Buscar este blog

lunes, 14 de julio de 2014

Diario Disney 34: 'El Jorobado de Notre Dame'


Ya señalé en el anterior Diario que me desconcierta que 'Clásicos' que parecen gustar a todos no estén considerados "de los grandes", y este es el caso más extremo. En mi entorno, tanto real como virtual, solo sé de UNA persona a la que no le gusta esta cinta. El resto no solo la considera buena, si no que la coloca sin dudar entre sus favoritas. Y sin embargo no pasa de la mitad de la tabla en la mayoría de ránkings que se ven por ahí. Bah, no sirve de nada darle vueltas, solo consigo cabrearme. Lo importante es que este 'Clásico', mi favorito de niño, no sale ni a tiros de mi top 5 (cabe aclarar que en mi top 5 ya hay como 7 pelis... debería solucionar ese asunto).
No es que pueda decir que sea perfecta, pero me gusta tanto como las más grandes joyas de su década, e incluso más en según qué aspectos muy concretos. Supongo que es justo decir que estamos ante un film algo irregular y desequilibrado. Al fin y al cabo, es la primera gran película de los noventa en la que se puede afirmar que sobra una escena entera. Me refiero, claro está, a la canción de las Gárgolas. Sobra porque rompe el crescendo dramático de la peli. Sobra porque nos machaca de forma innecesaria cosas que estaban muy claras. Sobra porque no tiene gracia. Y sobra porque... porque es mala. Y ya está. Sí, sí, siempre estamos cebándonos con las Gárgolas, pero su excesiva presencia en la peli es lo que impide que me parezca redonda de verdad. Hay que tratar cuidadosamente a los secundarios cómicos. Timón y Pumba podrían haber desentonado en un drama épico como 'EL REY LEÓN', pero tenían una función necesaria, entidad propia, y lo más importante, sabían cuando retirarse. Aquí, el concepto de chistosos amigos imaginarios de Quasimodo podría haber funcionado en una película tan oscura, dramática y adulta como esta, pero es que no tienen una conexión sólida con los personajes o la historia y están hasta en la sopa, maldita sea. Tenemos a Quasi en una escena preciosa y muy íntima cantando lo que siente por Esmeralda y ellos no dejan de chupar cámara. Mal, joder, mal.
Nunca un punto negativo que, seamos sinceros, en realidad es fácilmente perdonable, había molestado tanto. Porque lo demás, tenga mucho reconocimiento o no, es de lo mejor que ha hecho Disney. Y no porque se atreva a tocar temas profundos y adultos, si no porque lo hace bien, lo hace creíble y auténtico. A lo grande, con épica y grandilocuencia, al más puro estilo Disney. Y ajustándose a una historia sobre las injusticias, el abuso de poder, la hipocresía, la dignidad humana, y sobre el Mal, pero el Mal de verdad, el que existe, el que hace daño a nuestra sociedad. Esto lo representa Frollo, rival directo de Scar como mejor villano de Disney y el personaje que establece el tono y el trasfondo de la película. Un hombre malvado que no sabe que lo es, alguien consumido por un deseo irrefrenable hacia una mujer que representa todo lo que odia y que buscando su salvación espiritual bajará (literalmente) a los Infiernos y arrastrará a París con él. Nada de esto se trata de forma superficial o infantil, si no que se lleva hasta las últimas consecuencias y resulta sumamente apasionante.
Me fascina como todo esto ocurre en tan solo dos días, pues es de esas veces en las que el tiempo transcurrido se siente real, haciendo que la dramática cadena de acontecimientos resulte más grandiosa.
Y todo empieza cuando los tres protagonistas masculinos conocen a LA MUJER. Aaay, Esmeralda... ya he escrito anteriormente todo lo posible sobre como Disney necesitaba crear a la chica más hermosa, sensual y en definitiva irresistible de su filmografía... y lo consigue. Al fin y al cabo, ella los transforma a los tres. Para Quasimodo, uno de los protagonistas más tiernos que ha dado la animación y un fascinante contrapunto al villano, es un ángel que poco a poco lo sacará de su inocencia, siendo ese impresionante momento en el que se desencadena (toma simbolismo) para salvarla de la hoguera el punto culminante de su evolución. Para Frollo, que la ve como un demonio, ya he comentado lo que significa. Y para Febo es... lo que es: una chica preciosa y estupenda por la que vale la pena cambiar de bando. Cada uno ve en ella un reflejo de sí mismo, e incluso el momento en el que la conocen es significativo: Cuando Quasi tiene el primer contacto real con ella parece una aparición, y la iluminación hace que casi se vea un halo celestial. Cuando la conoce Frollo, ella viste de rojo, baila y es provocativa hasta decir basta (ejem). Y Febo la conoce como una gitana normal y corriente ganándose la vida.
Lo cierto es que tanto símbolo no serviría de nada si las relaciones no fuesen sólidas, y afortunadamente sí lo son. La dulce amistad entre Esmeralda y Quasimodo. El inocente amor de él hacia ella. El romance entre ella y Febo, primera relación amorosa de Disney, creo, desarrollada entre dos adultos hechos y derechos, y se nota. La rivalidad convertida en amistad entre el soldado y Quasi. Y por supuesto, la aterradora relación de todos ellos por su cuenta con Frollo. Todo llega al espectador, todo se siente real, natural y tratado de forma adulta.
Hay más virtudes. La escala y dirección de la peli es impresionante, con planos y escenas que dan una sensación de grandeza que deja sin habla. Y es que además el apartado técnico y visual alcanza la perfección, lo afirmo sin dudar. La banda sonora es, atención, la mejor de Alan Menken, e irónicamente no le dieron el Oscar por una razón muy simple: A lo largo de cuatro ceremonias anteriores ya le habían dado ocho entre música y canciones, así que había que cerrar el grifo. Ocasión errónea para hacerlo. Más allá de un espectacular score (¡Esos coros!), destacan la impactante canción de Frollo y la de Esmeralda, de las más emotivas y profundas de Disney, y una maravillosa forma de perfilar al personaje. Esto dejando a un lado la del prólogo, claro. Un magistral arranque que se coloca entre los mejores, si no el mejor, de la productora. Ah, el clímax también es de los mejores.
¿Veis? todo es de lo mejor, así que no solo le perdono sus pequeñas pero molestas imperfecciones, si no que estas hacen que la peli me resulte incluso más fascinante.
Digan lo que digan, un grandísimo 'Clásico', tanto como el trío que se formó entre el 91 y el 94, o casi. Muy infravalorado y de mis favoritos, como indica la longitud del post. Tras este, Disney dejó de hacer pelis épicas, maduras, dramáticas y grandilocuentes, pues ya llevaba tres seguidas y solo la primera fue un verdadero éxito, quedándose la segunda a medias y siendo esta tercera demasiado oscura para causar furor, por muy buenas críticas que recibiese y recaudase una cifra nada desdeñable. ¿Solución? Llamar a Musker y Clements para que desatasen su humor y mala leche como nunca antes.

8 comentarios:

  1. Desde chico ya me encantaba y hoy sigue siendo de mis favoritas. Acá Disney si que pone toda la carne en el asador, realmente sublime.

    ResponderEliminar
  2. Completamente de acuerdo con lo que dices,el ritmo de la película es brutal(toto un poco como dices por el momento gárgolas,sus personajes están perfectamente definidos(nunca había pensado en lo de Esmeralda como catalizador de los personajes masculinos) y sobretodo, en lo técnico y visual es IMPRESIONANTE, con esa cojonuda canción de Frollo sobre Esmeralda y ese epiquísmo climax final,cada vez que veo el momento en el que Quasimodo rescata a Esmeralda de las llamas y trepa por la catedral mientras grita "¡Santuario¡se me ponen los pelos de punta. De mis favoritas de Disney sin duda alguna

    ResponderEliminar
  3. Bueno... aunque durante un tiempo esta película fue una de mis favoritas, debo decir que con el tiempo ha perdido muchísimo para mí. Sigo alabando y reconociendo sus virtudes, que no hay duda de que las tiene, pero la verdad es que cada vez me chirrían más detalles acerca de ella.

    La banda sonora es verdaderamente espectacular (en mi opinión es el punto fuerte de la película), hay escenas que quitan el hipo y algunos personajes como Frollo o Esmeralda están muy bien perfilados. Pero precisamente eso que comentas sobre el papel de Esmeralda en la historia es algo que cada vez me molesta más, aunque esto es cuestión de gustos; yo es que odio estas historias que giran alrededor de una "chica premio" que todos se quieren ligar, ¿es que no hay más mujeres en el mundo para enamorarse? xD, en fin, aparte su romance con Sosofebo me parece forzadísimo. Resumiendo, que si quisiera ver líos de faldas me pondría una telenovela, no un clásico Disney. Pero bueno, entiendo que a quienes este tipo de tramas no les molesten tanto como a mí pueda atraerles más la historia.

    Sinceramente sí que estoy un poco del lado de que llevar este relato a la pantalla fue un tanto pretencioso, y más cuando la última película del estudio había sido Pocahontas. Y aunque Disney es el rey de las adaptaciones inventadas, no es lo mismo cambiar detalles de un cuento de hadas (que para algo son cultura popular y siempre han cambiado según quién los cuente) que alterar de esta forma una novela de Víctor Hugo... no es que quiera sonar como una pureta repelente, sobre todo porque ni siquiera me he leído el libro, pero conozco la historia y los cambios que hicieron me parecen demasiado cantosos.

    Es como si decidieran adaptar Hamlet y lo convirtieran en un musical con secundarios cómicos donde (casi) todos los personajes sobreviven y hay final feliz... Cosa que hicieron, pero al menos tuvieron la decencia de contarlo con leones y dándole un título totalmente diferente para no confundir al espectador xD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad, de entre todas las adaptaciones de la novela, y hay unas cuantas, solo una es razonablemente fiel, por lo que he investigado. ¡Si hasta hay una anterior a esta que también acaba felizmente! Vamos, que tampoco es un pecado lo que hace Disney.

      Eliminar
    2. También puede ser... yo es que, pese a lo que pueda parecer por mi quejicoso comentario, realmente las únicas adaptaciones que he visto son ésta de Disney y el musical francés (el cual tengo entendido que también es "imaginativo", por decirlo de alguna forma xD, pero más fiel que el Jorobado).

      En realidad no me molestan tanto los cambios a una historia para hacerla más cinematográfica, si así fuera tendría que echar pestes sobre varias de mis películas favoritas xD. Pero creo que se nota mucho cuando los artistas se encuentran incómodos haciendo una adaptación de una obra que les queda demasiado grande, o de la que no quieren tocar ciertos aspectos. Hay partes que se notan forzadas y poco creíbles.

      Eso sí, aunque resalte tantas cosas negativas no niego que es una película que disfruto bastante y de la que me encantan varias cosas, no le tengo tirria ni nada de eso. Pero me gusta menos de lo que me gustó en su momento.

      Eliminar
    3. Sí oye, te entiendo, a todos se nos han caído un poco algunas películas.
      Y sí, los cambios realizados son porque no pueden permitirse ser fieles y no por otra cosa, y a veces se nota. Pero a parte de algún momentillo que no acaba de encajar (Gárgolas a parte), creo que como peli funciona maravillosamente.

      Eliminar
  4. La tengo pendiente desde hace mucho tiempo, creo que debe ser una de las pocas de Disney que me quedan por ver, y eso que me la han recomendado muchísimo

    ResponderEliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...