Buscar este blog

domingo, 6 de julio de 2014

Diario Disney 28: 'La Sirenita'


En el Diario 12, dedicado a 'La Cenicienta', admiraba su modernidad y señalaba que no distaba mucho en cuanto a estructura y desarrollo de lo que veríamos décadas después en este rompedor 'Clásico' 28. Y... bueno, creo que hablé antes de tiempo. Oh, sigo alabando lo revolucionaria que fue aquella en su día, pero es que 'La Sirenita', tras 20 años de mediocridad y desorientación con, eso sí, algún chispazo de calidad incontestable, rompe la filmografía de Disney, haciendo algo con el sabor de las de antes pero de una forma fresca y revolucionaria. Ya sabéis que adoro este 'Clásico' y que se encuentra en mi top 5, así que me resulta difícil encontrar algo nuevo que decir. Comentar el salto que supuso en todos los aspectos con respecto a sus predecesoras es absurdo porque la reinvención es total. Disney volvía a empezar desde 0, prácticamente. Olvidaos de ritmos irregulares, personajes a medio formar o una falta de potencia narrativa que ya parecía ser lo normal. Imágenes y momentos tan concretos como el precioso plano a contraluz que muestra a Ariel saliendo por primera vez del agua como humana o el instante en el que vuelve a cantar su canción sobre una roca tras haber conocido a Eric mientras las olas rompen a su espalda son solo muestras de esa potencia y grandiosidad tan añoradas y que no harían más que crecer durante los próximos años.
Pero lo que de verdad me interesa desentrañar es qué diferencia a 'La Sirenita' de los tres cuentos de princesas que la preceden. Y creo que la clave está en que por primera vez Disney enfoca el cuento como si estuviese protagonizado por personajes reales, humanos. Si os fijáis, esta cinta ya no comienza con el clásico plano de un libro abriéndose. Ya no se trata de trasladar los esquemas de los cuentos al cine. Se trata de hacer cine. Basado en un cuento, pero cine, permitiendo que los personajes y sus relaciones se expandan más allá de su rol en el cuento. No es que Ariel sea más compleja que Cenicienta (aún hay mucho camino por recorrer en la construcción y evolución de estos personajes), y sin embargo, la diferencia entre ellas es abismal. Ya con el aspecto de "chica Disney" típico que permanece hasta el presente (la clave está en los ojos), Ariel es mucho más cercana, expresiva y humana que cualquier protagonista femenina vista hasta entonces. El film, gracias a que la animación, por fin, vuelve a ser ESPECTACULAR, deja que Ariel se abra ante nosotros y así podamos sentir que cobra vida. Sin duda hemos visto personajes estupendos hasta ahora, pero esa sensación plenamente asentada hoy en día que nos dice que en la mirada de un personaje animado puede haber más humanidad que en la de muchos actores llegó con la adorable y preciosa Ariel.
Incluso el romance resulta más creíble de lo acostumbrado hasta entonces en el género. Hay más contacto, química, miraditas. Sí, sí, se enamoran y se casan en tres días, bla bla bla, decid lo que queráis, pero esta vez me lo creo. Y eso que Eric no es gran cosa, pero esa brillante forma de jugar con la voz de Ariel hace que la relación entre ambos enganche. Ya sabéis a que me refiero: ella vende su voz, la voz es precisamente con lo que Eric reconocería a la chica que lo salvó y de la que se quedó prendado, como Ariel está muda cree que no es ella pero sí lo es... todo eso. Y funciona con la precisión de un reloj. Resulta imposible no implicarse. Y es una muestra de que Disney empezaba a cuadrar mucho mejor sus guiones.
Pocos apuntes me quedan por hacer. Las canciones ya no son solo eso, si no auténticos números musicales. Y hablar de su calidad no tiene sentido a estas alturas: a todos nos encantan. Y por la misma razón no veo motivo para hablar de la genial Úrsula.
Sí me gustaría reivindicar una vez más a Sebastián, que ha acabado convirtiéndose en mi secundario cómico favorito. Y es que se comenta poco lo desternillante que puede llegar a ser el film, especialmente desde el momento en que Ariel es humana (es a partir de entonces cuando ella logra conquistarme del todo, por cierto).
En fin, al final he dicho muchas cosas. Bueno, termino ya. Joya imprescindible e importantísima que salvó a la productora y que inauguró un estilo que permitiría la creación de tres titanes consecutivos, un trío en el que se encuentra la mejor película animada jamás hecha según el redactor de este blog.
Pero hay que hacer los deberes, y antes de eso toca la secuela de 'Los Rescatadores'. Yupi.

8 comentarios:

  1. Me han entrado muchas ganas de ver La Sirenita tras leer esto. A ver si la veo. No tengo nada que comentar, ya te dije que la tengo bastante olvidada.
    Por que pones las imágenes de esta peli y de El Libro de la Selva en grande? Es porque son de tus favoritas?

    Logan

    ResponderEliminar
  2. Poco más se puede decir =) La Sirenita, además de ser revolucionaria en su momento, es una película que realmente es clásico por derecho propio (y no por márketing, como Disney pretende encasquetarnos todos sus largometrajes animados xD), y aunque a día de hoy no soy ciega a sus defectos, sigue siendo una de las películas que mejor han envejecido para mí, y también de mis favoritas, porque no pierde un ápice de su encanto.

    Y sobre Sebastián, creo que es uno de los mejores secundarios precisamente porque tiene una relación creíble con la protagonista y, sobre todo, nace de una verdadera necesidad de la historia... no como en otras películas posteriores, en las que casi puedes oír pensar a los guionistas: "¿Qué dos secundarios cómicos metemos esta vez?"

    ¡Muy buena reseña! :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El tema de los secundarios cómicos es una mina. Pocos logran hacerte pensar "sí, necesito a este personaje en la peli. Forma parte de ella de una forma tan natural que no lo puedo separar". Por supuesto, Sebastián sí lo consigue.

      Eliminar
  3. Creo que se merecía una mención como secundario cómico de gran calidad la gaviota Scuttle, a mí siempre me encantó este personaje, porque aparte de hacer que me descojonase con lo alocado que es, al final fue el que acabó resolviendo todo el entuerto con valentía; descubrió que Úrsula era la que se iba a casar con Eric, y además le arrancó la caracola del cuello que hizo que Ariel recuperase su voz, ¡gran personaje Scuttle muy infravalorado en mi opinión!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, pero creo que ya lo mencioné en la primera crítica que hice de la peli, y tampoco quería repetirme demasiado.

      Eliminar
  4. Muy buena película, para la época. Rompió totalmente el "molde" Disney de esa época y asfalto el camino para lo que vendría después. Ahora... como me desilusiono su continuación!!! Al fin una princesa que se convertía en madre... y tan poco presupuesto gastada en la película. El guion podremos discutir, pero el ver ese manchon azul en vez de esa imagen dinámica que era el mar... los cambios y movimientos de cámara de la primera película reemplazada por ese soso plano fijo. Que manera de desaprovechar una muy buena idea...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he visto ni veré la secuelas. Ninguna de las secuelas Disney directas a vídeo cuentan para mí. Son productos de serie B sacacuartos.

      Eliminar

Cada vez que no dejas un comentario, Ross y Rachel se toman un descanso, el Joker dispara a Barbara Gordon, y Jules recita el pasaje bíblico que tiene memorizado. Avisado/a estás.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...