Buscar este blog

miércoles, 29 de abril de 2015

Diario 'Daredevil': Temporada 1, capítulo 13


¡¡¡DIOOOOOOOOOOS!!! Buah. Vaya finalazo. Me atrevería a decir que es el capítulo más completo. Tiene de todo, es Daredevil en vena. Así que voy a intentar no dejarme nada.
Para empezar, bravo por el as en la manga de Owlsley. Nos habíamos olvidado de Hoffman, pero esta serie no deja ninguna pieza sin usar. El plan de Leland es perfecto, tiene a Wilson cogido por los huevos. Es aquí cuando Fisk comete su mayor error, dejando claro que está descontrolado. No piensa. Vanessa ha hecho que saque al niño violento por completo. Es decir, no hay ventaja alguna en matar a Leland. Si Fisk cae en este episodio es culpa suya, ni más ni menos. Y eso me gusta. De todas formas, el episodio hace un trabajo espectacular dando a nuestros héroes el papel clave en la derrota de Fisk. Matt oye a unos polis decir que Wilson busca a Hoffman y será misión de los mejores y ya reconciliados (más o menos) avocados at law encontrarlo primero. Gracias, Steven S. DeKnight, por no tirar del rollo superheróico todo el capítulo por aquello de ser el último. No. En esta serie el papeleo y la investigación importan tanto como las hostias, también necesarias para que Hoffman pueda soltar sin peligro todo lo que sabe sobre Fisk. En serio, perfecto el uso de las dos caras de Murdock a la hora de resolver el caso. También aplaudo que se aproveche al poli de confianza de Matt y Foggy, introducido en el piloto y visto varias veces desde entonces. Qué bien todo, de verdad.
Y entonces ocurre. Saboreamos la dulce, dulce VICTORIA. Ver cómo el FBI detiene a todos los que han hecho posible el imperio de Fisk no puede ser más satisfactorio. El acompañamiento musical lo hace todo más ÉPICO, claro está. Pero Fisk no va a dejarse atrapar así como así. Su discurso en el furgón me encanta. Finalmente ha aceptado quien es. Un matón, un asesino cruel que arrasa con todo aquél que se interpone en su camino. Que se haya dedicado tanto mimo a su viaje es maravilloso y crea un clímax de una potencia emocional bestial. Porque sabemos qué quería, porqué lo quería y qué es lo que le ha impedido conseguirlo. Su enemistad con Daredevil está perfectamente construida bajo el punto de vista de ambos. El héroe ve a un hombre que representa todo lo que odia, que casi le destroza física y mentalmente. Un asesino que se cree intocable. Y su motivación es "NO. No te vas a escapar, hijo de la gran puta". Pero el villano tenía un sueño, y ve en el héroe a un monstruo que se lo ha echado por tierra y que también representa todo aquello que odia.
Ha llegado el momento. El duelo final está a punto de caramelo y cómo no podía ser de otra manera, porque tenía que ser ahora y no antes, TENEMOS EL TRAJE ROJO. Con sus cuernecitos. Con sus bastones mejorados. Cuando aparece, justo a tiempo para que Fisk no escape, cuando la cámara le dedica un buen primer plano a lo "revelación épica", cuando Matt suelta una frase lapidaria recuperada directamente de la primera conversación que mantuvieron (capítulo 6), toda queja posible con respecto al diseño resulta irrelevante. Por mucho que me gustase el traje negro provisional, tampoco importa. Porque veo al puto Daredevil. Y está decidido a hacer justicia. En esos instantes suena una música que juro que me recuerda a la de Terminator. En plan "soy el ángel de la muerte. Ha llegado la hora de la purificación". Los días de recibir palizas han terminado. Daredevil nos va a crujir. A Fisk, a mí, a tí y a tu vecino. ¿Me estoy pasando? Sí, pero os juro que lo he vivido a tope.
Sobre la tremenda pelea, solo puedo decir en su contra que es quizá demasiado corta. Pero agh, ¡¿qué importa?! ¡Se repite la amenaza/réplica del episodio 9 pero al revés! Con eso ya me han ganado.
¿Y ahora qué? Bueno, tenemos a Fisk encerrado y meditando frente a una pared blanca (por supuesto). Seguimos sin saber a qué guerra se refería Stick, ni las intenciones de los japoneses, ni quién es Gao realmente. Matt y Foggy vuelven a estar bien, pero está claro que Karen va a tener que lidiar con muchos conflictos internos. Así que hay mucho material para una segunda temporada ya confirmada que llegará el año que viene, antes de ver al personaje en los Defensores.
¿Detalles a mejorar? Solo el traje. La máscara, más que nada. Quitar las partes negras, también. Y ponerle DD en el pecho, claro. Por lo demás, no me preocupa la marcha de DeKnight, puesto que deja al mando a dos hombres de su confianza, y uno de ellos trabajó con él en Buffy (la gente de esa serie se está adueñando de Marvel. ¿Todos a favor? Eso pensaba). Estoy seguro de que mantendrán el nivel. Unas cuantas temporadas en este plan y tendremos una serie legendaria. Esta es solo la primera, y tanto por personajes, guion, acción, dirección e interpretaciones es ya uno de los mejores productos de Marvel (en serio, top 3 fijo) y del género superheróico en general.

4 comentarios:

  1. Ya lo comenté al verlo,el título del capítulo no podía ser más apropiado,todo lo que hace único y genial a Daredevil está en el episodio. El traje rojo podría ser mejor PERO,también muchísimo peor y transmite bien el mensaje de"He pasado de vigilante a DAREDEVIL"

    Los cabos sueltos son muy jugosos,tanto de cara a los Defensores como a la T2 de Daredevil.

    La serie en sí,una clase magistral de como trasladar a imagen real a un superhéroe,aprovechando el formato serie para desarollar los personajes y trama al mejor ritmo posible,y con unas interpretaciones que van desde lo bueno a lo excelente

    ResponderEliminar
  2. No soy de ver series sobre superhéroes, pero Daredevil, en su capítulo 13 ya me capturó. Y sobre todo por la canción y el conjunto de escenas que acompañan este capítulo. Buen texto, buen blog.

    ResponderEliminar
  3. no entiendo la mirada final de karen a matt en este episodio

    ResponderEliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...