra con un gato que al parecer puede teletransportarse. Y el animalillo decide subirse a lo alto del edifico donde vive Berry. Ella, sin temor alguno, sale por su ventana (que esta a muchos metros de altura) e intenta cogerlo. Esto da lugar a una "divertida" escena donde interviene un poli que será el interés romántico de la cinta, pero nos estamos desviando. Mejor sigamos enfocados en el gato. La película avanza, y nuestro amiguito encuentra el cadáver de Berry. Entonces, y esto va en serio, llama a otros gatos para organizar una especie de ritual, y le echa su aliento mágico a la chica, que resucita con poderes felinos. Ole, Ole, y Ole. Por si esto no fuese bastante, el gato está (mal) hecho por ordenador. Y es que el director abusa de forma absurda del CGI, no solo con el gato o las piruetas de Catwoman, sino también con unos desconcertantes planos aéreos por la ciudad, en los que los edificios cantan a ordenador de forma brutal. Si el CGI fuera genial podría entenderlo, pero... ¿Qué sentido tiene presumir de efectos cuando dejan mucho que desear? ¿No sería más lógico intentar maquillarlos?
En fin, sigamos con el gato. Berry localiza a la dueña del bicho, que es una versión aseada de la loca de los gatos de 'Los Simpson', y que está interpretada por una mujer a la que, como únicas indicaciones para actuar, el director le dijo: "Tú mantén la mirada perdida, no pestañees y habla así como despacio. Y no te rías mientras dices tus líneas, joder, que ya bastante tengo yo con esta mierda".

Como iba diciendo, esta mujer le explica a Berry la situación. Resulta que el gato pertenece a una raza que lleva siglos transformando a mujeres normales y corrientes en mujeres gato. Berry fue elegida, mediante una prueba, para ser la siguiente. ¿Qué prueba? Pues ni más ni menos que el patético intento de rescate de antes.
Ahí lo tenéis, amigos: Una secta de gatos regala superpoderes a ciertas mujeres. Mírales, que majos, ellos.

Finiquitado el origen de esta versión de Catwoman, podemos centrarnos en otros aspectos de la cinta, a los que no dedicaré tanto espacio por meras cuestiones preventivas para mi salud mental.

Comentemos la trama, que se centra sobretodo en las investigaciones de Catwoman para encontrar a sus asesina, que resulta ser la mujer de su jefe, que quiere lanzar al mercado una crema antiarrugas que hace que se te caiga la cara si la usas mucho y luego lo dejas, pero que, ojo, si sigues usándola te vuelve invulnerable al dolor. La mala además mata a su marido y otra gente porque saben cosas y porque es muy mala, y además inculpa a Catwoman, quién debido a esto se ve perseguida por su propio novio, el poli, el único de la ciudad al parecer, que necesita como 2000 evidencias para enterarse de que su chica y Catwoman son la misma persona. Y encierra a la justiciera porque el tío tiene más honor que el Capitán América y Ned Stark juntos, pero ella se escapa, porque entre los barrotes de la celda cabe un autobús, y va al enfrentamiento final con la villana, que como se embadurna todas las noches con el potingue ese, pues es invencible o algo. Ah, ahí también está el poli, con intención de detener a la mala porque se ha dado cuenta, el hombre, cortito él, de que este caso, y ya de paso la trama, carece de sentido. El caso es que el final la mala muere, Catwoman deja al novio por cuestiones morales que los guionistas no nos explican hasta los 10 últimos segundos de peli, y esta tortura acaba. Os dejo que cojáis aire y lo asimiléis mientras yo voy a llorar frente al espejo.



...............................................



Ya. No me puedo olvidar de ciertos detallitos que terminan de arruinar esta chorrada. Me gustaría centrarme principalmente en la dualidad moral que comentaba antes, y que no podría haberse hecho peor, simplemente. Más que nada porque no existe dicha dualidad. Todas las cosas malas de las que acusan a Catwoman son falsas, y además devuelve las únicas joyas que roba en toda la peli. Sí sí, las devuelve. Así que esta Catwoman, por mucho que lo niegue en el discursito del final, es buena. No hay oscuridad por ningún lado. Ah bueno, espera, de vez en cuando le dan arrebatos en los que les canta las cuarenta a las personas que la han humillado "en su anterior vida" antes de la transformación. Pero esto, queridos guionistas, no es ser mala, es tener dignidad. Ah, y lo peor es que, cada vez que le dan estos arrebatos, no es ella la que dice esas cosas, sino su "otra personalidad". En resumen: No hay dualidad moral alguna, en su lugar tenemos a una chica trastornada que a veces es buena, y otras... También, pero con un poco más de huevos. Sublime.
También hay que señalar escenas tan sumamente innecesarias y vergonzosas como el partido de baloncesto (fue a partir de aquí donde empecé a sentir náuseas), o el rescate en la noria. Y como pasar por alto esos momentos en los que la prota hace cosas de gato. Imaginad que después de ser picado por la araña, a Peter Parker le da por comer moscas. Pues así de ridículo.

Poco más hay que decir. Las escenas de acción están rodadas con el culo, Halle Berry está lamentable, sobreactuadísima y artificial, y Sharone Stone, la patética villana... Bueno, digamos que casi puedo oírla pensar "Lo que hay que hacer por dinero..."

Y ya está. Terrible cinta, a la que regalo medio punto por ese detalle del cambio de nombre. Lamentable.

sábado, 28 de abril de 2012

Críticas de cine: 'Los Vengadores', de Joss Whedon

Actualización mayo 2015: ¡Ffiuuu! 3 años han pasado ya, madre mía. Y el caso es que la peli me sigue gustando tanto como el primer día. Pero en Zona Zhero he hecho una crítica nueva bastante mejor escrita y razonada. Podéis leerla pinchando aquí.


Mini-crítica sin spoilers: Batman es Batman. Él juega en otra liga, y la versión de Nolan más aún. Es otro rollo, que poco o nada tiene que ver con el cine superheróico. Quizá resulte extraño empezar mi crítica así, pero me veo obligado a ello para evitar absurdas, inútiles e injustas comparaciones, sobretodo después de lo que voy a soltar ahora: 'Los Vengadores' es la mejor película de superhéroes jamás hecha. Una lección magistral de lo que todas estas pelis deberían ser: Emocionante, espectacular, épica, divertida, con grandes personajes, grandes diálogos, hecha con sumo respeto a las viñetas pero sin olvidarse de que esto es cine. Una película con ese Sense of Wonder que poseía el Superman de Richard Donner, y que tanto se echaba de menos, multiplicado por mil. La magia del cine y de los cómics en una fusión colosal. ¿Tiene fallos? Seguramente, pero no me apetece buscárselos. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Hay que reconocer que este era un proyecto muy difícil de llevar a cabo. Ya se habían hecho otras cintas de superequipos anteriormente (ahí tenemos a los X-Men), pero, al formar parte todos los personajes de una misma "familia" por así decirlo, los cineastas se podían permitir el lujo de centrar el protagonismo en dos o tres de los héroes, y hacer que el resto sirviesen de apoyo. En esta ocasión, esa no era una opción. Es un equipo formado por, al menos, cuatro pesos pesados, y no son los únicos integrantes. Otro problema se presentaba al observar la naturaleza de los personajes, y aquí hablamos tanto de sus poderes como de su personalidad: ¿Acaso esta gente tiene algo en común? Hacerlos encajar era una tarea delicada. Y para colmo, estaba el problema de las expectativas: Son los Vengadores. Su peli no podía ser una más. Sí, definitivamente esto tenía muchas papeletas para ser decepcionante, o, directamente, un asco.

Pero Marvel eligió a Joss Whedon como director. Y lo más importante, le dejó reescribir el guion. Está claro que no es una superestrella, pero se ha ganado el respeto y el cariño de los frikis, ya sea con sus trabajos para la pequeña pantalla o con los cómics que ha escrito. Whedon es como nosotros, le gusta lo que a nosotros. Y conforme pasaban los meses y salían a la luz declaraciones, se hacía más y más evidente que este hombre tenía la clave. Podía hacerlo.

Y vaya si ha podido. Francamente, no sabría explicar como ha solventado los desafíos que apuntaba antes, pero si puedo asegurar que ha hecho que lo difícil parezca fácil.
Whedon pisa el acelerador desde el minuto uno, pues presupone que el espectador ha visto las películas individuales de cada uno y las recuerda, por lo que nos evita tener que  presenciar como nos recuerdan algo que ya sabemos. Así, con un adrenalítico prólogo, nos presenta de forma directa, clara y contundente la grave amenaza a la que nuestro grupo se deberá enfrentar. A partir de aquí, el ritmo se ralentiza, aunque va acelerando de forma calmada pero constante hasta desembocar en el glorioso final. Pero me estoy adelantando. Dejémoslo en que el tempo de la cinta es perfecto.
Decía que la película se "calmaba" tras el prólogo, y esto es vital para que nuestros héroes sean reclutados y se conozcan. Y se peleen. Y es que las riñas entre los miembros del equipo son casi más importantes que los enfrentamientos con los villanos de turno, y Whedon lo sabe. A base de su fuerte, los diálogos, nos regala un buen puñado de discusiones para el recuerdo, y consigue que los personajes queden mejor definidos que en sus pelis individuales (estos SON  los personajes del cómic, 100% puros y naturales, sin colorantes ni conservantes). Pero no solo hay enfrentamientos verbales, sino también físicos, por lo que las discusiones están intercaladas con escenas de acción espectaculares muy bien resueltas, y que son solo un aperitivo de lo que está por ver. ¿Diálogos cojonudos conviviendo con geniales ensaladas de tortas? Con Whedon es posible. Y desde luego, nada de esto está ahí por estar, todo sirve y hace avanzar la trama. Nada sobra, nada falta.

Pero cuando la peli se convierte en un una pasada total y no deja de serlo hasta el final, es a partir de...

La captura de Loki (tranquis, en breve hablo de él y del resto de personajes). Aquí los conflictos entre los héroes, azuzados por la maligna influencia del Dios de las Mentiras, alcanzan el punto crítico, y, con el ataque al Helitransporte todo se va al traste. La primera escena de acción en la que todos tienen su participación, cada uno por su lado, gracias al montaje, realmente magnífico. En este punto la emoción alcanza el punto máximo, no solo porque este segmento deja momentazos para el recuerdo (en un momentín señalo cuales son mis favoritos de toda la peli), sino porque estamos a las puertas del nacimiento de los Vengadores. No se unen porque sí. Todo tiene una razón de ser, un trasfondo. Y hay un motivo por el que son héroes y no simples agentes superpoderosos de S.H.I.E.L.D. Sin duda, el tratamiento de los personajes por parte de Whedon, las motivaciones que da al equipo, son lo que hacen grande al film.

Además, poco antes de la batalla final, uno siente esa angustia y emoción que solo se siente cuando el director consigue que la amenaza se perciba realmente grave y parece que los héroes tienen las de perder. Sentirse involucrado en la acción, preocuparse por lo que pueda pasarles a nuestros protagonistas. Esa es la clave de las grandes películas de acción y aventuras. Y eso sucede aquí.

Es el momento de comentar LA BATALLA. Pura magia. Durante este grandioso rato, tenía una sonrisa estúpida en la cara, la boca entreabierta, y los ojos como platos. Y no es para menos. Todo desemboca aquí. Las relaciones entre los miembros del equipo, toda la emoción que poco a poco Whedon ha construido... Es aquí dónde alcanzan lo más alto. Olvidaos de los clímax insatisfactorios de las anteriores películas de la franquicia. Es más, olvidaos de cualquier enfrentamiento final de cualquier película del género. Esto está a otro nivel. Más de media hora de pura épica, de acción y espectáculo perfectamente rodado, de diversión en su máxima expresión, y además, con consecuencias para los civiles y la ciudad. Y es que siempre he echado en falta una pelea o batalla donde nosotros, los humanos normales y corrientes, corriésemos peligro, añadiendo, por tanto, mayor presión al superhéroe o superhéroes en cuestión.
Algo que también me ha gustado especialmente es como afecta la batalla a cada Vengador en función de su poder y resistencia. Para Hulk es un juego, pero la Viuda Negra o el Capi acaban agotados. Puede parecer un detalle tonto, pero le añade verosimilitud. En fin, que por todo esto y más, el clímax es una GOZADA.
Y así, con el "ohdiosmioestoeslapollametro" a punto de explotar, terminamos la película, y solo queda aplaudir, aplaudir y aplaudir.

Comentemos otros aspectos de la cinta.
Sin duda, una de las cosas que la engrandecen es que no hay un claro protagonista. Todos tienen su historia,  todos mueven la trama, todos tienen sus momentazos. Da igual quién sea tu favorito, la peli te dará motivos para reafirmarte en tu elección: El Capitán América demostrando que es un líder y estratega nato, Iron Man desprendiendo "molonidad" por los cuatro costados, Thor dejando sin aliento cuando invoca al trueno, Hulk siendo él mismo, o sea, una bestia parda a la que da gusto ver repartir estopa (el Hulk DEFINITIVO), incluso Ojo de Halcón, que dispone de menos minutos de lucimiento, deja claro que se llama Clint por algo, pues es el gran BADASS del grupo. Pero la mayor sorpresa me la he llevado con la Viuda Negra, ya que el bueno de Joss le ha dado un trasfondo y un desarrollo francamente cojonudos a la que en 'Iron Man 2' era un simple florero. Entre eso y el morbazo habitual de Scarlett Johansson, es difícil no acabar adorándola.
En cuanto a Loki, se confirma como el gran villano que ya intuíamos en 'Thor', ya que nos encontramos ante un desquiciado tirano, realmente cruel, manipulador, y, a veces, hasta aterrador (su conversación con Natasha ponen los pelos de punta). Pero también resulta alguien débil y patético en muchos sentidos, por lo que es un antagonista equilibrado. Y, bueno, sobre Nick Furia... Es Samuel L. "motherfucker" Jackson. No hace falta decir más.
Hay que destacar que todos los actores BORDAN a sus personajes (también Mark Ruffalo, que nos hace olvidar a Edward Norton), brillando especialmente Robert Downey Jr, como era de esperar.

Paso a resaltar esos momentazos y detallitos que me han conquistado, que son unos cuantos: La pelea entre Iron Man y Thor, y me gusta especialmente que el Capi llegue a poner orden. TODOS los diálogos entre Tony y Steve. La escena donde todos discuten con todos. La mencionada conversación entre Loki y Viuda. La primera vez que vemos a Bruce transformarse en Hulk, con Natasha intentando tranquilizarlo. La pelea entre Thor y Hulk. El Capi llamando "hijo" a un hombre aparentemente de su edad, pues adoro esos momentos en los que Rogers se comporta como un vejestorio. Las amenazas de Stark a Loki. Tony poniéndose su traje nuevo. La forma tan natural en la que el Capitán asume el liderazgo. El Capi dando órdenes al equipo. Thor invocando rayos y truenos en lo alto del edifico Chrysler. Iron Man llamando "papá de Bambi" a Loki (por el casco) y Légolas a Ojo de Halcón. Clint disparando flechas sin mirar (¿Una fantasmada? Sí, pero anda que no mola). Hulk soltándole una hostia a Thor en plena batalla sin venir a cuento. El Capi metiéndose él solito en un edificio lleno de Chitauri (los aliens) dispuesto a salvar a unos civiles. Hulk dándole la paliza del siglo a Loki en respuesta a su prepotente discurso. Cualquier escena de Hulk durante la batalla. Iron Man cruzando el portal cuando está apunto de cerrarse, rematado por un cariñoso "será cabronazo" por parte del Capi, y salvado in extremis por Hulk.
El humor del que hace gala la cinta, así, en general. Introducido con inteligencia, natural y efectivo.
Y dejo mis dos instantes favoritos para el final: Por un lado el ÉPICO plano circular que ya pudimos ver en el trailer. Y por otro, ese GLORIOSO plano-secuencia que, en un recorrido por la ciudad, nos muestra a todos los héroes luchando. Lo mejor de la película, ni más ni menos. Desde ya mítico.

Poco más queda por comentar. A nivel visual raya la perfección, siendo Hulk lo que más llama la atención (diseño y acabado perfectos). La B.S.O. es un tanto discreta, excepto por el tema principal, muy épico, superheróico y pegadizo. Por tanto, al final resulta ser buena.

Como último apunte, una crítica al doblaje: ¿Como es posible que el personaje de Cobie Smulders no tenga la voz de Robin Sherbatsky? ¡Sacrilegio!

Nada más. La primera de las tres grandes paradas comiqueras del año no podría haber sido mejor. Mucho me extrañaría que 'The Amazing Spider-Man' no quedase ridículamente pequeña en comparación. Eso sí, seguro que con la NO superheróica 'El Caballero Oscuro Renace' (lo de "la leyenda" se lo pueden meter por donde les quepa, yo la voy a llamar así), Christopher Nolan se despedirá por todo lo alto y le dejará el camino libre a Joss Whedon, el nuevo Sheriff de la ciudad. Al fin y al cabo, gracias a él, los Héroes más Poderosos de la Tierra tienen la Película de Superhéroes más Poderosa de la Tierra.

miércoles, 18 de abril de 2012

Críticas de cine: 'TITANIC', de James Cameron


Mini-crítica sin spoilers: 11 Oscars. Más de 1800 millones de dólares recaudados en todo el mundo. Parece mentira que tenga que decir que está infravalorada. Y es que todo el prestigio que, se supone, debería tener, no ha logrado frenar un odio irracional por parte de muchas personas. Un odio totalmente injustificado, pues nos encontramos ante una película monumental.  Intensa, espectacular, emocionante y, por supuesto, tremendamente emotiva, es de esas que dejan con el corazón en un puño cuando acaban. De mis películas favoritas. Y lo digo con la cabeza bien alta, pues esta grandísima cinta va mucho más allá de los simplones y repetitivos ataques de unos cuantos. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: Ojalá Leonardo DiCaprio hubiese sido feo. Admitámoslo, todas esas crías haciendo kilométricas colas en los cines al grito de "Ay tía, ¡Es que es guapísimo!" han hecho mucho daño. DiCaprio era un ídolo adolescente. Y si a eso añadimos que la historia de amor es de esas épicas en las que en un corto periodo de tiempo los protagonistas se aman con locura y al final la cosa no acaba bien, obtenemos una película tildada hasta la saciedad como "cursi", "ñoña", "para chicas" y demás. Pero he aquí un detalle curioso: Nadie duda de que las dos magníficas primeras partes de 'Terminator' son unas brutales películas de acción, con espectaculares y revolucionarios efectos visuales, y en definitiva, son "para machotes". Al parecer esos machos se olvidan de que Kyle Reese y Sarah Connor se conocen, se enamoran perdidamente prácticamente de un día para otro, y, cuando Kyle muere, Sarah afirma que, a pesar del poco tiempo que pasaron juntos, se amaron por toda una vida. Pura testosterona, oiga. Y no olvidemos que al final de la segunda entrega, un tierno T-800 (Chuache) se despide diciendo que ahora entiende porqué lloran los humanos, debido a la emotiva relación que se había establecido entre el androide y el joven John Connor. Cameron es muy sentimental, le gustan las dramáticas historias de amor, ya sean románticas o paternales. Por lo tanto, permitídme que dude de que con esta cinta el cineasta canadiense se ablandó. Tampoco creo que la relación entre Jack y Rose sea más pastelosa de lo que nos tienen acostumbrados este tipo de romances. Por tanto, veo increíblemente injustos y exagerados los apelativos que señalaba antes. De otros ataques que aseguran que parece un telefilm de Antena 3, o que la pareja protagonista está mal interpretada, mejor ni hablar. Son absurdos, punto.
Otra cosa es que alguien me diga que no conecta con los personajes, y, por tanto, no disfruta de la película. Bien. Es innegable que, salvo Rose, totalmente tridimensional, los personajes son un un tanto... Simples. Jack es perfecto. Cal es un monstruo. Todo esto tieene un porqué, pero ya llegaré a eso más adelante.

Empecemos por el principio, donde se deja claro que Cameron está muy lejos de ser el típico y mediocre director de blockbusters que muchos se empeñaron en ver tras esta cinta. Qué sencillo hubiese sido empezar la peli con el choque contra el iceberg, rodar el hundimiento prácticamente en tiempo real, y listo. A ganar millones. Pero no: Resulta que, con un valioso colgante y un misterioso dibujo a modo de mcguffins, conocemos a una superviviente del Titanic, en la época contemporánea. Es su historia la que vamos a presenciar. Y aquí Cameron demuestra una confianza desmedida, casi temeraria, en su película y en sí mismo. Que al final el barco se hunde ya lo sabíamos, lo cual podría, en principio, restar impacto al clímax. Pero ojo: Nos deja claro que la protagonista sobrevive, si no, no nos estaría contando la historia. Y además, mediante gráficos tridimensionales nos explica cómo y porqué se hunde el barco. Es decir: Sabemos que el barco se hunde. Conocemos los motivos, el proceso y la duración del hundimiento. Y sabemos que la protagonista saldrá ilesa. Muy bien Cameron, te has lucido. Te has permitido el lujo de quitarle toda la emoción a tu película. Pero este señor es un mago. La anciana Rose comienza a hablar, y en un solo plano, las ruinas submarinas del barco se transforman. Ante nosotros se alza el Titanic en toda su gloria, y, sin saber cómo, a uno se le olvida todo. Ver para creer.

Conocemos a la joven Rose. Y a Jack. Y por supuesto, es a partir de aquí donde algunos pierden por completo el interés. Debo decir que tolero muy bien (e incluso me gustan, que diablos) los romances en cualquier medio, ya sea cine, cómics, libros o lo que sea. Pero eso no quiere decir que no sepa distinguir una historia de amor floja y cutre. Y esta no es una de esas. Son dos personajes totalmente diferentes, casi opuestos, pero su relación está perfectamente plasmada y es sumamente lógica, pues Jack es exactamente lo que necesita Rose para evolucionar, para liberar su auténtica personalidad, para crecer. Los personajes femeninos se le dan particularmente bien a Cameron, y Rose no es una excepción. Ante nosotros tenemos un personaje tremendo, precioso, complejo. Frente a ella, Jack es necesariamente simple. Casi no sabemos nada de él, no sufre la más mínima evolución, y no tiene ni un fallo. ¿Por qué? ¿Como es que comparado con ella, Jack resulta tan imposiblemente perfecto y simple? ¿Y por que Cal, el prometido de Rose, es tan hijo de puta, tanto que roza la caricatura? Bueno, no hay que olvidar que la historia es de Rose, nos la está contando desde su punto de vista (a pesar de que muchas veces nos separamos de ella para ver hechos fuera de su alcance, pues sino la peli sería un coñazo). Lo que vemos está narrado bajo un punto de vista totalmente subjetivo, por lo tanto, tiene mucho sentido que todas las personas que tratan bien a Rose sean ángeles, y las que la tratan mal, demonios. La película son las experiencias de Rose, y por lo tanto, el resto de personajes está pasado por su filtro, que los transforma según los recuerda ella. La simpleza en los personajes que tantos han criticado está ahí, pero hay un motivo y una necesidad para ello. Esto no me lo estoy inventando yo, hay un breve diálogo al final de la película que da la clave. En seguida llegamos ahí.

Mientras el romance prohibido se desarrolla (sin sorpresas, todo hay que decirlo), Cameron aprovecha para mostrarnos la eterna y cruel diferencia de clases, necesaria para lo que se nos viene encima.
El iceberg aparece, y Cameron transforma la cinta, se la lleva a su terreno, y echa toda la carne en el asador:

El hundimiento es, simplemente, magistral. Una maravilla. Y en esto no soy flexible, no admito objeciones. A partir de aquí, Cameron está desatado y nos da un espectáculo grandioso, rodado con maestría, con una planificación perfecta. Se evidencia que la decisión de presentarnos a los personajes y al barco con calma es sumamente acertada, pues sufrimos por ellos desmesuradamente, sentimos el terror, el frío y la humedad en nuestras propias carnes. Y eso que al principio... No pasa nada. No podría explicar como diablos lo hace, pero Cameron, tras el choque, nos tranquiliza. Sabemos lo que va a ocurrir, pero se nos olvida. Todos siguen con sus vidas, nadie está preocupado. Tal vez no sea para tanto. ¿Como va a suceder el desastre que nos mostraron con la simulación 3D del principio si todo va tan bien?
Pero el tiempo avanza, y el nivel del agua sube y sube. Aunque todavía no somos conscientes del peligro. A lo mejor el barco de rescate llega a tiempo. A lo mejor hay botes para todos. Sabemos que no, pero Cameron nos convence. Es a partir del reencuentro entre Jack y Rose cuando la cosa se descontrola. La película se convierte en una brutal lucha por la supervivencia, en una vibrante y dramática aventura que nos deja sin respiración cada dos por tres. Pura emoción, pura adrenalina. Pero eso va dejando paso a la desesperación y a la histeria. Mientras el barco pasa por sus peores momentos, es imposible no acongojarse ante el pánico de la tripulación y los pasajeros. Las luces se van, el barco se parte, la gente grita, y uno se siente tan aterrado y desesperado como todas esas personas.
Finalmente, todo acaba con ese estremecedor plano que al principio solo enfoca a Rose, pero que se va abriendo hasta que vemos a centenares de personas chapoteando y gritando en el agua. Sin palabras.

Y aún nos queda sufrir un poco más. Aún nos queda la muerte de Jack. Sí, los dos cabían en la tabla. Pero, primero, el problema está en como coño se podría subir sin tirar a Rose, y segundo, su muerte es lógica y necesaria, pues había que llegar a esa despedida y a esa promesa de no rendirse. Jack debía morir para terminar de perfilar y completar a Rose. Por duro que sea, es así.
Volvemos a la época actual, y a la anciana Rose le dicen que no han encontrado nada de Jack. Ella contesta que ahora solo existe en sus recuerdos, y eso fue lo que me dio a entender que Jack no tenía por que ser como nos cuenta Rose. Es ella la que nos lo describe, según lo que ella recuerda y sentía. Por eso es tan perfecto: Ella lo recuerda así.

Antes de acabar, debo comentar otros aspectos, como la labor de Leonardo DiCprio y Kate Winslet. Ambos están sensacionales, magníficos. Sobre todo ella, que debió ganar el Oscar al que estuvo nominada, pero DiCaprio, a pesar de que en esa época muchos se empeñaban en que era solo una cara bonita, ya demostró que era un actorazo.

De los impresionantes efectos visuales y la maravillosa banda sonora, poco hay que decir a estas alturas.

Nada más. ¿Es perfecta? Seguramente no, pero pocas películas me hacen sentir lo que esta. Ahora os toca a vosotros. ¿La amáis o la odiáis?

Crítica dedicada a Gabrielle Solis, fan número 1 de esta película, y a Selina Kyle, que se merecía algo de variedad entre tanto superhéroe.

lunes, 9 de abril de 2012

Críticas de cine: 'Capitán América: El Primer Vengador', de Joe Johnston


Mini-crítica sin spoilers: Y por fin, el Capi. Tal vez influya que sea mi personaje favorito del grupo, pero el caso es que la última película "pre-Vengadores" me parece, con diferencia, la más redonda, emotiva y, en definitiva, mejor de la saga. Un film de aventuras muy clásico, que, si bien no inventa nada, en su sencillez encontramos un blockbuster francamente estupendo. NOTA: 8/10


Crítica completa con spoilers: Me encantan los buenazos. Muchas veces se los desprecia frente a los personajes "torturados" y "oscuros", pero creo que si están bien tratados, los héroes incorruptibles y con un corazón de oro pueden ser grandiosos. Y Steve Rogers es uno de ellos. Era fácil que de un personaje (en apariencia) tan unidimensional como el Capi, y que, para colmo, viste la bandera de Estados Unidos, saliera algo ridículo, pero afortunadamente Marvel comprende que para que una peli de superhéroes funcione, basta con perfilar bien al héroe en cuestión: Si él es un buen personaje y queda reflejado como tal en la gran pantalla, saldrá un buen film.
Así, con sumo respeto y cariño, despacito y con buena letra, sin prisa (tardamos una hora y veinte en ver el uniforme auténtico) se nos presenta a un Steve Rogers, encarnado por un muy convincente Chris Evans que me hace olvidar que un día fue la Antorcha Humana, humano y real, logrando que el increíble heroísmo del personaje resulte aún más impactante. Escenas como la de la falsa granada, de una sencillez asombrosa, perfilan al personaje mejor que líneas y líneas de diálogo. Sencillez. Sin duda, esa es la palabra que mejor define a la película. Lejos del tono gamberro de las cintas de 'Iron Man' o de la oscuridad y complejidad de 'El Caballero Oscuro', nos encontramos con una atmósfera nostálgica y retro, que recuerda la magia e ingenuidad de los cómics de antaño. Teniendo en cuenta el carácter de nuestro HÉROE (así, en mayúsculas) y la época en que se desarrolla, no es de extrañar que este haya sido el tono elegido, como tampoco el hecho de que sea Johnston quién se encuentre detrás de las cámaras, un director que, si bien siempre está a merced de los estudios y nunca será uno de los grandes, es alguien que conoce la profesión y prefiere usar los medios más artesanales posibles, además de apostar por un necesario clasicismo narrativo. Quizá por eso, más que una peli de superhéroes, sea una peli de aventuras clásicas, tanto por la puesta en escena como por la planificación de las escenas de acción, o el ritmo, francamente intachable. Por todos estos factores, creo que estamos ante la cinta más auto-suficiente de la "saga Vengadores", ya que funciona a la perfección como película individual, y los guiños a las otras cintas están mucho más integrados que en otras ocasiones. No hay más que ver el hecho de que hayan convertido a Howard Stark (padre de Tony) en un personaje secundario en vez de relegarlo a un mero cameo.

Realmente, poco me ha desagradado en la película, pero no sería justo pasar por alto ciertos fallos:

No me gusta Cráneo Rojo. A ver, que no es un mal villano, pero no creo que se haya aprovechado todo su potencial, quedando un personaje muy simplón y poco carismático. Y tampoco es que el resto de personajes llame especialmente la atención. La agente Carter supone la enésima revisión del tópico de chica dura e independiente que en el fondo es sensible, y su historia de amor con Steve la hemos visto 257854346874 veces anteriormente. Pero también es verdad que resulta un personaje agradable, y que el hecho de que sepamos de antemano que ella y el Capi no van a acabar juntos le añade un punto extra de interés.
Del resto, poco hay que decir. Solo Tommy Lee Jones, con un divertido personaje hecho a su medida, consigue destacar entre los secundarios. Qué importa: Rogers es el que debe permanecer en la memoria.

No se me puede olvidar comentar dos detalles más: El primero, la BRILLANTE forma de abordar un tema tan peliagudo como la faceta propagandística y ultra-patriótica del personaje, tirando de sentido del humor, auto-parodia, y mezclando de forma muy hábil la realidad con la ficción (los cómics panfletistas que aparecen son reales). Me quito el sombrero ante la inteligencia de los guionistas, que además nos brindan un divertidísimo número musical a cuenta de esto. Y que, junto con el estupendo tema principal, resulta muy difícil olvidar, por cierto. Buena B.S.O., pues.

Y luego está el clímax. El Talón de Aquiles de Marvel, pues solo el de 'El Increíble Hulk' me dejó totalmente satisfecho. En esta ocasión volvemos a encontrarnos con un enfrentamiento soso y con muy poca emoción, aunque... Se compensa con los minutos finales. Tremendamente emotivos, que definen por completo al Capitán, y que además deja detalles verdaderamente preciosos como el hecho de que la foto que acompaña a la ficha de Steve sea de él antes de la transformación (ya era un HÉROE cuando era un crío debilucho) y sobre todo, el plano de los niños jugando a ser él. Maravilloso.

Y después... Chliffhanger que nos deja con ganas de MUCHO más, estupendos créditos finales (que os animo a ver aquí, merecen la pena), y... ¡¡VENGADORES REUNÍOS!! El viaje ha acabado. Marvel ha ido colocando todas las piezas a través de unas películas que, si bien no pasarán a la historia y nunca serán recordadas por los cinéfilos no-fans, siempre se han mantenido en unos más que decentes niveles de calidad (a pesar de la inexplicable manía que algunos les cogieron tras 'Iron Man 2') y han sido, creo yo, auténticos regalos para los fans. En breve podremos ver, por fin, el gran acontecimiento al que nos han llevado estas cintas. No defraudará.

Actualización Febrero 2014: ¿Sabéis qué? Cada vez me gusta más esta película. Es mi "protegida" de las pelis Marvel, así que le subo la puntuación.
NOTA ACTUALIZADA: 8'5/10
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...