Buscar este blog

sábado, 11 de noviembre de 2017

¡ACTUALIZADO! Saga: Capítulo uno... y nada más


Os dije que necesitaba hablaros en profundidad de esta serie. Ay, 'Saga'. Ya es una de "mis cosas". Ha entrado en el grupo de obras que, básicamente, me obsesionan. Así que no solo necesito que conste en el blog y compartirlo con vosotros, a ver si logro engancharos, sino que quiero escribir mucho al respecto por puro placer y ganas de analizar a fondo. Así pues, lo que iba a ser una reseña general se convirtió en una reseña por cada tres tomos (pues forman lo que podríamos llamar una temporada de una serie televisiva), y eso a su vez se ha convertido en mi planteamiento final: una reseña por tomo (o arco argumental, volumen, capítulo, como queráis). Al fin y al cabo, en Estados Unidos la serie se publica marcando muy claramente cada arco, parando durante unos meses tras finalizar uno, y en España esa estructura es más clara si cabe con nuestro formato tomo, el único en el que se publica aquí. Comentar en detalle cada arco es lo ideal, vaya. En España hay siete, de momento. Así que voy a estar hablando de la serie con más regularidad de la que pensaba. Todo son ventajas.
Conviene aclarar que yo ya he leído todo lo disponible... incluso en Estados Unidos. No he leído más porque no existe más, vaya. Así que para mí estas reseñas supondrán una retrospectiva. Pero tranquilos, no revelaré nada que tenga lugar más allá del tomo en el que estemos. Cada reseña tratará exclusivamente del capítulo que corresponda. Así que venga. Empecemos 'Saga'. Esta primera reseña es SIN SPOILERS importantes.


Esto va a ser un poco difícil. No solo es una serie abierta, sino que sus arcos no son historias más o menos independientes que se pueden analizar por separado. Todo es una única y larguísima historia. Pero es que además este primer capítulo resultará incluso más complicado: tengo que poneros un poco en situación, de momento solo se han asentado las bases, así que no hay demasiado que analizar, y encima en esta primera reseña no quiero revelaros gran cosa, para que empecéis el cómic con ganas y me acompañéis a partir de aquí ya metidos en materia. Que esto, en definitiva, es un poco una introducción.

Así pues, venga, un análisis general, allá vamos: 'Saga' es genial porque... porque lo es y punto.

...

Vale, a ver. Hay obras que simplemente funcionan. No es por una premisa explosiva, o por un enfoque trascendental, o por alardes técnicos, ni siquiera por un estilo muy marcado que resulte atractivo, aunque tengan esas virtudes. A veces es simplemente porque cuentan una buena historia sobre unos buenos personajes de la mejor manera posible. 'Saga' es genial, entre otras cosas, porque no pretende ser más que una historia. Sin darse aires, sin intentar volarte la cabeza. Es solo entretenimiento. Entretenimiento de la mejor calidad, del que te llega, de ese con el que creas un vínculo. Oh, pero eso a nivel formal, el "cómo" cuenta las cosas, porque con el "qué" hay una intención muy clara. Su óptica anti-belicista y pro-diversidad, apoyando el intercambio cultural y la unión entre gente supuestamente diferente marcan el relato desde su misma premisa: nuestros protagonistas son unos desertores fugitivos recién casados pertenecientes a dos razas en guerra y con una hija recién nacida, mestiza. Y por si no quedaba claro, la pareja también es interracial en un sentido puramente humano, sin tener en cuenta las alas y los cuernos. Así que sí, hay un contenido temático claro que iremos desentrañando en sucesivas reseñas conforme vaya adquiriendo capas.

Volviendo al estilo narrativo del cómic, se le etiqueta como una mezcla entre Star Wars y 'Juego de Tronos', y no quisiera caer en un eslogan tan simplista, pero... es más o menos cierto, con matices. De la franquicia galáctica podemos reconocer el ambiente de, en fin, guerra estelar, un universo entre la fantasía y la ciencia-ficción llena de criaturas variopintas, y la sencillez y claridad a la hora de contar las cosas que hace que cualquiera pueda engancharse. Y de 'Juego de Tronos' tenemos la ambigüedad moral de varios personajes, la madurez con la que enfoca sus temas, lo salvajemente explícita que es, y la estructura de novela río (aunque sin llegar a las ramificaciones de la obra de George R. R. Martin). Que es una combinación atractiva es obvio, pero para mí la clave es algo propio de 'Saga', y es su elección de abordar un escenario y una temática con potencial para lo épico y lo grandilocuente desde la cercanía, el costumbrismo y la escala pequeña. Es decir: la guerra en sí, o los tejemanejes que la dan forma, nunca son el foco de atención, y la historia nunca va a fijarse en lo trascendental. 'Saga' no empieza en medio de una batalla espacial ni marca una ominosa amenaza en el horizonte. Empieza con nuestra protagonista dando a luz y preguntándole a su marido si se está cagando encima.

Ahí está 'Saga'. En medio de escenarios y conceptos epicotes, su interés está en los momentos humanos. Un enfoque del humor, del drama y de las relaciones costumbrista, cercano y totalmente contemporáneo. Porque por encima de todo, esto va de formar una familia y sacarla adelante en momentos muy jodidos, y los pasos y dificultades para hacerlo son bastante reconocibles incluso en un entorno de space opera. Quiero decir, en esta primera aventura ya se dan situaciones de vida o muerte, pero eso no quita que Hazel, la recién nacida, necesite que le cambien los pañales y demás cuidados.
Brian K. Vaughan se ha convertido en uno de mis autores favoritos porque siempre consigue tenerme metido hasta el fondo en todo lo que cuenta, creando obras que es que parece que se leen solas. Siendo 'Saga' la joya de la corona. Será por ese maravilloso costumbrismo en contraste con lo fantasioso, o por eso que comentaba de contar las cosas sin pretensiones, o porque cada concepto de este universo que introduce mola muchísimo y se siente único, o por un dominio de los recursos dramáticos y humorísticos como solo consiguen los maestros, o porque sus guiones, al menos en lo que llevamos de serie, siempre quedan atados y bien atados. O por lo bien que asienta personajes, universo, premisa y conflictos en este primer capítulo. O quizá por lo más importante: unos personajes, ya bien definidos, cuya psicología y respuestas emocionales son siempre inmediatamente comprensibles. Hablemos de ellos.

Con ese esquema de novela río que señalaba, tenemos de momento tres frentes, además de otro accesorio que engloba toda la narración, que se complementan entre sí. Ya sabéis, en la línea A descubrimos cosas sobre la línea B que afectarán a la línea C. Y eso cuando no se cruzan. Todo forma un conjunto fluido y absorbente, siempre en movimiento y avanzando, siempre creando y liberando tensiones y conflictos o colocando piezas de cara al futuro, y todo descrito con total claridad pero sin machacar nada más de lo necesario.
La línea principal es la de nuestros padres primerizos, Marko y Alana, a quienes es imposible no querer desde el primer momento. Alana, ingeniosa, valiente, divertida, descarada, con mal pronto y "echá pa' lante". Marko, cauto pero idealista, pacifista pero con un talento para la violencia del que reniega, con una inquebrantable fe en su mujer y unas convicciones muy definidas. Y algo que se nos deja claro bien pronto es que funcionan mejor juntos. Marko necesita el arrojo de Alana y Alana la filosofía y la fuerza moral de Marko. Un excelente dúo protagonista que supondrán en todo momento el anclaje emocional con la serie.

En su busca tenemos a dos personajes, cada uno por su lado y representando de alguna manera a un bando, aunque ambos preferirían dedicar su tiempo a otras cosas. Por una parte está el Príncipe Robot IV, recién llegado de la guerra, con estrés postraumático, un poco hasta los huevos de todo y que solo quiere terminar el trabajo para poder formar una familia. Es posible que sea el personaje que más disfruto de la serie. De momento al seguir su investigación hemos descubierto el libro, aparentemente inofensivo, que ha llevado a Marko y Alana a ser como son. Próximamente se nos darán más detalles al respecto. Oh, este es el príncipe en cuestión.

Sí, hay cosas muy raras en este cómic. Todas maravillosas y sin demasiado sentido. No esperéis muchas explicaciones sobre qué son y cómo funcionan según qué conceptos. Por fortuna, uno nunca necesita esas aclaraciones. Consiguen que aceptes todo inmediatamente. Incluyendo la presencia de Izabel, una niñera fantasma hipster adolescente. Sí.

El tercer camino es el de un asesino a sueldo, llamados autónomos en este universo y aparentemente legales: La Voluntad. Porque los autónomos se llaman como conceptos u objetos. Por qué no.
El caso es que este hombre está un tanto deprimido, no parece muy satisfecho con el mundo y no supera una ruptura. Su vida acabará entrelazada con la del resto de protagonistas, pero por ahora va bastante a lo suyo, regalándonos el momento más impactante y convirtiéndose en el personaje estrella de este primer tomo.

Por último tenemos esa narración accesoria, que es la que nos cuenta en off toda la historia y que es la mismísima Hazel, ya crecida. Es interesante el efecto que crean sus comentarios. Obviamente lo cuenta todo como hechos pasados, pero con una tranquilidad que hace que parezcan anécdotas más o menos normales en vez de trepidantes aventuras. Esto resalta esa sensación de que al final lo importante es la vida familiar que estamos viendo desarrollarse, y crea un nuevo contexto para ciertas escenas. Por otro lado nos deja las reflexiones de alguien que ha vivido todo esto, y no solo me refiero a ella misma, sino a sus padres, que le contarían las aventuras en las que ella era muy pequeña como para recordar. Es interesante, en definitiva, ver unos acontecimientos y al mismo tiempo las conclusiones que los personajes sacaron de ellos años después, en retrospectiva y de forma comprensiblemente abstracta y un tanto desligada de los hechos en cuestión. Porque Hazel no se centra en lo que ya estamos viendo, sino que aporta pensamientos que se la ocurren al respecto. Pero además Vaughan aprovecha este recurso para darnos pistas aquí y allá de cosas que están por venir y que por supuesto logran ponerme de los nervios. En definitiva, Hazel crea un tono y un contexto de recuerdos familiares que choca de forma muy atractiva con la inmediatez y emoción de los acontecimientos.

Poco más que comentar en cuanto a guion sin entrar en detalles. Basta decir que todo queda convenientemente conectado y acaba en un cliffhanger que resume muy bien el espíritu de una serie que en sus primeros pasos ya me impactó, hizo reír y emocionó. Nada más, porque ahora hay que hablar del dibujo, hecho en su totalidad por Fiona Staples.
No me cabe duda de que si el guion da de lleno con tanta facilidad en todo lo que se propone es en gran parte a este maravilloso dibujo. Sumamente expresivo, con una capacidad para narrar excelente y de un estilo visual único que brilla especialmente al ser Staples quien diseña a cada personaje, criatura y nave. 'Saga' interesa nada más ver una página, entra por los ojos como pocas veces me ha pasado. No es casualidad que cada número empiece y acabe con un dibujo a toda página que nos deje inmediatamente enganchados. Sensacional.

Y yo creo que como base, como reseña general, esto ya es suficiente. A partir de aquí pretendo meterme más en profundidad sin reparar en spoilers, así que solo puedo recomendaros una vez más que os enganchéis a esta serie y así poder acompañarme. Os va a encantar, de verdad.

Actualización diciembre 2017: Lo siento amigos, pero me temo que no voy a seguir con las reseñas. El motivo lo sospechaba antes de empezar: me resulta muy difícil analizar "por partes" una serie que se entiende mejor como una historia continua. Debí haberme dado cuenta antes. Es como si hubiese intentado reseñar por separado cada historia de la Patrulla-X de Claremont. En ambos casos hay arcos, sí, pero detenerse en cada uno no permite ver la verdadera evolución de la historia y los personajes. Hay que mirar el conjunto, ese es el estilo de Vaughan.
Además, 'Saga' plantea otra dificultad que también intuía: es una lectura tan fácil, fluida y satisfactoria que mis análisis consistirían en describir cada detalle y decir "jo, qué bueno". Y es que en la mayoría de ocasiones no hay un motivo profundo y complejo para ello. Lo siento, pero lo que dije al inicio de esta reseña ha acabado siendo válido: 'Saga' es genial porque lo es y punto, porque es una serie muy bien hecha en todos sus frentes y ya, no hay nada que explicar. Es obvio. Me alegro, eso sí, de haber sido capaz de hacer una reseña que explique las bondades de la serie a nivel general. Creo que con eso basta.
Me gustaría comentar cada personaje que va apareciendo o los momentos más duros, complejos a nivel emocional o bonitos que ofrece la serie, el constante tira y afloja entre un dramatismo cruel y realista y una emotividad que siempre recompensa al lector justo a tiempo. Pero es que eso no basta para reseñar cada tomo. Sencillamente no lo veo viable para mí. Así que este post sin spoilers es lo único que puedo ofrecer. Espero que haya sido bastante para invitaros a leer la serie.

1 comentario:

  1. Jo, que pena. Pero sí, estoy muy de acuerdo contigo en que es muy difícil de reseñar. Al menos a mí me lo parece, claro que siempre lo achaco a que se me da peor reseñar comics)

    ResponderEliminar

COMENTARIOS BLOQUEADOS.

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...