Buscar este blog

sábado, 2 de junio de 2012

Críticas de cine: 'Catwoman', de Pitof


Mini-crítica sin spoilers: Catwoman es un personaje estupendo, de mis favoritos. De hecho, seguramente sea el habitante de Gotham que más me gusta después de Batman y el Joker. Y desde luego, es mi chica de cómic predilecta. Sobra decir, por tanto, que este esperpento me ha ofendido. Mucho. Y es que estamos ante una película que no se conforma con ser cutre, estúpida y aburrida, sino que además se pasa los cómics por el forro. Repugnante. De las peores que he visto, gente... De las peores. NOTA: 0'5/10


Crítica completa con spoilers: Confieso que la peli me ha sorprendido. Me esperaba un bodriete de esos que acaban haciéndote reír, pero me he encontrado con algo que hasta me ha dejado mal cuerpo. Francamente, podría srguir esta crítica con la palabra "asco" una y otra vez, pero supongo que es justo comentaros que es exactamente lo que falla en esta... Cosa.

Para empezar, y esto es realmente llamativo, los créditos de inicio. No es que sean monstruosos ni nada de eso, pero son toda una declaración de intenciones, pues hay constantes referencias al Antiguo Egipto, a gatos místicos,  dioses, y demás. Esta es una película 100% sobrenatural que nada tiene que ver con Catwoman. En su lugar, vamos a encontrarnos con una heroína con poderes. Ni siquiera se llama Selina Kyle. Teniendo en cuenta que este es claramente otro personaje, casi hasta lo agradezco. Es como si los responsables de la cinta se hubiesen dado cuenta de lo increíblemente poco fieles que estaban siendo al personaje y, en un repentino ataque de decencia, le hubiesen cambiado el nombre para tener la conciencia tranquila. Y sin embargo, a pesar de que esta es una Catwoman "alternativa", hay ciertas referencias a la verdadera: Ahí tenemos su clásica dualidad moral, que aquí es más bien un grave trastorno bipolar torpe y superficialmente llevado, o su faceta de ladrona. Esto último me llama la atención: En ninguna de las dos versiones que hemos podido ver hasta ahora se aclara que Catwoman es, ante todo, una ladrona profesional. Ni una superheroína, ni una torturada mujer en busca de venganza... No. Simplemente una ladrona, al menos en su concepto básico. No creo que sea tan difícil. Pero claro, ¿Que sabrán de esto los guionistas de cómics que han mantenido popular al personaje durante décadas? Que va, esta panda de lumbreras son los que van a darnos un buen personaje con un trasfondo interesante. Ponen un par de referencias para contentar a los fans (al parecer nos creen idiotas), y listo.

Y por supuesto, este nuevo personaje y su historia, son mierda pura. ¿La de los cómics? Naaaah, no tiene entidad suficiente para una peli. ¡Pero esto si! En esta cutrez si se puede invertir dinero. Al fin y al cabo, sale Halle Berry enseñando carne, ¿Que podría salir mal? En fin, a lo que vamos: La historia, en los primeros minutos, es EXACTA a la que se pudo ver en 'Batman Vuelve': Mujer torpe, feucha y miserable se entera de algo que no debe y es asesinada. Pero unos gatos mágicos la resucitan y, convertida en una maciza fría y agresiva, va en busca de venganza. Pero hay algunos detalles que la diferencia de la (poco fiel pero interesante) versión de Burton. En primer lugar, la movida con los gatos. Oh, Dios, sí, hablemos de los gatos:

Resulta que nuestra protagonista se encuentra con un gato que al parecer puede teletransportarse. Y el animalillo decide subirse a lo alto del edifico donde vive Berry. Ella, sin temor alguno, sale por su ventana (que esta a muchos metros de altura) e intenta cogerlo. Esto da lugar a una "divertida" escena donde interviene un poli que será el interés romántico de la cinta, pero nos estamos desviando. Mejor sigamos enfocados en el gato. La película avanza, y nuestro amiguito encuentra el cadáver de Berry. Entonces, y esto va en serio, llama a otros gatos para organizar una especie de ritual, y le echa su aliento mágico a la chica, que resucita con poderes felinos. Ole, Ole, y Ole. Por si esto no fuese bastante, el gato está (mal) hecho por ordenador. Y es que el director abusa de forma absurda del CGI, no solo con el gato o las piruetas de Catwoman, sino también con unos desconcertantes planos aéreos por la ciudad, en los que los edificios cantan a ordenador de forma brutal. Si el CGI fuera genial podría entenderlo, pero... ¿Qué sentido tiene presumir de efectos cuando dejan mucho que desear? ¿No sería más lógico intentar maquillarlos?
En fin, sigamos con el gato. Berry localiza a la dueña del bicho, que es una versión aseada de la loca de los gatos de 'Los Simpson', y que está interpretada por una mujer a la que, como únicas indicaciones para actuar, el director le dijo: "Tú mantén la mirada perdida, no pestañees y habla así como despacio. Y no te rías mientras dices tus líneas, joder, que ya bastante tengo yo con esta mierda".

Como iba diciendo, esta mujer le explica a Berry la situación. Resulta que el gato pertenece a una raza que lleva siglos transformando a mujeres normales y corrientes en mujeres gato. Berry fue elegida, mediante una prueba, para ser la siguiente. ¿Qué prueba? Pues ni más ni menos que el patético intento de rescate de antes.
Ahí lo tenéis, amigos: Una secta de gatos regala superpoderes a ciertas mujeres. Mírales, que majos, ellos.

Finiquitado el origen de esta versión de Catwoman, podemos centrarnos en otros aspectos de la cinta, a los que no dedicaré tanto espacio por meras cuestiones preventivas para mi salud mental.

Comentemos la trama, que se centra sobretodo en las investigaciones de Catwoman para encontrar a sus asesina, que resulta ser la mujer de su jefe, que quiere lanzar al mercado una crema antiarrugas que hace que se te caiga la cara si la usas mucho y luego lo dejas, pero que, ojo, si sigues usándola te vuelve invulnerable al dolor. La mala además mata a su marido y otra gente porque saben cosas y porque es muy mala, y además inculpa a Catwoman, quién debido a esto se ve perseguida por su propio novio, el poli, el único de la ciudad al parecer, que necesita como 2000 evidencias para enterarse de que su chica y Catwoman son la misma persona. Y encierra a la justiciera porque el tío tiene más honor que el Capitán América y Ned Stark juntos, pero ella se escapa, porque entre los barrotes de la celda cabe un autobús, y va al enfrentamiento final con la villana, que como se embadurna todas las noches con el potingue ese, pues es invencible o algo. Ah, ahí también está el poli, con intención de detener a la mala porque se ha dado cuenta, el hombre, cortito él, de que este caso, y ya de paso la trama, carece de sentido. El caso es que el final la mala muere, Catwoman deja al novio por cuestiones morales que los guionistas no nos explican hasta los 10 últimos segundos de peli, y esta tortura acaba. Os dejo que cojáis aire y lo asimiléis mientras yo voy a llorar frente al espejo.



...............................................



Ya. No me puedo olvidar de ciertos detallitos que terminan de arruinar esta chorrada. Me gustaría centrarme principalmente en la dualidad moral que comentaba antes, y que no podría haberse hecho peor, simplemente. Más que nada porque no existe dicha dualidad. Todas las cosas malas de las que acusan a Catwoman son falsas, y además devuelve las únicas joyas que roba en toda la peli. Sí sí, las devuelve. Así que esta Catwoman, por mucho que lo niegue en el discursito del final, es buena. No hay oscuridad por ningún lado. Ah bueno, espera, de vez en cuando le dan arrebatos en los que les canta las cuarenta a las personas que la han humillado "en su anterior vida" antes de la transformación. Pero esto, queridos guionistas, no es ser mala, es tener dignidad. Ah, y lo peor es que, cada vez que le dan estos arrebatos, no es ella la que dice esas cosas, sino su "otra personalidad". En resumen: No hay dualidad moral alguna, en su lugar tenemos a una chica trastornada que a veces es buena, y otras... También, pero con un poco más de huevos. Sublime.
También hay que señalar escenas tan sumamente innecesarias y vergonzosas como el partido de baloncesto (fue a partir de aquí donde empecé a sentir náuseas), o el rescate en la noria. Y como pasar por alto esos momentos en los que la prota hace cosas de gato. Imaginad que después de ser picado por la araña, a Peter Parker le da por comer moscas. Pues así de ridículo.

Poco más hay que decir. Las escenas de acción están rodadas con el culo, Halle Berry está lamentable, sobreactuadísima y artificial, y Sharone Stone, la patética villana... Bueno, digamos que casi puedo oírla pensar "Lo que hay que hacer por dinero..."

Y ya está. Terrible cinta, a la que regalo medio punto por ese detalle del cambio de nombre. Lamentable.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...