Buscar este blog

jueves, 10 de julio de 2014

Diario Disney 32: 'EL REY LEÓN'


Es curioso que, habiendo 'Clásicos' magistrales que definen a la perfección la "magia Disney", sea precisamente este el más taquillero y mi favorito absoluto. Porque 'EL REY LEÓN' se desmarca, no sigue la exitosa fórmula de los 'Clásicos' más recientes, ni tiene ese enfoque de "fantasía y diversión" que se adjudica a la productora, en ocasiones erróneamente. Porque sí tiene mucho en común con la espléndida 'Bambi', lo cual es señal inequívoca de que a lo largo de su historia Disney ha abarcado muchos estilos. El caso es que con esta cinta, Disney parece usar todas las herramientas perfeccionadas con el pasar de los años y los peliculones para hacer algo mucho más grande, serio, dramático y trascendental. Algo que se podría haber quedado en la mera ambición, pero que sin embargo triunfa en todos los sentidos. 'EL REY LEÓN' ya no fue solo una joya animada. Logró ser esa peli épica y grandiosa que surge cada cierto tiempo y que TODOS van a ver al cine. Pero las razones que la convierten en un icono de la cultura popular y el film de animación más taquillero de la historia (ajustando inflación y sin contar el añadido del 3D con el que cuentan otras) no se debe tanto a una extraordinaria campaña de marketing como al hecho de que Disney... bueno, le echó huevos y salió airosa, como ya he apuntado. Desafió al público y este respondió. Y queda ilustrado simplemente atendiendo a como se construye el personaje principal. Simba es el único personaje de Disney que no solo evoluciona, si no que crece, madura, sus sentimientos y psicología cambian a lo largo del film. Nos presentan a un cachorro con unas motivaciones y un perfil marcados, y a continuación lo destrozan. Y al crecer tiene un grave problema de autoestima y ya no quiere lo que quería, tiene miedo de la responsabilidad que conlleva, una responsabilidad que le obligaría a lidiar con un doloroso trauma. Simba es el único personaje de Disney que está... jodido. Jodido de verdad. Que necesitaría ir al psicólogo, vaya. Y que su lección moral va más allá de una moraleja de cuento: Niños, la vida es muy puta. Os van a pasar cosas malas. Pero el dolor del pasado no puede impediros ser lo que sois ni cumplir con vuestro deber. Sed valientes y tirad pa' lante. E incluso cuando nuestro héroe aprende esto y toma la decisión correcta, el resto no es un camino de rosas.
Y nos cuentan todo eso sin simplificarlo ni tomando por tontos a los críos, y sí de forma sofisticada, con una economía narrativa ejemplar y haciendo que cada diálogo o breve momento cuente. Tomemos como ejemplo la escena en la que Mufasa riñe a Simba. No es solo una lección para el protagonista en un momento y bajo unas circunstancias muy concretos. Lo de "ser valiente no significa buscarse problemas" y "hasta los reyes sienten miedo" tiene un impacto enorme cuando Simba es adulto. El tratamiento del valor, el sacrificio y la responsabilidad que se hace a través de Simba lo convierten irremediablemente en mi héroe Disney favorito, perfilado con una humanidad y realismo inauditos que se extienden al resto de personajes. El maravilloso y mítico Mufasa, definido, atención, en un solo plano (se trata de su primer primer plano, de hecho), y cuya muerte es sin duda una de las secuencias más espectaculares, intensas y crueles que ha hecho Disney. Scar, dotado de una dualidad fascinante que lo convierte en un personaje aterrador e insuperablemente malvado, de los pocos villanos que a la mitad de la peli logran ganar, y a la vez en alguien que una vez obtenida la victoria se revela como un ser patético, cobarde, inseguro y miserable. Y aún así conserva un poder aplastante: La capacidad de manipular a Simba. Me parece brillante que la terrible mentira que le cuenta al protagonista solo la conozca él, pues, irónicamente, es precisamente el único que puede revelar la verdad y desencadenar así la batalla final y darle a Simba la fuerza que necesitaba en un momento crítico.
Debo mencionar también a personajes más secundarios. Rafiki es de los que salen poco y sin embargo captan toda la atención. Simplemente asimilamos su sabiduría tan profundamente que cuando llora o ríe sabemos que estamos ante un momento importante de verdad, para bien o para mal.
Nala también me interesa mucho. Más que nada porque esta vez la subtrama romántica es eso, una subtrama, no el núcleo del film. Esto se aprovecha para crear una relación como no hemos visto hasta ahora, no tan enfocada en el cómo Simba y Nala se enamoran, si no en porqué lo hacen y qué significa eso para ambos. Dos amigos de la infancia que se reencuentran milagrosamente años después en un momento en el que ambos tienen problemones muy serios, que se empiezan a ver de otra forma tras el reencuentro y que descubren el uno en el otro un oasis de paz y felicidad. ¡Y esto es solo una subtrama!
El tratamiento de los personajes y sus relaciones desprenden una veracidad que nunca había visto en Disney y que no volvería a ver en la animación occidental hasta 'Los Increíbles'. Uno escucha ciertos diálogos y no parecen propios de un film animado para todos los públicos. Y es que me resulta llamativo que estemos ante una cinta de Disney tan estructurada en torno a las conversaciones.
Los que sí son más propios del cine de animación convencional son Timón y Pumba, pero aún así se realiza un movimiento arriesgado con ellos: No aparecen hasta bien entrada la peli, lo cual puede provocar que no encajen del todo en ella. Por contra, resultan totalmente necesarios para el personaje de Simba y para lo que la peli quiere contar. Simbolizan la vida despreocupada y fugitiva a la que Simba se aferra. ¿No es simbólico que la primera vez que vemos a Nala (que representa el pasado y el deber de Simba) como adulta sea en una secuencia en la que pretende cazar a Pumba? Una representación de la lucha interna por la que tendrá que pasar nuestro héroe... ¿Estoy leyendo demasiado entre líneas? Puede. Pero la peli lo admite. Con deciros que cuando Simba supera su crisis de identidad y vuelve a casa dispuesto a recuperar su trono, también veo simbólico que Timón y Pumba lo acompañen, como diciendo que para ser rey Simba no tiene porque renunciar al Hakuna Matata, pues también forma parte de él. Bueno, dejadme con mis cosas.
Voy a ir terminando, pero quiero hacer mención a la ESCALA de la peli. Sabéis que una de los rasgos de Disney que más me gustan es la grandiosidad que llegan a alcanzar sus películas. Y este es uno de los mayores exponentes. ¡Qué planos!  Qué escenarios! ¡Qué colores! ¡Qué movimientos de cámara simulados! ¡QUÉ MÚSICA! La dirección del film me deja sin palabras. Todo está hecho a lo grande. A la escena en la que Simba asciende por la Roca del Rey y ruge me remito, aunque es solo mi ejemplo favorito, hay muchos más.
Bueno, ya no puedo decir más de esta Obra Maestra. Solo queda lamentarse porque es la última de Disney. Oh, aún nos queda un puñado de pelis estupendas, pero Obra Maestra, lo que se dice Obra Maestra... pues ya no vamos a ver ninguna. Y lo cierto es que las que me gustan de los años venideros (y algunas me gustan muchísimo) van a ser menos fascinantes de analizar que las más clásicas. Pero bueno, disfrutemos de lo que nos queda. Bajaré un poco el ritmo, eso sí. Hasta ahora he ido a toda hostia porque quería llegar a 'EL REY LEÓN' justo hoy, un día antes de ir a ver el musical homónimo a Madrid (YEEEEEAAAAAHHH BABY!!!). Una vez cumplido el objetivo, relax ante los 21 'Clásicos' que nos quedan, que ocuparan el espacio habitual, lejos de los tochacos que han requerido mis 4 favoritos.

20 comentarios:

  1. Pues El Jorobado de Notre Dame... joder, El Jorobado de Notre Dame es mucha tela.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Pero no es una Obra Maestra ni en el sentido de perfección ni en el de ser un referente para las que vengan después. Es "solo" un peliculón.

      Eliminar
  2. Y sobre tu crítica... ¿se puede decir algo en contra?

    Yo creo que no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y podría hacer otra igual de larga, igual de buena, y comentando otras cosas. A mí no me mires, es cosa de la peli.

      Eliminar
  3. Al recordar la peli a través de tus palabras, se me pone el pelo de punta, cuando pasa eso, es porque la película ha trascendido para ti, y El Rey León es una película que me toca muchísimo. Es una película que no hace falta que vuelva a ver, porque cada fotograma, cada diálogo está grabado en mi memoria. Otro aplauso que recibes de mi parte, ala, estarás contento no?

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado la critica, y has planteado unas cuantas ideas interesantes en las que no habia pensado.

    Una cosa ¿has visto la "critica"de confused matthew del rey leon?
    Tiene bastante "renombre" en internet.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conozco, pero no tengo interés en verla.

      Eliminar
  5. Basta solo decir que AMO esta película y que tu crítica ha estado a la altura de ella. Soberbio trabajo

    ResponderEliminar
  6. es la pelicula. aquella que hay que enseñar al tipico listillo que menosprecia la animacion. no se puede añadir mas.

    ResponderEliminar
  7. Muy buen resumen de lo maravillosa que es esta peli. Es gigantesca, epica, emotiva y mucho mucho más. De las mejores de Disney, no creo que haya duda con eso. ¿Reseñaras las secuelas? xD No las he visto pero me gustaria saber que piensas de ellas. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Prefiero ignorar las secuelas cutres de los 'Clásicos Disney' todo lo que pueda. 'El Rey León 2' es, eso sí, de las más aceptables. Aun así, la odio. XD

      Eliminar
  8. Fantástica crítica en la que se nota tu pasión por éste clásico. No era mi preferida cuando era crío, pero ahora no puedo más que rendirme ante lo bien construida que está. Comprendo porqué es tu favorita. El viaje de Simba, toda esa trama de huir del dolor para finalmente asumir tus responsabilidades es muy emotiva. Además, es el clásico con mayor número de escenas memorables por minuto (el comienzo, el cementerio de elefantes, la estampida, la selva... Una detrás de otra) gracias a una paleta de colores exquisita, una música épica y, por supuesto, a unos personajes llenos de vida.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que digas lo de las escenas memorables. Precisamente el otro día comprobé que se puede parar la peli en momentos aleatorios y siempre se cae en un momentazo.

      Eliminar
  9. Wola! :) Voy a escribir en las últimas entradas también, que para algo son algunas de mis películas Disney favoritas y me apetece comentarlas, pero quería hacer mención especial aquí porque me ha encantado tu reseña... Me han llamado la atención muchas cosas que dices, y que me han hecho apreciar aún más lo maravilloso que es este clásico. Las lecturas entre líneas son muy bienvenidas cuando vienen a cuento y no son producto de lo que una mente fan compulsiva quiere ver (es que hace poco he leído por ahí teorías hechas por fans de Frozen que me han dejado k.o. xDDD), así que ciertamente lo que comentas aporta una perspectiva muy interesante, me ha gustado mucho =)

    Y sobra decir que amo esta película, que me quiero casar con Hans Zimmer y que Rafiki es uno de los personajes que más molan en la historia del cine de animación =D

    ¡Saludos!

    P.D. Por cierto, espero que hayas disfrutado en el musical, yo fui a verlo hace unos años y me quedé boquiabierta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las teorías y fanfics de 'FROZEN' son de lo más ridículo que hay. Coño, que la peli no da para tanto...XD

      El musical me encantó, por supuesto. Un gran espectáculo y una adaptación inmejorable. De hecho, casi querría que "Nuestro Hogar" y "Están en ti/Él vive en ti" formasen parte de la peli.

      Eliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...