Buscar este blog

domingo, 13 de septiembre de 2015

'El protegido', de M. Night Shyamalan. Adelantada a su época

Nivel de spoilers: Muy alto

Shyamalan estrena nueva película, y parece que es maja. Por fin. El pobre llevaba demasiados años dando la impresión de que sus primeras películas fueron un espejismo. Como ya os he hablado, hace tiempo, de uno de sus peores films, el que me toca más de cerca, veo justo comentar uno de los buenos. El que me toca más de cerca, también. ¿Por qué ahora? Porque el imprescindible crítico de YouTube Chris Stuckmann le ha dedicado recientemente un fabuloso análisis y me han dado ganas de revisar la película y darle mi propio repaso, aunque poco podré aportar a estas alturas. Pero venga, sí, hablemos de una de las películas de superhéroes más originales e interesantes que hay.


Sí, 'El protegido' (absurda traducción que agrava la desacertada promoción de la peli) puede ser vista como una película de superhéroes perfectamente, pero también como un sencillo drama sobre dos hombres opuestos intentando encontrar su lugar en el mundo. Shyamalan lleva el realismo al extremo, pero en lugar de menospreciar la mitología del superhéroe por ello, la engrandece al dejarla en lo más básico y encajarla en el mundo real. No en un mundo "verosímil", no. En el mundo real. ¿Qué es un "superhéroe"? ¿Requiere disfraces coloridos, poderes espectaculares, frases con gancho, una identidad secreta y todo eso? Quizá no. Quizá el concepto, la raíz de estos personajes, puede prescindir de todo eso porque es algo más profundo e inspirador. Quizá en el mundo real, el simple rescate de dos crías secuestradas es lo bastante grandioso. Ya digo, al prescindir de los fuegos artificiales y quedarse con lo verdaderamente importante en un ambiente mundano, acaba teniendo un impacto mayor que lo visto en gran parte de las películas más comunes del género.

Pero eso es solo una parte de la película. en realidad el meollo está en lo otro, en el drama de esos dos hombres opuestos. Hay que empezar hablando de Elijah, el motor de esta historia y un villano tristísimo y excepcional. Elijah está loco, qué duda cabe. Pero su trastorno está tan bien construido y nace de algo tan humano que es imposible no conectar con él. El texto con el que abre el film, dando datos sobre el mercado de los cómics, me sobra un poco, porque da la impresión de que Shyamalan quiere hacer un comentario sobre el mundo del tebeo, y por tanto pretende que Elijah represente a los fans de este medio. Pero solo el texto me hace pensar en esto, porque no creo que la peli en sí, ni el personaje de Elijah, hable de ello en absoluto. Este villano no nos viene a decir que los fans de los superhéroes seamos unos dementes que nos tomamos la fantasía como algo real. No lo creo.
Su historia es la de alguien que no ve propósito a su existencia (muy importante aquí que su madre sea creyente y le diga que Dios tiene un plan para él), y en su dolor y soledad, los cómics, o más bien las leyendas que poco a poco han adquirido la forma del género de supers, le plantean una posibilidad: si él tiene una enfermedad que le convierte en alguien muy débil a nivel físico, ¿es descabellado pensar que en algún lugar del mundo haya alguien totalmente opuesto a él que por algún motivo sea más fuerte y resistente de lo normal? ¿Un tipo de persona que haya inspirado en tantas civilizaciones las leyendas heroicas? La situación en la que le pondría a él este planteamiento no se revela hasta el final, como sabemos, porque la peli va presentando sus cartas maravillosamente. Ya simplemente por el hecho de que los dos flashbacks que dan forma a la vida de Elijah se nos muestran antes que a él mismo. Para cuando nos lo presentan ya nos hacemos una idea de quién es. El caso es que le conocemos mientras lo hace nuestro héroe, David Dunn (Stan Lee aprueba este nombre), el clásico tipo corriente, un protagonista arquetípico, perfecto para esta historia. En este punto, la incógnita, cómo es posible que David haya sobrevivido sin un rasguño al accidente de tren y nunca se ponga enfermo, ya ha sido planteada. La respuesta parece una locura y entiendo que al público de la época le descolocase. Estamos en el 2000, ni siquiera se ha estrenado 'Spider-Man', y como decía, la campaña de promoción fue muy desacertada. Pero las cosas han cambiado, ¿verdad? Ahora nos encantan los superhéroes. Ahora habrían promocionado el film de forma muy distinta y en España se habría titulado 'Irrompible', como debe ser. O qué coño, 'Indestructible', mejor aún. Ahora cuando Elijah le plantea su teoría a David nos entra un cosquilleo.

De todas formas, dicha teoría sigue pareciendo, en principio, descabellada, pero poco a poco la peli va haciendo su magia y llega un punto en el que pensamos "ay la hostia, que va a ser verdad". Entre otras cosas porque David empieza a esta dispuesto a creerlo. Conforme vamos viendo su vida comprendemos que tiene la misma crisis existencial que Elijah, y se está distanciando de todo, incluidos su mujer y su hijo por pura apatía. La decisión de renunciar a su carrera deportiva le ha dejado un vacío que quizá pueda llenar la teoría de Elijah. Y es aquí cuando los ingredientes superheroicos hacen acto de presencia. Los poderes, e punto débil, hasta el traje. Todo bajo un punto de vista a medio camino entre el realismo total y la ilusión ante la posibilidad de que realmente estemos ante un superhéroe en ciernes. David, su hijo, y nosotros, queremos que sea verdad. Por eso es emocionante hasta decir basta el momento en el que David se decide a arreglar algún problema. Shyamalan se la saca por completo y nos da una de las mejores escenas del género.


¿Cómo es posible que alguien capaz de dirigir así y de dejar imágenes tan poderosas e inteligentes como el maravilloso plano en el que David sale de la piscina tenga los cojones de dirigir 'The Last Airbender'? ¿Qué coño pasó?
Permitid que vuelve a lo de la piscina, pero es que me flipa. Es lo que os decía, con elementos terrenales es capaz de transmitir la mitología superheroica en toda su gloria. Ahí, David, un tipo normal con un impermeable, es visto por las niñas a las que liberó nada más llegar como un héroe imponente, con su capa y todo. Así empezaron las leyendas. Elijah tenía razón.

Y ahora viene el hachazo. David por fin es feliz y Elijah sabe que ha llegado el momento de que su misión se complete. Se estrechan la mano (ojo, es la primera vez que se tocan en toda la peli. Shyamalan sabe lo que hace) y a través de David descubrimos la verdad: que para encontrar a su héroe Elijah ha provocado varios desastres, incluido aquél al que sobrevivió David. Al fin y al cabo, sabe muy bien qué rol le toca en su teoría. El opuesto al del héroe. "Me llamaban Don Cristal".
Se me ponen los pelos de punta, maldita sea. No solo por aportar el ingrediente que faltaba para verla como una peli de superhéroes, sino porque es un finalazo y da un matiz agridulce a toda la peli. ¿Puede David seguir satisfecho con su recién descubierto cometido si todo ha sido la manipulación de un demente asesino? Pero no podemos odiar a Elijah, solo sentir una enorme tristeza por él. Para dar sentido a su vida ha elegido convertirse en un monstruo. Lo dicho, un villano fabuloso.

Es hora de preguntarse si hay algo que me chirría. Bueh, si nos ponemos tiquismiquis habría que señalar que teniendo en cuenta la cantidad de desastres que ocurren a diario en todo el mundo, no es que fuese "necesario" provocar los accidentes, ¿no, Elijah? Pero bueno, narrativamente queda de puta madre así que no me voy a poner tonto. No es que Shyamalan no suela meter trampitas...
Y hablando del cineasta, hay que ver lo que le gusta lucirse. Tiene muchísimo talento, pero parece que necesita reafirmarse metiendo planos y movimientos de cámara que francamente, no aportan nada. Lo compensa con decisiones estéticas fabulosas y muy cuidadas. Planos que encuadran a los personajes como si fuesen viñetas, dar a héroe y villano colores distintivos (verde uno y morado el otro), como en los tebeos, pero de forma natural, e incluso hacer que el "disfraz" de David sea un impermeable, perfecto para combatir su punto débil, el agua. Es un tío listo.

En definitiva, estamos ante un film sobresaliente y fascinante, con una espléndida banda sonora, por cierto, que demuestra que el género de superhéroes da para mucho. Se pueden hacer dramas intimistas como este. Se pueden hacer thrillers, y comedias, y pelis románticas. Espero que el género pueda evolucionar hasta ofrecernos cintas tan frescas y originales como la que nos ofreció Shyamalan... hace 15 años.

4 comentarios:

  1. Esta película es de mis favoritas, por no decir mi favorita de Shyamalan. He visto a muchos autores tratar de hacer analisis similares a las historias de superhéroes pero siempre acaba quedando como algo vacío o pedante, eso no me pasó con esta película. Cuando la veo siento que Shyamalan no solo entiende los cómics de superhéroes, le gustan.
    Es una pena que no tuviera el éxito esperado, porque he leído que Shyamalan tenía originalmente pensado que esto fuera una trilogía (se ha rumoreado que el guión de la que iba a ser la segunda parte será adaptado para ser una peli individual en la que trabará dentro de poco). Sin embargo, que esa trilogía nunca se hiciera realidad no hace que esta quede coja, me parece que tiene un final perfecto y que sirve perfectamente como película individual.
    Sin embargo no puedo evitar preguntarme si el Shyamalan que tenemos ahora sería el mismo si esta saga hubiera seguido adelante.

    ResponderEliminar
  2. la obra maestra del bueno de Shyamalan. la sencillez de la propuesta es lo que hace que consigua la grandeza que desprende. Y con dos actores perfectos.

    no deja de ser curioso, que las dos mejores peliculas de superheroes, no partan de ninguno previo

    ResponderEliminar
  3. Me alegro de que te gustara la película y te sirviera para reconciliarte un poco con Shyamalan tras el esperpento que hizo con Avatar. No es mi preferida de él, pero me encanta las reflexión acerca de la figura del superheroe y el giro Shyamalanesco es probablemente el más efectivo de toda su carrera. La banda sonora de James Newton Howard es, al igual que todo lo que ha compuesto este hombre para Shyamalan, una preciosidad.

    ResponderEliminar
  4. Yo no diría que es una obra maestra, como el sexto sentido, solo una joya bien hecha y redonda, tiene sus cosillas, pero lo que ofrece es tan bueno que lo dejas pasar, yo digo que esta fue la ultima película buena de Shyamalan, después empezó una caída sin frenos, sin pausa pero sin prisa hasta tocar el fondo, nunca sido un genio, un director muy competente si, pero nada de genialidad, un genio aunque haga un trabajo de encargo, da al menos buenas pelis, un genio no se deja mangonear, ni se vende al mejor postor, ni degrada el arte ajeno, y por supuesto admite sus incapacidades, es un director tuvo un momento de brillantes y se le fue subiendo el ego, hasta que que callo y acepto su realidad, y ahora esta haciendo las cosas bien.

    Gran critica Indy, un abrazo heterosexual xD.

    ResponderEliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...