Buscar este blog

viernes, 16 de enero de 2015

'La Leyenda de Korra', creada por Michael Dante DiMartino y Brian Konietzko. Temporada 4 (final). La verdadera serie: parte II

Nivel de spoilers: Muy alto


Ya que las presentaciones se hicieron en el anterior post (podéis verlo aquí), vamos al grano.



Tres años han pasado desde que dejamos a Korra rota, y la serie se aprovecha de ese lapso a la perfección. El Reino de la Tierra, tras perder a su reina a manos de Zaheer, se desmoronaba hasta que desde Zaofu llegó Kuvira, una brillante líder militar dispuesta a ponerlo todo en orden. Frente a ella, los Maestros del Aire, aunque actualizados a los tiempos que corren con nuevos uniformes, son poco más que boy scouts. Y Korra no está. Físicamente vuelve a estar en forma, pero por dentro sigue derrotada.
De esta premisa solo puede salir oro. Tenemos a una fascista que con la excusa del orden, la paz y la prosperidad está a punto de conquistarlo todo y a la líder que el mundo necesita fuera de juego. Está claro a qué tipo de historia vamos a asistir, y el resultado es prácticamente perfecto.

Kuvira es una gran villana, llena de matices y la idónea para esta temporada. Representa la amenaza insinuada a lo largo de toda la serie: que venga un "salvador" con intenciones similares a las del Avatar pero con métodos modernos y  una visión extremista que ponga en peligro al mundo. El equilibrio es el tema general de todo este universo. El balance entre el Yin y el Yang, entre todos los elementos de la naturaleza. Equilibrio es lo que no puede ofrecer Kuvira, pues solo el progreso y la expansión de SU gente es lo importante. 'Equilibrio' es el título de esta temporada. Todo encaja. Este es el último desafío que necesitamos ver.
Sin embargo, sigo prefiriendo a Zaheer. Digamos que Kuvira es como Ra's al Ghul para Batman. El reflejo oscuro del héroe. El enemigo que tiene una motivación comprensible y en cierto modo justa. El villano que representa una amenaza más global. Pero Ra's no es el villano que lleva al límite a Batman, ¿verdad? Pues aquí lo mismo. Zaheer sigue siendo el que da pesadillas a Korra, el que se ha metido en su cabeza y le ha quitado algo.

En cualquier caso, Kuvira es un personaje unido a los héroes de forma muy inteligente. Me encanta que sea la protegida de Su, estableciendo así una relación muy Anakin/Obi-Wan, con la diferencia de que aquí la culpable del enfrentamiento es más bien Su. Sí, la ambición desmedida de Kuvira está ahí, pero sin duda la tozuda negativa de Su a reconstruir el Reino de la Tierra fue el detonante. Eso, sumado a la rabia y violencia con la que Su quiere detener a Kuvira hace que la hermana de Lin resulte un personaje aún más gris, acercándose a algo que casi podríamos ver en 'Juego de Tronos'.
Pero la presencia de Kuvira en las vidas del resto de personajes no acaba aquí. Es fantástico que Bolin empiece estando de su lado. Encaja a la perfección con su inocencia, lo separa de Opal y le obliga a crecer como personaje. Sí, Bolin mola aún más esta temporada. Sigue siendo el gracioso, pero ahora tiene conflictos, toma decisiones, y lo peta a lo loco en las escenas de acción. ¿Un Sokka flojo? No. BOLIN. De mis favoritos esta temporada. Es facilísimo conectar con él y apoyarlo al 100%.
En una situación similar está Varrick, pero la trama personal que se le da es un tanto forzada. Es decir, lo de estar con Kuvira y luego volver con los buenos ante la locura que es su plan es totalmente válido y además lo une a Bolin, lo cual mola porque tienen mucha química. Pero que de pronto conviertan su relación con Zhu Li, su ayudante, en algo romántico... no me acaba de cuadrar. No es que esté mal desarrollado, pero siempre los había visto como si fuesen Batman y Alfred, no Tony Stark y Pepper Potts. Tal vez si hubiese tenido un tono más cómico hubiese quedado mejor, pero, ¿tan importante es su relación como para que la serie acabe con su boda? No lo veo.

Siguiendo con Kuvira, diré que me gusta especialmente que la guerra contra ella no tarde en empezar. Las temporadas previas habían comenzado en una situación tranquila que por supuesto se iba agravando capítulo a capítulo. Aquí, sin embargo, Kuvira se revela enseguida como una conquistadora a la que hay que detener de inmediato, lo cual hace más urgente la recuperación de Korra. Ese es el núcleo de la primera mitad de la temporada, y está magníficamente resuelto.

Los flashbacks mostrando la recuperación física de nuestra heroína durante los tres años que nos hemos saltado me parecen no solo necesarios, sino simplemente maravillosos. Pocas veces habremos conectado más con Korra. La serie se toma su tiempo y nos deja claro que va a tardar en estar al 100%. Esto es serio. La puesta a punto física a manos de Katara (ay) da paso, meses después, a la verdadera recuperación junto al personaje que ya nos anunciaban sutilmente (o no tanto) en la anterior temporada: la maravillosa Toph. El encuentro entre ambas es la perfección absoluta, y sus escenas juntas son puro 'Avatar'. Sentimiento reforzado por ese genial capítulo protagonizado por los hijos de Tenzin en su búsqueda de Korra.

El caso es que cuando Korra parece haber aceptado y superado sus miedos, logrando así recuperar todo su poder... todo se va al traste. Algo parecido pasó en la mitad de la última temporada de 'Avatar', por cierto. Recordáis lo del día del Sol Negro, ¿no? Otra similitud, mucho menos relevante, es que los protagonistas de ambas series cambian de look en la última temporada. Ahí queda la curiosidad.
Pero centrémonos. Decía que todo se iba al traste. Kuvira le pega una buena paliza a Korra porque esta sigue sin conectar con su lado espiritual, conquista Zaofu de forma justa (por increíble que parezca), secuestra a Su y su familia, y Bolin y Varrick se dan a la fuga para advertir a Ciudad República de que Kuvira está desarrollando un arma de la leche. ¡JODER!

A partir de aquí, las cosas frenan un poco con varios capítulos más centrados en los personajes que en la trama. Al fin y al cabo, sabemos que tarde o temprano Kuvira llegará a Ciudad República, así que es conveniente ir preparando el terreno con calma y cerrar cabos sueltos que haya entre nuestros protagonistas a un nivel más íntimo. Buen ejemplo de ello es la reconciliación entre Asami y su padre, pero sin duda, lo más destacable es que Korra consigue POR FIN conectar con su espíritu y aceptar el daño que le causó Zaheer para poder seguir adelante. Lo espectacular de esto es que es el propio Zaheer, encarcelado, el que la ayuda a recuperarse definitivamente. Después de todo, lo que pretende Kuvira no es de su agrado, precisamente...

Ahora, antes de comentar el APOTEÓSICO clímax, conviene señalar algunos detalles negativos que surgen a lo largo de la temporada. Para empezar, cerca del final hay un capítulo recopilatorio. Ya sabéis, "¿recordáis cuando...?". Según parece fue una imposición de la cadena porque querían ahorrar presupuesto, pero aunque los creativos no tengan culpa, sigue siendo una cagada. Esto no es como el episodio del teatro de 'Avatar', no. Aquí, salvo un par de puntazos de Varrick y su imaginación, no hay nada destacable. Es un capítulo inservible que los guionistas, sin duda, desearían haber usado para desarrollar mejor el argumento o los personajes.
Otro puntito negro es, por supuesto, Mako. Sigue siendo  una pieza clave en la acción, pero también le sigue faltando un desarrollo propio. Como mucho se le junta con un nuevo personaje que, si bien es muy divertido, acaba teniendo mucho más peso del necesario.
Como última queja, y esto es ponerse muy tiquismiquis y personal, echo en falta más lucimiento para Jinora. Todo parecía indicar que iba a ascender al rango de personaje principal, pero... no. Es un pequeño chasco.

Agh, qué más da todo eso. Hablemos del ESPECTACULAR final de la serie. Es cierto que me sigo quedando con el de 'Avatar', pero este es tremendo. Kuvira llega a Ciudad República. Llega con su arma de destrucción masiva. Llega con su arma de destrucción masiva... EN UN ROBOT GIGANTE QUE PARECE SACADO DIRECTAMENTE DE 'PACIFIC RIM'. No hace falta nada más. El objetivo es claro: Parar. A esa. Cosa. Es un objetivo extremadamente complicado que requiere la participación de todos los personajes. Y no puede ser más emocionante. Es una gozada ver a nuestros héroes planificando una estrategia tras otra sin que nada parezca funcionar. Todos dan lo mejor de sí, tanto intelectual como físicamente. Porque sí, hay hostias como panes. Con edificios derrumbándose y todo, a lo 'El Hombre de Acero' (la diferencia es que aquí la zona está evacuada, ejem). Tremendo, de verdad.
Finamente, gracias al apropiado sacrificio del padre de Asami, Korra y compañía consiguen entrar en el armatoste... y aquí es cuando la serie lo peta del todo. Tenemos a Su y Lin por un lado, a Mako y Bolin por otro, y a Korra yendo directamente a por Kuvira. GFNKIRVNLOINFFFJUN. Digo eso porque ya no sé como expresar lo emocionante que es todo esto. ¡Si hasta Mako está ENORME en esta parte, con un momento de lo más heroico! Pero si debo destacar algo, es a la propia Korra. En su enfrentamiento con Kuvira, está... tranquila. No tiene miedo, ni tampoco la necesidad de demostrar nada. Ni siquiera entra en el Estado Avatar, a pesar de que ahora puede sin problemas. No le hace falta, planta batalla con confianza y concentración. ÍDOLO ABSOLUTO. Aun así, no se puede decir que gane el combate porque el Mecha se desmorona antes de llegar a una resolución, lo cual nos pone en la mejor situación posible. Estamos a punto de presenciar el punto álgido de la serie, el momento al que las cuatro temporadas han conducido. ¿Sabéis qué? Vamos a verlo.


Korra, ahora sí, entra en el Estado Avatar. Demuestra un poder inimaginable. Salva a Kuvira. AHÍ está. Esa es la respuesta que la serie buscaba desde el principio. ¿Por qué el Avatar es necesario? ¿Por qué el Avatar debe ser quien guíe al mundo? Porque utiliza todo su poder para salvar a su enemigo. Eso es lo que marca la diferencia. Más adelante, Kuvira se rinde y asegura que nunca podrá igualar el poder de Korra. No se refiere al poder físico. Se refiere a que jamás va a poder ser "la salvadora" del mundo. Porque la que está dispuesta a hacer lo que sea para salvar a los demás es Korra. Aang hizo lo imposible para no matar a Ozai. Korra lo hace para proteger a Kuvira. Ambos finales nos muestran claramente lo que significa ser el Avatar y porqué tanto Aang como Korra son dos héroes extraordinarios a los que solo se podría comparar con pesos pesados como Superman o Spiderman.
Hala. Ya me he quedado a gusto. Tras semejante explosión de emociones no debería quedar nada por comentar, ¿no?

...


Ah, sí. La última escena. Lo que en internet ha eclipsado a todo lo demás. Korra y Asami acaban juntas. Confirmado por los propios creadores. Las pistas que llevamos viendo desde la anterior temporada no estaban ahí por accidente.
Vale. Analicemos el asunto, porque tooodos los fans lo están haciendo. A mí me parece un puntazo. Es digno de elogio que hayan apostado por algo tan valiente y lo hayan ido construyendo poco a poco hasta que resulte lógico (ya os dije que desde la T3 muchos empezamos a verla como la única pareja posible). Dicho esto, y viéndolo únicamente desde el punto de vista del argumento y los personajes... tenía mis dudas. Compraba totalmente el hecho de que acabasen juntas, pero... no todavía. Me parecía que era demasiado pronto. Pero luego me pregunté: ¿"demasiado pronto" para qué? ¿Para que se cojan de la mano y decidan pasar una temporada juntas en el Mundo Espiritual? No, en absoluto es pronto para eso. Así que intenté ver lo que nos estaban contando de verdad con ese final en lugar de prestar atención a la intención implícita de ello (que sí, que se lían). Y lo que nos están contando de verdad es que lo que intuíamos que estaba empezando es real. Está pasando. Todos esos momentos en los que Asami se desvive por Korra, el hecho de que Korra conecte más con ella que con Mako y Bolin, y sobretodo (para mí fue la pista definitiva), que Korra se sonroje cuando Asami le dice que le gusta su nuevo corte de pelo, nos hicieron pensar que quizá, a lo mejor, estas dos se estaban enamorando. Lo que nos dice el final no es que ya estén juntas como una pareja formal, pues eso sería apresurado, efectivamente. Lo que no está diciendo es que sí, se están enamorando. Y ellas mismas lo saben. Y les parece bien. Nada más. No se han casado de repente (como Varrick y Zhu Li...), no se han declarado, pues no están en ese punto todavía, y por supuesto, no se han besado, porque al parecer el mundo no está preparado para algo así. En 'Gargoyles', Goliath y Elisa se besan al final. ¿Un monstruo y una mujer? Adelante. ¿Dos mujeres? NI HABLAR. En fin.
Los creadores sabían esto, y por eso no han hecho una subtrama romántica clásica con beso épico al final (como pasó con Aang y Katara), sino algo mucho más sutil y pausado.
Y eso es todo lo que necesito decir. No puedo creer que un asunto tan menor dentro del conjunto requiera un análisis tan detallado...

Bueno. Ahora sí, creo que eso es todo. Una última temporada casi perfecta para una serie que, si bien siempre fue buena, ha alcanzado la grandeza en su segunda mitad, siendo la sucesora que 'Avatar' merecía. Toca decir adiós a este maravilloso universo. Yo me he explayado. Es vuestro turno.

4 comentarios:

  1. Muy buen análisis,coincido totalmente con tu análisis de la temporada y has tocado todos los puntos importantes.

    Desde luego el mayor acierto de la temporada es la "caida y renacimiento de Korra".Con la posible excepción de la ayuda espontanea de Zaheer,el proceso está llevado con un ritmo impecable,y el segmento con Toph proporciona una de mis conversaciones favoritas de la serie:Cuando Toph deja patentes las similutudes entre los villanos de la serie,no solo entre ellos sino también con Korra.

    Bolin con Kuvira es un concepto que me encanta,y de hecho me habría gustado que su papel como"cara amable"hubiese funcionado al menos una vez antes de que cambiase de bando. Después de eso,el duo que forma con Varrick es cojonudo,tanto humoristicamente como en las escenas de acción

    Lo que más me molestó del principe fue el deus ex machina de los topos,seguro que había mejores formas de que tuviese un papel importante en el climax xD

    No solo eché de menos más protagonismo de Jinorra,sino que en el primer capítulo de la temporada,por los dialogos de los personajes se da a entender que los reclutas de la Nación del Aire han quedado reducidos a Opal,Kai,Tenzin y sus hijos y poco más Y nunca se llega a explicar exactamente que pasó.

    Respecto al Korrasami,destaco también que Asami fue la única persona a quien llegó a escribir Korra durante su reabiltación,y ninguna de las dos es capaz de contestar a Mako cuando pregunta por qué.

    Hablando de Mako,pobrecillo,se merecía un arco para él equivalente al de Bolin xD.Debo decir que durante el climax,después de lo del padre de Asami,llegué a temer por su vida.

    En fin,una temporada que termina de perfilar a Korra como un personaje cojonudo,para desembocar en un climax APOTEÓSICO. Larga vida a Avatar.

    ResponderEliminar
  2. Lo del capítulo recopilatorio no fue una imposición de la cadena. La cadena recortó el presupuesto así que los creadores de la serie se encontraron ante una decisión que era, o A) reducir plantilla o B) hacer un capítulo que costase cuatro gordas como el recopilatorio. Optaron por la opción B porque, a parte de que no les hacía gracia echar a nadie (cosa que desde mi punto de vista les honra bastante) argumentaron que no sentían que pudiesen prescindir de nadie.

    Y aunque por el momento en el que llegó el capítulo me enfureció muchisimo, la conversación telefónica entre los villanos de las pasadas temporadas es una de las chorradas más graciosas que ha hecho la serie.

    Sobre lo de más, me gusta como los villanos de Korra (incluso el de la segunda) no sean villanos al 100%. Ninguno de ellos plantea algo que sea realmente "malo" para el mundo si no que son sus métodos los que son malos. Todos ellos creen ser "los buenos".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quería resumirlo para no hacer la entrada aún más larga, así que gracias por ampliar tú la información.

      Eliminar
  3. excelente análisis, estoy muy satisfecho con la serie en general, logra no estar a la sombra de su antecesora, si bien esta sigue siendo mejor, Korra nos muestra el mundo de avatar de manera tan distinta que es fresco y muy entretenido

    en general el formato de trama por temporada me gusto en concepto, es decir mostrar como el avatar de turno no tiene una sola misión en su vida, si no que se enfrenta a problemática tras problemática

    ya en ejecucion pues el concepto fallo un poco al inicio pero se recupero y salio algo muy bueno

    sobre el tan polémico Korrasami, me gusto, sutil pero con fuerza, un paso adelante en lo que a animación y tramas se refiere

    ResponderEliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...