Buscar este blog

sábado, 28 de abril de 2012

Críticas de cine: 'Los Vengadores', de Joss Whedon

Actualización mayo 2015: ¡Ffiuuu! 3 años han pasado ya, madre mía. Y el caso es que la peli me sigue gustando tanto como el primer día. Pero en Zona Zhero he hecho una crítica nueva bastante mejor escrita y razonada. Podéis leerla pinchando aquí.


Mini-crítica sin spoilers: Batman es Batman. Él juega en otra liga, y la versión de Nolan más aún. Es otro rollo, que poco o nada tiene que ver con el cine superheróico. Quizá resulte extraño empezar mi crítica así, pero me veo obligado a ello para evitar absurdas, inútiles e injustas comparaciones, sobretodo después de lo que voy a soltar ahora: 'Los Vengadores' es la mejor película de superhéroes jamás hecha. Una lección magistral de lo que todas estas pelis deberían ser: Emocionante, espectacular, épica, divertida, con grandes personajes, grandes diálogos, hecha con sumo respeto a las viñetas pero sin olvidarse de que esto es cine. Una película con ese Sense of Wonder que poseía el Superman de Richard Donner, y que tanto se echaba de menos, multiplicado por mil. La magia del cine y de los cómics en una fusión colosal. ¿Tiene fallos? Seguramente, pero no me apetece buscárselos. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Hay que reconocer que este era un proyecto muy difícil de llevar a cabo. Ya se habían hecho otras cintas de superequipos anteriormente (ahí tenemos a los X-Men), pero, al formar parte todos los personajes de una misma "familia" por así decirlo, los cineastas se podían permitir el lujo de centrar el protagonismo en dos o tres de los héroes, y hacer que el resto sirviesen de apoyo. En esta ocasión, esa no era una opción. Es un equipo formado por, al menos, cuatro pesos pesados, y no son los únicos integrantes. Otro problema se presentaba al observar la naturaleza de los personajes, y aquí hablamos tanto de sus poderes como de su personalidad: ¿Acaso esta gente tiene algo en común? Hacerlos encajar era una tarea delicada. Y para colmo, estaba el problema de las expectativas: Son los Vengadores. Su peli no podía ser una más. Sí, definitivamente esto tenía muchas papeletas para ser decepcionante, o, directamente, un asco.

Pero Marvel eligió a Joss Whedon como director. Y lo más importante, le dejó reescribir el guion. Está claro que no es una superestrella, pero se ha ganado el respeto y el cariño de los frikis, ya sea con sus trabajos para la pequeña pantalla o con los cómics que ha escrito. Whedon es como nosotros, le gusta lo que a nosotros. Y conforme pasaban los meses y salían a la luz declaraciones, se hacía más y más evidente que este hombre tenía la clave. Podía hacerlo.

Y vaya si ha podido. Francamente, no sabría explicar como ha solventado los desafíos que apuntaba antes, pero si puedo asegurar que ha hecho que lo difícil parezca fácil.
Whedon pisa el acelerador desde el minuto uno, pues presupone que el espectador ha visto las películas individuales de cada uno y las recuerda, por lo que nos evita tener que  presenciar como nos recuerdan algo que ya sabemos. Así, con un adrenalítico prólogo, nos presenta de forma directa, clara y contundente la grave amenaza a la que nuestro grupo se deberá enfrentar. A partir de aquí, el ritmo se ralentiza, aunque va acelerando de forma calmada pero constante hasta desembocar en el glorioso final. Pero me estoy adelantando. Dejémoslo en que el tempo de la cinta es perfecto.
Decía que la película se "calmaba" tras el prólogo, y esto es vital para que nuestros héroes sean reclutados y se conozcan. Y se peleen. Y es que las riñas entre los miembros del equipo son casi más importantes que los enfrentamientos con los villanos de turno, y Whedon lo sabe. A base de su fuerte, los diálogos, nos regala un buen puñado de discusiones para el recuerdo, y consigue que los personajes queden mejor definidos que en sus pelis individuales (estos SON  los personajes del cómic, 100% puros y naturales, sin colorantes ni conservantes). Pero no solo hay enfrentamientos verbales, sino también físicos, por lo que las discusiones están intercaladas con escenas de acción espectaculares muy bien resueltas, y que son solo un aperitivo de lo que está por ver. ¿Diálogos cojonudos conviviendo con geniales ensaladas de tortas? Con Whedon es posible. Y desde luego, nada de esto está ahí por estar, todo sirve y hace avanzar la trama. Nada sobra, nada falta.

Pero cuando la peli se convierte en un una pasada total y no deja de serlo hasta el final, es a partir de...

La captura de Loki (tranquis, en breve hablo de él y del resto de personajes). Aquí los conflictos entre los héroes, azuzados por la maligna influencia del Dios de las Mentiras, alcanzan el punto crítico, y, con el ataque al Helitransporte todo se va al traste. La primera escena de acción en la que todos tienen su participación, cada uno por su lado, gracias al montaje, realmente magnífico. En este punto la emoción alcanza el punto máximo, no solo porque este segmento deja momentazos para el recuerdo (en un momentín señalo cuales son mis favoritos de toda la peli), sino porque estamos a las puertas del nacimiento de los Vengadores. No se unen porque sí. Todo tiene una razón de ser, un trasfondo. Y hay un motivo por el que son héroes y no simples agentes superpoderosos de S.H.I.E.L.D. Sin duda, el tratamiento de los personajes por parte de Whedon, las motivaciones que da al equipo, son lo que hacen grande al film.

Además, poco antes de la batalla final, uno siente esa angustia y emoción que solo se siente cuando el director consigue que la amenaza se perciba realmente grave y parece que los héroes tienen las de perder. Sentirse involucrado en la acción, preocuparse por lo que pueda pasarles a nuestros protagonistas. Esa es la clave de las grandes películas de acción y aventuras. Y eso sucede aquí.

Es el momento de comentar LA BATALLA. Pura magia. Durante este grandioso rato, tenía una sonrisa estúpida en la cara, la boca entreabierta, y los ojos como platos. Y no es para menos. Todo desemboca aquí. Las relaciones entre los miembros del equipo, toda la emoción que poco a poco Whedon ha construido... Es aquí dónde alcanzan lo más alto. Olvidaos de los clímax insatisfactorios de las anteriores películas de la franquicia. Es más, olvidaos de cualquier enfrentamiento final de cualquier película del género. Esto está a otro nivel. Más de media hora de pura épica, de acción y espectáculo perfectamente rodado, de diversión en su máxima expresión, y además, con consecuencias para los civiles y la ciudad. Y es que siempre he echado en falta una pelea o batalla donde nosotros, los humanos normales y corrientes, corriésemos peligro, añadiendo, por tanto, mayor presión al superhéroe o superhéroes en cuestión.
Algo que también me ha gustado especialmente es como afecta la batalla a cada Vengador en función de su poder y resistencia. Para Hulk es un juego, pero la Viuda Negra o el Capi acaban agotados. Puede parecer un detalle tonto, pero le añade verosimilitud. En fin, que por todo esto y más, el clímax es una GOZADA.
Y así, con el "ohdiosmioestoeslapollametro" a punto de explotar, terminamos la película, y solo queda aplaudir, aplaudir y aplaudir.

Comentemos otros aspectos de la cinta.
Sin duda, una de las cosas que la engrandecen es que no hay un claro protagonista. Todos tienen su historia,  todos mueven la trama, todos tienen sus momentazos. Da igual quién sea tu favorito, la peli te dará motivos para reafirmarte en tu elección: El Capitán América demostrando que es un líder y estratega nato, Iron Man desprendiendo "molonidad" por los cuatro costados, Thor dejando sin aliento cuando invoca al trueno, Hulk siendo él mismo, o sea, una bestia parda a la que da gusto ver repartir estopa (el Hulk DEFINITIVO), incluso Ojo de Halcón, que dispone de menos minutos de lucimiento, deja claro que se llama Clint por algo, pues es el gran BADASS del grupo. Pero la mayor sorpresa me la he llevado con la Viuda Negra, ya que el bueno de Joss le ha dado un trasfondo y un desarrollo francamente cojonudos a la que en 'Iron Man 2' era un simple florero. Entre eso y el morbazo habitual de Scarlett Johansson, es difícil no acabar adorándola.
En cuanto a Loki, se confirma como el gran villano que ya intuíamos en 'Thor', ya que nos encontramos ante un desquiciado tirano, realmente cruel, manipulador, y, a veces, hasta aterrador (su conversación con Natasha ponen los pelos de punta). Pero también resulta alguien débil y patético en muchos sentidos, por lo que es un antagonista equilibrado. Y, bueno, sobre Nick Furia... Es Samuel L. "motherfucker" Jackson. No hace falta decir más.
Hay que destacar que todos los actores BORDAN a sus personajes (también Mark Ruffalo, que nos hace olvidar a Edward Norton), brillando especialmente Robert Downey Jr, como era de esperar.

Paso a resaltar esos momentazos y detallitos que me han conquistado, que son unos cuantos: La pelea entre Iron Man y Thor, y me gusta especialmente que el Capi llegue a poner orden. TODOS los diálogos entre Tony y Steve. La escena donde todos discuten con todos. La mencionada conversación entre Loki y Viuda. La primera vez que vemos a Bruce transformarse en Hulk, con Natasha intentando tranquilizarlo. La pelea entre Thor y Hulk. El Capi llamando "hijo" a un hombre aparentemente de su edad, pues adoro esos momentos en los que Rogers se comporta como un vejestorio. Las amenazas de Stark a Loki. Tony poniéndose su traje nuevo. La forma tan natural en la que el Capitán asume el liderazgo. El Capi dando órdenes al equipo. Thor invocando rayos y truenos en lo alto del edifico Chrysler. Iron Man llamando "papá de Bambi" a Loki (por el casco) y Légolas a Ojo de Halcón. Clint disparando flechas sin mirar (¿Una fantasmada? Sí, pero anda que no mola). Hulk soltándole una hostia a Thor en plena batalla sin venir a cuento. El Capi metiéndose él solito en un edificio lleno de Chitauri (los aliens) dispuesto a salvar a unos civiles. Hulk dándole la paliza del siglo a Loki en respuesta a su prepotente discurso. Cualquier escena de Hulk durante la batalla. Iron Man cruzando el portal cuando está apunto de cerrarse, rematado por un cariñoso "será cabronazo" por parte del Capi, y salvado in extremis por Hulk.
El humor del que hace gala la cinta, así, en general. Introducido con inteligencia, natural y efectivo.
Y dejo mis dos instantes favoritos para el final: Por un lado el ÉPICO plano circular que ya pudimos ver en el trailer. Y por otro, ese GLORIOSO plano-secuencia que, en un recorrido por la ciudad, nos muestra a todos los héroes luchando. Lo mejor de la película, ni más ni menos. Desde ya mítico.

Poco más queda por comentar. A nivel visual raya la perfección, siendo Hulk lo que más llama la atención (diseño y acabado perfectos). La B.S.O. es un tanto discreta, excepto por el tema principal, muy épico, superheróico y pegadizo. Por tanto, al final resulta ser buena.

Como último apunte, una crítica al doblaje: ¿Como es posible que el personaje de Cobie Smulders no tenga la voz de Robin Sherbatsky? ¡Sacrilegio!

Nada más. La primera de las tres grandes paradas comiqueras del año no podría haber sido mejor. Mucho me extrañaría que 'The Amazing Spider-Man' no quedase ridículamente pequeña en comparación. Eso sí, seguro que con la NO superheróica 'El Caballero Oscuro Renace' (lo de "la leyenda" se lo pueden meter por donde les quepa, yo la voy a llamar así), Christopher Nolan se despedirá por todo lo alto y le dejará el camino libre a Joss Whedon, el nuevo Sheriff de la ciudad. Al fin y al cabo, gracias a él, los Héroes más Poderosos de la Tierra tienen la Película de Superhéroes más Poderosa de la Tierra.

miércoles, 18 de abril de 2012

Críticas de cine: 'TITANIC', de James Cameron


Mini-crítica sin spoilers: 11 Oscars. Más de 1800 millones de dólares recaudados en todo el mundo. Parece mentira que tenga que decir que está infravalorada. Y es que todo el prestigio que, se supone, debería tener, no ha logrado frenar un odio irracional por parte de muchas personas. Un odio totalmente injustificado, pues nos encontramos ante una película monumental.  Intensa, espectacular, emocionante y, por supuesto, tremendamente emotiva, es de esas que dejan con el corazón en un puño cuando acaban. De mis películas favoritas. Y lo digo con la cabeza bien alta, pues esta grandísima cinta va mucho más allá de los simplones y repetitivos ataques de unos cuantos. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: Ojalá Leonardo DiCaprio hubiese sido feo. Admitámoslo, todas esas crías haciendo kilométricas colas en los cines al grito de "Ay tía, ¡Es que es guapísimo!" han hecho mucho daño. DiCaprio era un ídolo adolescente. Y si a eso añadimos que la historia de amor es de esas épicas en las que en un corto periodo de tiempo los protagonistas se aman con locura y al final la cosa no acaba bien, obtenemos una película tildada hasta la saciedad como "cursi", "ñoña", "para chicas" y demás. Pero he aquí un detalle curioso: Nadie duda de que las dos magníficas primeras partes de 'Terminator' son unas brutales películas de acción, con espectaculares y revolucionarios efectos visuales, y en definitiva, son "para machotes". Al parecer esos machos se olvidan de que Kyle Reese y Sarah Connor se conocen, se enamoran perdidamente prácticamente de un día para otro, y, cuando Kyle muere, Sarah afirma que, a pesar del poco tiempo que pasaron juntos, se amaron por toda una vida. Pura testosterona, oiga. Y no olvidemos que al final de la segunda entrega, un tierno T-800 (Chuache) se despide diciendo que ahora entiende porqué lloran los humanos, debido a la emotiva relación que se había establecido entre el androide y el joven John Connor. Cameron es muy sentimental, le gustan las dramáticas historias de amor, ya sean románticas o paternales. Por lo tanto, permitídme que dude de que con esta cinta el cineasta canadiense se ablandó. Tampoco creo que la relación entre Jack y Rose sea más pastelosa de lo que nos tienen acostumbrados este tipo de romances. Por tanto, veo increíblemente injustos y exagerados los apelativos que señalaba antes. De otros ataques que aseguran que parece un telefilm de Antena 3, o que la pareja protagonista está mal interpretada, mejor ni hablar. Son absurdos, punto.
Otra cosa es que alguien me diga que no conecta con los personajes, y, por tanto, no disfruta de la película. Bien. Es innegable que, salvo Rose, totalmente tridimensional, los personajes son un un tanto... Simples. Jack es perfecto. Cal es un monstruo. Todo esto tieene un porqué, pero ya llegaré a eso más adelante.

Empecemos por el principio, donde se deja claro que Cameron está muy lejos de ser el típico y mediocre director de blockbusters que muchos se empeñaron en ver tras esta cinta. Qué sencillo hubiese sido empezar la peli con el choque contra el iceberg, rodar el hundimiento prácticamente en tiempo real, y listo. A ganar millones. Pero no: Resulta que, con un valioso colgante y un misterioso dibujo a modo de mcguffins, conocemos a una superviviente del Titanic, en la época contemporánea. Es su historia la que vamos a presenciar. Y aquí Cameron demuestra una confianza desmedida, casi temeraria, en su película y en sí mismo. Que al final el barco se hunde ya lo sabíamos, lo cual podría, en principio, restar impacto al clímax. Pero ojo: Nos deja claro que la protagonista sobrevive, si no, no nos estaría contando la historia. Y además, mediante gráficos tridimensionales nos explica cómo y porqué se hunde el barco. Es decir: Sabemos que el barco se hunde. Conocemos los motivos, el proceso y la duración del hundimiento. Y sabemos que la protagonista saldrá ilesa. Muy bien Cameron, te has lucido. Te has permitido el lujo de quitarle toda la emoción a tu película. Pero este señor es un mago. La anciana Rose comienza a hablar, y en un solo plano, las ruinas submarinas del barco se transforman. Ante nosotros se alza el Titanic en toda su gloria, y, sin saber cómo, a uno se le olvida todo. Ver para creer.

Conocemos a la joven Rose. Y a Jack. Y por supuesto, es a partir de aquí donde algunos pierden por completo el interés. Debo decir que tolero muy bien (e incluso me gustan, que diablos) los romances en cualquier medio, ya sea cine, cómics, libros o lo que sea. Pero eso no quiere decir que no sepa distinguir una historia de amor floja y cutre. Y esta no es una de esas. Son dos personajes totalmente diferentes, casi opuestos, pero su relación está perfectamente plasmada y es sumamente lógica, pues Jack es exactamente lo que necesita Rose para evolucionar, para liberar su auténtica personalidad, para crecer. Los personajes femeninos se le dan particularmente bien a Cameron, y Rose no es una excepción. Ante nosotros tenemos un personaje tremendo, precioso, complejo. Frente a ella, Jack es necesariamente simple. Casi no sabemos nada de él, no sufre la más mínima evolución, y no tiene ni un fallo. ¿Por qué? ¿Como es que comparado con ella, Jack resulta tan imposiblemente perfecto y simple? ¿Y por que Cal, el prometido de Rose, es tan hijo de puta, tanto que roza la caricatura? Bueno, no hay que olvidar que la historia es de Rose, nos la está contando desde su punto de vista (a pesar de que muchas veces nos separamos de ella para ver hechos fuera de su alcance, pues sino la peli sería un coñazo). Lo que vemos está narrado bajo un punto de vista totalmente subjetivo, por lo tanto, tiene mucho sentido que todas las personas que tratan bien a Rose sean ángeles, y las que la tratan mal, demonios. La película son las experiencias de Rose, y por lo tanto, el resto de personajes está pasado por su filtro, que los transforma según los recuerda ella. La simpleza en los personajes que tantos han criticado está ahí, pero hay un motivo y una necesidad para ello. Esto no me lo estoy inventando yo, hay un breve diálogo al final de la película que da la clave. En seguida llegamos ahí.

Mientras el romance prohibido se desarrolla (sin sorpresas, todo hay que decirlo), Cameron aprovecha para mostrarnos la eterna y cruel diferencia de clases, necesaria para lo que se nos viene encima.
El iceberg aparece, y Cameron transforma la cinta, se la lleva a su terreno, y echa toda la carne en el asador:

El hundimiento es, simplemente, magistral. Una maravilla. Y en esto no soy flexible, no admito objeciones. A partir de aquí, Cameron está desatado y nos da un espectáculo grandioso, rodado con maestría, con una planificación perfecta. Se evidencia que la decisión de presentarnos a los personajes y al barco con calma es sumamente acertada, pues sufrimos por ellos desmesuradamente, sentimos el terror, el frío y la humedad en nuestras propias carnes. Y eso que al principio... No pasa nada. No podría explicar como diablos lo hace, pero Cameron, tras el choque, nos tranquiliza. Sabemos lo que va a ocurrir, pero se nos olvida. Todos siguen con sus vidas, nadie está preocupado. Tal vez no sea para tanto. ¿Como va a suceder el desastre que nos mostraron con la simulación 3D del principio si todo va tan bien?
Pero el tiempo avanza, y el nivel del agua sube y sube. Aunque todavía no somos conscientes del peligro. A lo mejor el barco de rescate llega a tiempo. A lo mejor hay botes para todos. Sabemos que no, pero Cameron nos convence. Es a partir del reencuentro entre Jack y Rose cuando la cosa se descontrola. La película se convierte en una brutal lucha por la supervivencia, en una vibrante y dramática aventura que nos deja sin respiración cada dos por tres. Pura emoción, pura adrenalina. Pero eso va dejando paso a la desesperación y a la histeria. Mientras el barco pasa por sus peores momentos, es imposible no acongojarse ante el pánico de la tripulación y los pasajeros. Las luces se van, el barco se parte, la gente grita, y uno se siente tan aterrado y desesperado como todas esas personas.
Finalmente, todo acaba con ese estremecedor plano que al principio solo enfoca a Rose, pero que se va abriendo hasta que vemos a centenares de personas chapoteando y gritando en el agua. Sin palabras.

Y aún nos queda sufrir un poco más. Aún nos queda la muerte de Jack. Sí, los dos cabían en la tabla. Pero, primero, el problema está en como coño se podría subir sin tirar a Rose, y segundo, su muerte es lógica y necesaria, pues había que llegar a esa despedida y a esa promesa de no rendirse. Jack debía morir para terminar de perfilar y completar a Rose. Por duro que sea, es así.
Volvemos a la época actual, y a la anciana Rose le dicen que no han encontrado nada de Jack. Ella contesta que ahora solo existe en sus recuerdos, y eso fue lo que me dio a entender que Jack no tenía por que ser como nos cuenta Rose. Es ella la que nos lo describe, según lo que ella recuerda y sentía. Por eso es tan perfecto: Ella lo recuerda así.

Antes de acabar, debo comentar otros aspectos, como la labor de Leonardo DiCprio y Kate Winslet. Ambos están sensacionales, magníficos. Sobre todo ella, que debió ganar el Oscar al que estuvo nominada, pero DiCaprio, a pesar de que en esa época muchos se empeñaban en que era solo una cara bonita, ya demostró que era un actorazo.

De los impresionantes efectos visuales y la maravillosa banda sonora, poco hay que decir a estas alturas.

Nada más. ¿Es perfecta? Seguramente no, pero pocas películas me hacen sentir lo que esta. Ahora os toca a vosotros. ¿La amáis o la odiáis?

Crítica dedicada a Gabrielle Solis, fan número 1 de esta película, y a Selina Kyle, que se merecía algo de variedad entre tanto superhéroe.

lunes, 9 de abril de 2012

Críticas de cine: 'Capitán América: El Primer Vengador', de Joe Johnston


Mini-crítica sin spoilers: Y por fin, el Capi. Tal vez influya que sea mi personaje favorito del grupo, pero el caso es que la última película "pre-Vengadores" me parece, con diferencia, la más redonda, emotiva y, en definitiva, mejor de la saga. Un film de aventuras muy clásico, que, si bien no inventa nada, en su sencillez encontramos un blockbuster francamente estupendo. NOTA: 8/10


Crítica completa con spoilers: Me encantan los buenazos. Muchas veces se los desprecia frente a los personajes "torturados" y "oscuros", pero creo que si están bien tratados, los héroes incorruptibles y con un corazón de oro pueden ser grandiosos. Y Steve Rogers es uno de ellos. Era fácil que de un personaje (en apariencia) tan unidimensional como el Capi, y que, para colmo, viste la bandera de Estados Unidos, saliera algo ridículo, pero afortunadamente Marvel comprende que para que una peli de superhéroes funcione, basta con perfilar bien al héroe en cuestión: Si él es un buen personaje y queda reflejado como tal en la gran pantalla, saldrá un buen film.
Así, con sumo respeto y cariño, despacito y con buena letra, sin prisa (tardamos una hora y veinte en ver el uniforme auténtico) se nos presenta a un Steve Rogers, encarnado por un muy convincente Chris Evans que me hace olvidar que un día fue la Antorcha Humana, humano y real, logrando que el increíble heroísmo del personaje resulte aún más impactante. Escenas como la de la falsa granada, de una sencillez asombrosa, perfilan al personaje mejor que líneas y líneas de diálogo. Sencillez. Sin duda, esa es la palabra que mejor define a la película. Lejos del tono gamberro de las cintas de 'Iron Man' o de la oscuridad y complejidad de 'El Caballero Oscuro', nos encontramos con una atmósfera nostálgica y retro, que recuerda la magia e ingenuidad de los cómics de antaño. Teniendo en cuenta el carácter de nuestro HÉROE (así, en mayúsculas) y la época en que se desarrolla, no es de extrañar que este haya sido el tono elegido, como tampoco el hecho de que sea Johnston quién se encuentre detrás de las cámaras, un director que, si bien siempre está a merced de los estudios y nunca será uno de los grandes, es alguien que conoce la profesión y prefiere usar los medios más artesanales posibles, además de apostar por un necesario clasicismo narrativo. Quizá por eso, más que una peli de superhéroes, sea una peli de aventuras clásicas, tanto por la puesta en escena como por la planificación de las escenas de acción, o el ritmo, francamente intachable. Por todos estos factores, creo que estamos ante la cinta más auto-suficiente de la "saga Vengadores", ya que funciona a la perfección como película individual, y los guiños a las otras cintas están mucho más integrados que en otras ocasiones. No hay más que ver el hecho de que hayan convertido a Howard Stark (padre de Tony) en un personaje secundario en vez de relegarlo a un mero cameo.

Realmente, poco me ha desagradado en la película, pero no sería justo pasar por alto ciertos fallos:

No me gusta Cráneo Rojo. A ver, que no es un mal villano, pero no creo que se haya aprovechado todo su potencial, quedando un personaje muy simplón y poco carismático. Y tampoco es que el resto de personajes llame especialmente la atención. La agente Carter supone la enésima revisión del tópico de chica dura e independiente que en el fondo es sensible, y su historia de amor con Steve la hemos visto 257854346874 veces anteriormente. Pero también es verdad que resulta un personaje agradable, y que el hecho de que sepamos de antemano que ella y el Capi no van a acabar juntos le añade un punto extra de interés.
Del resto, poco hay que decir. Solo Tommy Lee Jones, con un divertido personaje hecho a su medida, consigue destacar entre los secundarios. Qué importa: Rogers es el que debe permanecer en la memoria.

No se me puede olvidar comentar dos detalles más: El primero, la BRILLANTE forma de abordar un tema tan peliagudo como la faceta propagandística y ultra-patriótica del personaje, tirando de sentido del humor, auto-parodia, y mezclando de forma muy hábil la realidad con la ficción (los cómics panfletistas que aparecen son reales). Me quito el sombrero ante la inteligencia de los guionistas, que además nos brindan un divertidísimo número musical a cuenta de esto. Y que, junto con el estupendo tema principal, resulta muy difícil olvidar, por cierto. Buena B.S.O., pues.

Y luego está el clímax. El Talón de Aquiles de Marvel, pues solo el de 'El Increíble Hulk' me dejó totalmente satisfecho. En esta ocasión volvemos a encontrarnos con un enfrentamiento soso y con muy poca emoción, aunque... Se compensa con los minutos finales. Tremendamente emotivos, que definen por completo al Capitán, y que además deja detalles verdaderamente preciosos como el hecho de que la foto que acompaña a la ficha de Steve sea de él antes de la transformación (ya era un HÉROE cuando era un crío debilucho) y sobre todo, el plano de los niños jugando a ser él. Maravilloso.

Y después... Chliffhanger que nos deja con ganas de MUCHO más, estupendos créditos finales (que os animo a ver aquí, merecen la pena), y... ¡¡VENGADORES REUNÍOS!! El viaje ha acabado. Marvel ha ido colocando todas las piezas a través de unas películas que, si bien no pasarán a la historia y nunca serán recordadas por los cinéfilos no-fans, siempre se han mantenido en unos más que decentes niveles de calidad (a pesar de la inexplicable manía que algunos les cogieron tras 'Iron Man 2') y han sido, creo yo, auténticos regalos para los fans. En breve podremos ver, por fin, el gran acontecimiento al que nos han llevado estas cintas. No defraudará.

Actualización Febrero 2014: ¿Sabéis qué? Cada vez me gusta más esta película. Es mi "protegida" de las pelis Marvel, así que le subo la puntuación.
NOTA ACTUALIZADA: 8'5/10

viernes, 6 de abril de 2012

Críticas de cine: 'Iron Man 2', de Jon Favreau


Mini-crítica sin spoilers: Nueva aventura del Hombre de Hierro, y un pasito más en el camino a 'Los Vengadores' (cronológicamente, los hechos ocurridos aquí tienen lugar más o menos al mismo tiempo que los vistos en 'El Increíble Hulk' y 'Thor'). Nos encontramos ante una cinta claramente inferior a la primera entrega debido a cierto abuso de tramas y personajes, pero que, sin embargo, sigue siendo un producto divertido y disfrutable. La peor de la saga 'Vengadores', pero no por ello mala, ni mucho menos. NOTA: 6'5/10


Crítica completa con spoilers: Es bastante común en este tipo de cine hacer que las secuelas sean más complejas que las primeras entregas. En este caso también ha sido así, pero sinceramente, creo que aquí se han pasado. Demasiadas tramas y sub-tramas hacen que el desarrollo de la película sea un tanto torpe y confuso, logrando, incluso, que sea un tanto difícil contestar a la sencilla pregunta "¿De qué va?". Además, creo que ninguna de estas tramas queda completamente perfilada de forma satisfactoria. Ahí tenemos al villano encarnado por Mickey Rourke, por ejemplo: Promete mucho, pero poco a poco se va desinflando hasta carecer de interés. Y lo mismo podría decirse de los problemas de salud de Tony, su relación con Pepper y Rhodes, el personaje de Justin Hummer (que acaba resultando cargante)... Todo acaba sabiendo a poco, por lo que hubiese preferido menos tramas y más contenido de las que hubiesen quedado.
Pero tampoco sería justo afirmar que esto se carga la película, pues aunque estropea un poco el conjunto, hay cosas muy buenas. La más importante: Downey Jr./Stark está desatado. Él solito levanta la película y hace que, francamente, sea imposible aburrirse. Por otro lado, considero que hay una gran mejora con respecto a 'Iron Man', y es que... ¡Tenemos un clímax más o menos satisfactorio! Vale, la pelea con el villano propiamente dicha es ridícula e insultantemente corta, pero los minutos anteriores a eso son una delicia. Tiros, explosiones, escenas de vuelo cojonudas, más explosiones, más escenas de vuelo... No me puedo quejar. Y a eso hay que sumarle la escena en Mónaco. Sí, sin lugar a dudas, considero a esta secuela mejor que su predecesora en lo que a acción se refiere.

Pero si hay algo que hace tanto bien como mal a la película es...

No, no es Scarlett Johansson en sí (que sale especialmente buenorra, por cierto), sino lo que representa. S.H.I.E.L.D. tiene un papel bastante más relevante en esta ocasión, Nick Furia aparece más, nos presentan a la Viuda Negra, y poco a poco se van atando cabos con lo que todos sabemos. Esto, como cinéfilo, es claramente negativo, pues supone OTRA sub-trama más, pero como fan... ¡¡Oh Dios mío, la Viuda Negra!! ¡¡Ahhh, es el general Furia, es él!! ¡¡Mencionan un equipo, joder, joder!! ¡¡Madre mía la de la tele es la reportera que informa del incidente con Hulk en una universidad!! ¡¡¡AAAHHHHH!!! ¡Te quiero, Marvel!
Ya lo dije en otra ocasión: Con estas cositas me tienen ganado.

No hay mucho más que analizar, la verdad. Es la más insustancial de la franquicia, a la que menos chicha se le puede sacar. ¿Cosas malas? Las hay. ¿Cosas buenas? También. Cierto martillo en la escena post-créditos nos lleva a la siguiente parada, que ya comentamos en su día, pero que volveremos a recordar en breve. Nos vemos en Asgard.

martes, 3 de abril de 2012

Críticas de cine: 'El Increíble Hulk', de Louis Leterrier


Mini-crítica sin spoilers: Segunda película producida por Marvel en su ruta hacia los Vengadores, y a su vez, segundo intento por trasladar al Goliat Esmeralda a la gran pantalla. El resultado es una cinta asombrosamente entretenida que comprende a la perfección al personaje que está tratando, pues toda su esencia está aquí. No se le puede achacar nada realmente negativo a la peli, simplemente habría sido fantástico que se hubiese profundizado mucho más en varios puntos. Un producto muy disfrutable... Y algo infravalorado. NOTA: 7'5/10

Crítica completa con spoilers: Pobre Hulk. Es increíble que un personaje tan famoso (en lo que a cultura popular se refiere, juega en la liga de Superman, Batman y Spider-Man) no termine de cuajar en taquilla. La arriesgada y fallida versión de Ang Lee no supo entender la esencia del personaje, dándonos un profundo drama familiar en vez de centrarse en la lucha de Bruce Banner por librarse de su monstruo interior, además de mostrar su faceta fugitiva. Digamos que solo al final de aquella aburrida cinta (el ritmo era desastroso), empezábamos a ver al auténtico Hulk.
Afortunadamente, cinco años después la propia Marvel se encargó de mostrarnos al Banner fugitivo y atormentado, pues los orígenes, en una brillante maniobra, se los quita de encima durante los créditos iniciales. Así, nos encontramos con una película que va al grano, teniendo muy claro cuales son los elementos clave del personaje y trasladándolos tal cuál son a la pantalla. ¿El problema? Que no se ahonda lo suficiente en ellos. Hay una pequeña conversación entre Bruce (impecable Edward Norton) y Betty (Una Liv Tyler que vuelve a demostrar que es perfecta para el papel de dulce y delicada florecilla) en el que se plantea la cuestión de si Hulk es realmente un ser totalmente independiente a Banner o si más bien se trata del mismo individuo. Así mismo, vemos que la mayor preocupación del buen doctor es librarse de Hulk, no llegar a controlarlo. Bien, muy bien. Esa conversación refleja quizá el aspecto más importante del personaje. ¡Pero no se vuelve a tratar! De esta forma, el hecho de que Bruce acepte, al final de la peli, que quizá pueda usar a su alter ego para algo positivo no tiene el impacto ni la fuerza que debería.
Y como este hay otros aspectos interesantísimos de los que solo se rasca la superficie. Se nota que los productores no querían arriesgarse a caer en los errores de la primera versión. Lástima. Esta vez, con Marvel al timón, iban por el buen camino.
Pero todo eso no impide que la película sea sumamente satisfactoria, pues el ritmo es perfecto (se pasa en un suspiro) y hay varias escenas verdaderamente buenas. Mi favorita:

El instante en el que le provocan una transformación para así introducirle el antídoto. Creo que es la única vez, en cualquiera de sus adaptaciones, en la que vemos una metamorfosis completa con todo lujo de detalles, y el resultado es inmejorable, ya que se percibe el dolor que sufre y el cambio que supone en todas las partes de su cuerpo resulta sumamente creíble. Lo dicho, inmejorable.
Por otro lado, las escenas de acción cumplen con nota y en ningún momento nos saben a poco (a diferencia de lo ocurrido en 'Iron Man'). Mención especial para el clímax, una pelea francamente cojonuda contra la Abominación, el villano de la función, muy carismático (se nota que Tim Roth se lo está pasando pipa, no como William Hurt en su papel del General Ross, que parece que tiene prisa por irse a casa), y con una evolución coherente. En la mencionada lucha, por cierto, hay varios detalles que suponen auténticos regalitos para los fans, como la mega-pallmada capaz de apagar incendios, o ese glorioso "¡¡HULK SMASH!!". Por cosas como estas, queridos amigos, nunca podré valorar negativamente alguna peli producida por Marvel.

En lo referente a los efectos visuales, debo decir que el diseño de Hulk es perfecto (claramente superior al de 2003) pero hay muchos momentos en los que, a pesar de estar perfectamente integrado con las personas y escenarios reales, se nota más de lo deseado que está hecho por ordenador, sobretodo en lo que a animaciones faciales se refiere. En esto, destaca más la anterior versión.

Y poco más. Un film palomitero pero aún así bastante completito. Un poquito mejor que la de Iron Man, de cuya secuela hablaremos pronto.

¡Ah, sí! ¡El cameo! Robert Downey Jr./Tony Stark aparece e inunda la pantalla. "Estamos reuniendo un equipo". Babas.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...