Buscar este blog

domingo, 30 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'Mulan', de Barry Cook y Tony Bancroft


Mini-crítica sin spoilers: En la crítica de la genial 'Hércules' comenté que apenas recordaba algo de esta película. Bien, después de revisionarla ya sé porque es: No destaca. Es emocionante, épica y cumple todo lo que se propone, pero en el fondo, ya hemos visto en otras ocasiones todo lo que la cinta tiene que mostrarnos. Es "otra más", simplemente. Está muy lejos de ser mala, pero es evidente que la fórmula que Disney llevaba usando desde 1989... Se estaba desgastando. NOTA: 7'5/10


Crítica completa con spoilers: Podría dar la impresión de que no me gusta nada la película, pero no es cierto, la verdad es que la he disfrutado bastante. Pero no es memorable. Disney llevaba ya unos cuantos años dándonos personajes geniales, bandas sonoras sublimes, y escenas que se quedan grabadas en la memoria. Por supuesto, con 'Mulan' intentan darnos eso de nuevo, pero por desgracia solo consiguen crear una intensa sensación de déjà vu. Pero eso no quiere decir que todo lo presentado en el film sea fallido. El contexto en el que está ambientada la cinta es interesantísimo, pues se muestra, sin medias tintas, la presión social a la que estaban sometidas las mujeres, y quizá por eso sea tan fácil identificarse con Mulan y sentir verdadera admiración por ella. Así, aunque la peli no arranque demasiado bien, a partir del instante en que Mulan se disfraza de hombre y huye de casa, el interés aumenta considerablemente. Su historia de superación está muy bien plasmada y se pasa volando, cosa de agradecer, pues, si nos paramos a pensarlo, todo lo visto hasta entonces, entrenamiento incluido, no es más que una introducción bastante larga. Lo bueno de verdad comienza cuando el grupo de Mulan marcha a la guerra. Primero, por que asistimos al triste momento en el que descubren lo que ha hecho el enemigo en otro campamento (realmente duro). Y segundo, por que tiene lugar el que es sin duda el mejor momento de la película:

La batalla en la nieve. Simplemente brutal. Espectacular, y sobre todo, muy épica secuencia. Logra transmitir verdadera emoción e incluso angustia. Esto se ve reforzado después, cuando se descubre el secreto de Mulan, y a continuación, cundo llegamos, casi sin darnos cuenta, al clímax de la cinta. No es tan acojonante como la batalla que hemos presenciado anteriormente, pero aún así, supone un buen broche de oro. Especialmente por que es en la única película Disney en la que la lucha final es entre el villano y la heroína del film. No comprendo como alguien puede ver machismo en la cinta, cuando su protagonista femenina está, de hecho, entre las más valientes, intelegentes y hábiles de la productora. La que mejor refleja lo que es una heroína en el sentido más estricto de la palabra.

Lástima que el resto de personajes no esté a su altura. Bueno, Mushu tiene algún punto divertido y no molesta, que ya es bastante. Y Shang-Yu, el villano, aunque no tiene trasfondo alguno más allá de "¡GUERRAAAA!" y eso (ya sabéis, esa clase de malos que solo quieren destruir y matar), consigue acojonar bastante y parecer realmente invencible. Pero a parte de ellos, nada destacable.

Sobre la banda sonora... Bueno, a ratos esta muy bien, pero los números músicales pasan totalmente desapercibidos. Eso cuando no están directamente metidos con calzador, como el de "mi linda flor". Sin duda, Disney debía empezar a abandonar el rollo de los musicales.

Francamente, no se me ocurre que más decir. Hay buenos momentos, una gran protagonista, ya su visionado es agradable. Pero al cabo de unas horas se olvida. El desgaste era evidente. Y de hecho, la cinta que despidió la década y cerró esta gran etapa será la última que comentaremos antes de empezar con Pixar. En breve hablaremos, pues, del Hombre Mono.

martes, 25 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'Hércules', de John Musker y Ron Clements


Mini-crítica sin spoilers: Tras una película tan oscura como es 'El Jorobado de Notre Dame', Disney cambia por completo de rumbo con una cinta tremendamente divertida e ingeniosa, pero también muy épica y emocionante. Un villano sensacional, una protagonista femenina igualmente genial y una fantástica y atípica B.S.O. terminan de completar un clásico bastante infravalorado. NOTA: 9/10


Crítica completa con spoilers: Es curioso lo de esta película. Parece estar considerada unánimemente como un clásico menor, pero sin embargo... A todos nos encanta. Supongo que la razón por la que se la ha catalogado así de forma tan injusta es simplemente por que no fue un taquillazo. ¿Los motivos? Bueno, yo creo que se debe a su estilo visual. Es evidente: Nos encontramos ante un film que, desde un punto de vista estético es muy, muy poco Disney. Extremadamente carícaturesco, colores planos, formas muy simples... Se pretendía imitar el arte griego antiguo para rendir homenaje a la cultura y la época en la que está ambientada, pero con ello se consigue que no entre por los ojos, ni más ni menos.
Otra de las posibles razones de su poco éxito es que se pasa la mitología griega por el forro sin pudor alguno. Se suavizan cosas, se mezclan leyendas... Pero me parece comprensible. ¿Realmente la gente se esperaba que Hércules fuera un semi-Dios por que su padre, Zeus, engañó a su mujer con una mortal? La solución que se da a esto resulta totalmente coherente y  funcional para la historia que nos quieren contar.
En fin, el caso es que las virtudes del film superan con mucho, mucho margen a los posibles defectos. Para empezar, y creo que esto es tremendamente favorable, es que, más que el mito de Hércules, la clara fuente de inspiración es la magnífica 'Superman' de Richard Donner. Las similitudes son evidentes: Joven ultra-poderoso que no encaja en su entorno abandona su hogar adoptivo para encontrarse a sí mismo, habla con su auténtico padre para enterarse de su origen, presenta su poder ante la sociedad entre aplausos, en el clímax, tarda demasiado en resolver catástrofes como para salvar a la chica, y para devolverla a la vida recurre a medidas desesperadas. Creo que esta bastante claro que la estructura de ambos films es casi idéntica. ¿Esto es algo negativo? Desde luego que no, pues, para empezar, 'Superman' es una gran película, y además, se añade un estilo de humor cojonudo. Mucho más "cabroncete" de lo que Disney nos tenía acostumbrados. Más sutil, más adulto, y con claras referencias a la cultura popular actual (lo de las fans histéricas es brillante). Mención especial al tratamiento tan atrevido y explícito de un tema como la muerte...

Además, a pesar de un tono abiertamente desenfadado, consigue momentos verdaderamente épicos, como son la lucha de Hércules contra la hidra, y por supuesto, el rescate de Meg al final de la peli (las medidas desesperadas a las que me refería antes), que me parece, atención, de las mejores escenas que ha parido la productora. Imposible hacerlo más dramático, más emocionante y más jodidamente ÉPICO. Impresionante la naturalidad con la que se transforma el tono del film. Sublime.

Sobre los personajes, me gustaría empezar hablando del villano:

Hades. Acojonante. Con una verborrea incontenible, es con toda seguridad el malo Disney más divertido. Imposible no partirse con sus ataques de ira, con su manera de hablar y sobre todo, con las cosas que suelta por esa boca a la velocidad del rayo. Todo un roba escenas. Lo mejor y más memorable de la cinta, ni más ni menos.Eso sí, la chica de la peli, Meg, no se le queda atrás. Un modelo femenino muy diferente a lo visto hasta ahora en la Casa del Ratón: Cínica, un poco cabrona, y para colmo, aliada con el villano en gran parte del film. El resto de personajes no llegan a la altura de estos dos, pues Hércules, el protagonista (obviamente), a pesar de que cae bien y nos emociona en ciertos puntos, es bastante plano. Fil (sí sí, es Fil, no Phil) mola, pero no destaca.

Ya solo queda hablar de la B.S.O. Genial, simplemente. Divertidísima y muy diferente a lo que nos tenía acostumbrados Alan Menken. Para empezar, la mayoría de las canciones están interpretadas por el coro de narradoras ajenas a la trama, y además, la brutal canción romántica de la peli (la que canta Meg) trata precisamente sobre NO enamorarse. Un puntazo. Por otro lado, Menken, inspirándose en, sorpresa, la peli del Hombre de Acero, crea un tema heróico y potente para acompañar a Hércules.

Nada más. Un gran clásico, no cabe duda. Divertido, emocionante... De esas pelis que acabas de ver con una sonrisa. En breve comentaremos 'Mulan', un film que, sinceramente, a penas recuerdo. No creo que eso sea bueno...

sábado, 22 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'Indiana Jones y el Templo Maldito', de Steven Spielberg


Mini-crítica sin spoilers: Tras el enorme éxito de la mítica 'En busca del Arca Perdida', y en vista de que su protagonista se convirtió, por méritos propios, en un icono del séptimo arte, nos llegó otra de sus aventuras, con nuevos personajes, y una historia muy diferente a la de sus predecesora, sin nazis pero mucho más tenebrosa. A pesar de que está considerada de forma casi unánime como la menos brillante de la trilogía, creo que nos encontramos de nuevo ante una rotunda Obra Maestra del cine de aventuras, tan genial como la anterior, e incluso con un ritmo aún mejor. Una auténtica gozada. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: Llamadme raro, pero disfruto más con esta precuela (está ambientada en 1935, y 'En busca del Arca Perdida' en 1936), que con la cinta original. No me malinterpretéis, adoro la inimitable primera peli, pero el hecho de que se lo hagan pasar tan mal a Indy... Me encanta. Y es que esta es sin duda la película más oscura de la saga, pues en esta ocasión el objetivo, más que rescatar alguna reliquia, es simplemente sobrevivir. Además, es la más "dferente" de la trilogía: No hay nazis, no están ni Marcus ni Sallah... ¡Ni Marion! Quizá sea esto lo que no convence a muchos, pero a cambio se termina de perfilar el personaje de Indiana (clavado de nuevo por un Harrison Ford que, oh, sorpresa, derrocha carisma) y se gana en ritmo y emoción, ya que desde que el film empieza es físicamente imposible aburrirse. Esto es evidente desde el BRUTAL arranque, un prólogo que engancha y, a diferencia de su predecesora, no es simplemente una introducción, sino que nos lleva directamente a la trama principal a través de la adrenalítica caída del avión en la balsa. Esta vez, Indy se embarca en su misión simplemente por accidente, un detalle que me gusta muchísimo. Después de esto, el tempo se ralentiza para presentarnos en que va a consistir la aventura del Dr. Jones, e ir conociendo mejor a sus dos compañeros: Por un lado tenemos a Willie, un estereotipo femenino radicalmente opuesto a Marion, pues no hace nada útil más que chillar y asustarse. Pero es divertídisima. El gran alivio cómico del film, tiene varios puntazos que hacen que, aunque en teoría pudiera ser realmente insoportable, uno acaba cogiéndole cariño. Por otro lado, tenemos a Tapón, algo así como un pupilo de Indy, cuya relación con el arqueólogo será de lo mejorcito de la peli (atención a la mutua entrega de sombreros en cierto punto del film).

Estas escenas "tranquilas" y de presentación, como la, por un lado cachondísima, por otro extremadamente tensa escena de la cena, son la prueba de lo perfecto que es el ritmo de la peli, pues acelera cuando hay que acelerar y frena cuando hay que frenar (que puto amo es Spielberg), y nos prepara para lo que está por llegar, que comienza con el brillante segmento de los bichos y la "sala del techo descendente con pinchos". Y sobre todo, con el instante en el que por fin percibimos la oscuridad y lo tenebroso:

El ritual Thoguee (o como se escriba). La impresionante música de John Milliams y la rojiza iluminación ya nos avisan, pero realmente uno se queda de piedra cuando el villano del film, Mola Ram, le arranca el corazón al chico que sirve de sacrificio. Pero esto no es lo peor, ni tampoco ver a los pobres niños esclavos. Lo que realmente da esa tenebrosidad a la cinta es ver a nuestro Indy, hechizado, formar parte de la secta. El segmento más duro de la peli, sin duda, pero afortunadamente Tapón interviene (dan ganas de aplaudir al chaval), y enseguida recuperamos el tono de aventura y entramos en la recta final, que es una auténtica montaña rusa de emociones. Resulta increíble como, a partir de aquí, salimos de una escena sensacional tan solo para meternos en una aún mejor. Y en todo momento con el corazón a mil, viviendolo a tope. Adrenalina pura. Por supuesto, hay que destacar la que es seguramente la escena más recordada, la más mítica: La de las vagonetas en la mina. ¡Buff! Que decir de ella. A parte de espectacular y divertidísima, resume el espíritu y  las intenciones del film a la perfección: No dejar respirar al espectador.
Uno podría pensar que después de este colosal momento nos relajaríamos un poco, pero nada más lejos de la realidad, pues llegamos al puente colgante, y con ello, al clímax, que por supuesto, está a la altura de lo visto anteriormente y supone un broche de oro inmejorable.
Y así, viendo a Indy, Willie y Tapón regresando a la aldea, mientras suena la inolvidable música que acompaña al personaje, acabamos esta colosal aventura con una sonrisa en la cara. Una aventura a la que las palabras "trepidante" y "emocionante" se le quedan cortas, pues el efecto que produce es como ir a un parque de atracciones, pero sin las colas interminables.
Sencillamente brutal, todo lo que una película del género debe ser. Y aún se podía hacer mejor, como nos demostró la tercera aventura de Indiana. ¿Cuando la comentaremos? Espero que pronto, pero teniendo en cuenta que he tardado un año en publicar esta crítica, no prometo nada. Eso sí, en breve continuaremos el especial Disney para hablar de 'Hércules'.

miércoles, 19 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'El Jorobado de Notre Dame', de Gary Trousdale y Kirk Wise


Mini-crítica sin spoilers: Tras el bache que supuso 'Pocahontas', los directores de la sublime 'La Bella y la Bestia' regresaron con una historia tremendamente arriesgada, cargada de oscuridad, dramatismo, y con claros tintes sexuales. Era fácil que saliera mal, pero como por arte de magia todos estos elementos se mezclan a la perfección en uno de los clásicos más adultos de la productora. Tanto, que los niños no entenderán ni la mitad de lo que cuenta. Magnífica cinta, a la que solo un pequeño fallo impide alcanzar la perfección. NOTA: 9'5/10

Crítica completa con spoilers: Qué huevos. Eso es lo primero que se me viene a la cabeza al pensar en esta película. Adaptar la trágica historia creada por Victor Hugo es una de las cosas más valientes que ha hecho Disney. Así, nos encontramos de nuevo con una película seria y realista, pero esta vez, con los notables errores del anterior film totalmente corregidos. De esta manera, esta vez tenemos personajes tridimensionales y sumamente interesantes, pasajes verdaderamente oscuros y temas nunca antes vistos en la Casa del Ratón.
Todo esto ya queda claro con el brutal y durísimo prólogo, realmente magistral, y que se cuela sin problemas entre los tres mejores arranques que Disney ha creado jamás. Atención a la banda sonora, de nuevo, un trabajo excepcional del gran Alan Menken.
Por otro lado, el apartado visual está realmente logrado, consiguiendo que nos adentremos a la perfección en el París del Siglo XV. Magnífica la recreación de Notre Dame, así como el uso del ordenador en ciertos planos. Además, el diseño de los personajes es muy superior al de 'Pocahontas', pues sigue apostando por un estilo realista (al menos con los principales), pero algo más caricaturizados, consiguiendo así una expresividad mucho más natural.
Pero donde realmente destaca la cinta es en la historia. Se cambian muchísimas cosas de la novela, pero aún así los temas que trata permanecen intactos: Racismo, opresión al pueblo, prejuicios, corrupción, hipocresía... Muy Disney todo. Y es que escenas como el mencionado prólogo, el baile de Esmeralda (atención a las reacciones que provoca...), las burlas y tortura de los pueblerinos a Quasimodo, en la que tan bien se refleja lo manipulable que puede ser el populacho, y sobre todo la escena de la canción de Frollo, "fuego infernal", denotan un atrevimiento digno de elogio. Eso sí, la mejor escena es, en mi opinión, aquella en la que Quasimodo se libera de sus cadenas y rescata a Esmeralda de la hoguera, dando lugar a la imagen que encabeza esta crítica y al mítico "¡¡ESTÁ EN SAGRADOOOO!!". De las mejores escenas que ha salido del Estudio, ni más ni menos.
Otro acierto son sus personajes: El desdichado Quasimodo nos enternece desde el principio y empatizamos con él enseguida. Esmeralda supone el regreso de las grandes protagonistas femeninas, pues nos encontramos con un personaje fuerte y carismático, preocupada por los derechos de su pueblo y luchadora. Además me parece sin lugar a dudas la chica de dibujos animados más explosiva jamás creada. Sí, sí, más que Jessica Rabbit. Y el capitán Febo, derrochando carisma, es algo así como una versión muy mejorada de John Smith. Entre los tres se desarrolla un triángulo amoroso que me recuerda, en no pocas ocasiones, al formado por Han-Leia-Luke, y que se resuelve de la única manera posible. Un aplauso para Disney por tratar este tema de forma realista.
Pero si hay un GRAN personaje en esta peli, ese es sin duda el malvado y auténtico protagonista:

El juez Claude Frollo. IMPRESIONANTE villano. Casi todos los temas oscuros del film se concentran en este colosal personaje, construido de forma magistral. Cruel hasta extremos inhumanos y haciendo gala en todo momento de la más repugnante doble moral, también demuestra humanidad al desear a Esmeralda. Y es que llegamos a verle realmente desesperado y lleno de culpabilidad por sus pensamientos "impuros", como bien se muestra en la mencionada "fuego infernal" (de las mejores canciones "villanescas" de Disney, si no la mejor), donde llega a imaginarse a Esmeralda bailando sensualmente entre las llamas de la chimenea. De nuevo, que huevos le has echado, Disney.
Siguiendo con Frollo, resulta espeluznante verle sacar, poco a poco, al monstruo que lleva en su interior hasta llegar a volverse realmente loco, como bien se aprecia al final de la película.
Un final apoteósico, realmente épico y emocionante (impresionante el instante en el que empieza a caer lava de la catedral), y que pesar de cambiar por completo, lógicamente, el de la novela, resulta coherente con el resto del film.

Es el momento de hablar del único punto negativo de la cinta: Las Gárgolas. Para empezar, debo decir que el concepto me parece realmente brillante: Unos amigos imaginarios que acompañen en su soledad a Quasimodo. Fantástico. Pero el hecho de que participen activamente en la revuelta del final, o que Hugo también se manifieste ante la cabra de Esmeralda, dan a entender que están vivas de verdad, lo que plantea muchas dudas: ¿Acaso son mágicas? ¿Por qué una peli que llevaba tan a rajatabla lo de ser realista se permite este desliz? Además, seamos sinceros, salvo un par de momentos, no tienen ni puta gracia. Y su canción es totalmente anticlimática y horrorosa. En definitiva, me gustaría aclarar que su existencia y su función cómica en la película me parecen muy buenas ideas, solo que están mal ejecutadas.

Poco más hay que añadir. Un grandísimo clásico, que no tuvo el éxito esperado, quizá por ser demasiado adulta. En cualquier caso, es realmente soberbia se mire por donde se mire (a pesar del defecto señalado), y la prueba de que Disney seguía en plena forma. Un año después daría un giro de 180 grados con una divertidísima y gamberra leyenda mitológica, deudora del espíritu de 'Aladdín'. En breve la comentaremos, pero antes interrumpiremos este especial para comentar, POR FIN, la segunda aventura del arqueólogo más famoso del mundo.

domingo, 16 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'Pocahontas', de Mike Gabriel y Eric Goldberg


Mini-crítica sin spoilers: Tarde o temprano el bajón iba a llegar. El nivel de perfección que había mostrado Disney con sus clásicos más recientes era muy difícil de mantener, y este arriesgado relato, basado en hechos reales, no estuvo a la altura, ni de lejos. No es una mala película en absoluto, pero es, simplemente... Sosa. Hay buenas ideas aquí y allá, pero no tiene la fuerza que debería. Aún así, es justo aplaudir a Disney por su valentía a la hora de afrontar este proyecto. Lástima que se quedaran a medias. NOTA: 6'5/10


Crítica completa con spoilers: Resulta chocante que los chicos de la Casa del Ratón fallasen (relativamente) a la hora de narrar esta historia. La maravillosa 'El Rey León' dejo claro que podían manejar a la perfección una trama con personajes complejos y altas dosis de dramatismo, por lo que duele ver tanta torpeza en esta cinta. Parece como si no se decidieran en ningún momento por que tipo de de historia contar: Realista o fantástica. Madura o infantil. Al final, queda un popurrí de elementos en una cinta que nunca encuentra el tono apropiado. Pero se notan las ganas de hacer las cosas bien (en ciertos puntos) y de afrontar la historia de la manera más fiel posible. Así, nos encontramos con un apartado visual que, además de un uso de los colores realmente sublime, apuesta por unos personajes principales con la anatomía más perfecta posible, y lo cierto es que llega un punto en el que parecen personas de carne y hueso. Pero eso no es del todo positivo, pues este realismo les quita dinamismo y queda una expresividad anti-natural, "rara". Eso sí, si pretendían que Pocahontas fuera una chica Disney realmente llamativa desde un punto de vista físico, lo consiguieron. Pero a parte de eso, esta princesa india resulta un personaje bastante débil si la comparamos con Ariel, Bella o Jasmine, pues la identificación con ella es inexistente, no es tan carismática como las mencionadas anteriormente, y sus motivaciones son un déjà vu.
Más interesante resulta su contrapartida masculina, John Smith, con un leve toque a lo Han Solo que le sienta genial. Aunque tampoco es un gran personaje, ya que su "transformación moral" es excesivamente rápida y se podría reducir a que quiere liarse con Pocahontas y ya está. No, no me basta una simple canción (la mítica y acojonante "colores en el viento") para reflejar su cambio ideológico. Del resto de personajes... Ninguno resulta mínimamente interesante. Bueno, el perrito del Gobernador tiene su punto.

Pero tampoco quiero ser demasiado duro, pues hay momentos e ideas muy interesantes. El primer encuentro entre Smith y Pocahontas no podría haberse hecho mejor, valiéndose únicamente de imágenes y música para crear una tensión y una atmósfera magníficas. Además, el hecho de que ninguno de los dos bandos sea realmente bueno (los indios son unos bestias también), me parece una idea fantástica. Y es que la trama de fondo, la progresiva tensión entre invasores e invadidos es con diferencia lo más interesante del film, lo que hace que la peli se pase en un suspiro y mantenga nuestra atención hasta el final. Especialmente cuando nos encontramos a las puertas del ansiado enfrentamiento, con la potentísima canción "bárbaros". Lástima que dicho enfrentamiento nunca llegue, y todo se solucione de forma un tanto abrupta. Y aquí entra en juego el gran punto negativo de la cinta, encarnado en la Abuela Sauce.

Me refiero al elemento "mágico" que infantiliza y simplifica en exceso la trama. ¿Como aprende inglés Pocahontas? viento mágico (esto es especialmente irrisorio). ¿Como renuncian a la violencia ambos bandos? Viento mágico. ¿A quién ponemos como guía de la prota? Un... Árbol... Parlante. ¿¡¿POR QUE HAY MAGIA EN ESTA PELÍCULA?!? Quiero decir, se que simboliza la cultura espiritual de los nativos americanos, pero coño, ¡No se pueden introducir elementos fantásticos en un film pretendidamente realista ('La Bella y la Bestia' y 'Aladdín' eran cuentos de hadas) y no dar explicación alguna! Y encima usándolo como comodín para resolver algún conflicto... Joder, ¡Incluso a la deidad de los Na'vi en 'Avatar' se le da una explicación científica! En fin, que para mí esto se carga la película.
Ah, ¿Y por qué Pocahontas no se va con Smith? ¿No habíamos quedado en que la flecha le apuntaba a él? Guapa, llevas dando el coñazo toda la peli con que estás perdida, con el sueño de la flecha y tal, y cuando SABES que lo que tienes que hacer es irte con él a Londres (cosa que además quieres hacer)... ¿Decides quedarte? Vamos no me jodas.

Bueno, poco más puedo añadir. Sí, hay un par de excelentes canciones, una notable B.S.O., es casi intachable a nivel visual, hay conceptos interesantes, no aburre ni un instante, y Pocahontas luce cuerpazo. Pero no es un gran clásico. Al menos, no de la gloriosa época noventera que estamos comentando. Personalmente, me tomo este film como un experimento de Disney, a ver que tal se le daban las historias realistas. Regular. Eso sí, volverían a intentarlo un año más tarde adaptando el clásico de Victor Hugo 'Notre Dame de París'. Y esta vez, salieron por la puerta grande. Dentro de nada lo comentamos.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Críticas de cine: 'La Sirenita', de John Musker y Ron Clements


Mini-crítica sin spoilers: ¿Alguien recuerda algún gran clásico Disney de los 70 y 80? Sí, nos pueden sonar títulos como 'Robin Hood', 'Oliver y su pandilla', o 'Basil, el ratón superdetective', pero tampoco es que hayan dejado una huella imborrable precisamente. Disney estaba en crisis. Pero con la llegada de esta película, en 1989, el Estudio renació de la mejor manera posible, con una nueva fórmula que sería la clave del éxito. Todos los elementos de dicha fórmula ya se encuentran aquí, una joyita que, a pesar de ciertos convencionalismos que no acaban de cuajar en este nuevo estilo (aún no depurado), encierra auténticos momentos de brillantez y unos rasgos que harían posible el trío de Obras Maestras absolutas que vendrían después. Aquí empezó todo. Magistral. NOTA: 9'5/10


Crítica completa con spoilers: Creo poder afirmar sin temor a equivocarme que este es el clásico de los noventa que a todos los chicos mas nos costaba reconocer que nos gustaba. A ningún tío le supone un problema hablar maravillas de 'La Bella y la Bestia', 'Aladdín' o 'El Rey León', pero 'La Sirenita'... "Bah, es pa' crías". Esto sucedía sobre todo en esa incómoda edad en la que se es demasiado mayor para ver animación simplemente "porque es lo que toca", y demasiado joven y estúpido para ver que hay auténticas joyas animadas, por lo que erróneamente metíamos a esta cinta en el mismo saco que a 'Blancanieves y los siete enanitos' o 'La Cenicienta' (como si esas no fuesen joyas...). Afortunadamente uno va madurando y reconoce por fin las innegables virtudes que posee la historia de Ariel. La primera y más importante es, precisamente, Ariel, personaje revolucionario donde los haya. Acostumbrados a unas princesas que parecían muñequitas, sosas y que en ocasiones rozaban la estupidez, ahora nos encontramos con esta preciosa sirena adolescente, carismática y rebelde (dentro de unos límites que los de Disney aún no estaban dispuestos a romper), y con una apariencia también rompedora, mucho más exótica y exuberante que lo visto anteriormente. Resulta digno de elogio la facilidad con la que el dúo de directores/guionistas consigue que empaticemos totalmente con esta chica y que hasta compartamos su sufrimiento. Y eso, teniendo en cuenta que es una niñata que a pesar de su enorme encanto y carisma no se libra de ser un tanto bobalicona a veces, y cuya mayor obsesión es casarse con un príncipe que ni conoce, solo se puede calificar como milagroso.
Y esto sucede porque, por primera vez, la princesa en cuestión no se deja arrastrar por las decisiones y actos de la figura paterna o el príncipe guaperas de turno. Es ella y solo ella la que decide que rumbo va a seguir su vida, estando dispuesta hasta a pactar con el Diablo para conseguir sus objetivos. ¿Que estos objetivos siguen siendo demasiado conservadores? Pues sí, pero el avance realizado es notable, sin lugar a dudas.

Hablábamos de pactar con el Diablo. Con esto me refiero, por supuesto, al papel que juega la EXTRAORDINARIA villana, Úrsula. El mejor personaje de la película y, que duda cabe, uno de los mejores "malos" que ha creado la Casa del Ratón. Divertida y falsa como ella sola, y con un diseño magistral, es imposible no quedar fascinado con esta bruja acuática. Tras la impresionante escena en que convierte en humana y quita la voz a Ariel, la cinta se convierte en una comedia romántica pura y dura. La parte romántica está clara, se trata de los intentos de Ariel de conquistar al príncipe Eric. Que puntazo, por cierto, el hecho de que Eric no quiera estar con Ariel porque desea encontrar a la chica de portentosa voz que lo rescató del naufragio (genial como se consigue que la primera vez que el príncipe ve a su salvadora parezca una aparición celestial) y que es, por supuesto, la propia Ariel. Es aquí donde la empatía con Ariel alcanza su máximo nivel, pues sentimos la misma impotencia que ella. Ver para creer.

La parte de comedia la protagoniza, como no, el alma de la película:

Sebastián. No creo que se valore lo suficiente a este colosal secundario, que para mi está al nivel de pesos pesados posteriores como el Genio o Timón y Pumba. Yo por lo menos, cada vez que este cangrejo abre la boca me descojono, y no solo por su peculiar acento. Segmentos como el de su enfrentamiento con el cocinero psicópata son una muestra de los niveles que puede conseguir esta cinta en lo que a humor se refiere. Del resto de secundarios, solo la atolondrada gaviota Scuttle puede arrojarle algo de sombra, pues Fluonder (el pez) no aporta absolutamente nada. ¿Cuantos animales, no? Pues sí. Y es que si hay algo que me gustaría reprochar al film es la excesiva humanización de los animales, ya que resulta demasiado infantil, como si los de Disney no se atreviesen aún a meter algo más de madurez, dramatismo y oscuridad, cosa que sí harían en las pelis posteriores. Me puede cuadrar que los animales marítimos sean así, porque... Yo que sé, a lo mejor solo las sirenas los ven de esa manera, pero ¿Por que cualquier pájaro aleatorio que aparezca sabe tocar un instrumento? Este hecho, o el miedo a arriesgar que suponen recursos tan pasados de moda como terminar la cinta, por cojones, con boda entre los protagonistas, impiden al film ser tan perfecta como el trío que vendría después.

Sobre la banda sonora, sobra decir que es otra de las claves del éxito de la película, pues puede que fuera la mejor que se pudo escuchar hasta el momento en un clásico Disney. Ya no solo por canciones como la mítica "Bajo el mar", sino también por la música instrumental, destacando el precioso tema principal.

Y no hay mucho más que decir. Un GRAN clásico se mire por donde se mire, una joya, a pesar de los defectos señalados. Además de extrema importancia, pues presentó las piezas clave: Personaje femenino principal con trasfondo, gran villano, secundarios de lujo, espectacularidad y magistral B.S.O. Ahora solo faltaba pulir el resultado con un poco mas de valentía y madurez. Se hizo, por supuesto, dando lugar a la gran Obra Maestra imperecedera que todos conocemos. Nos saltaremos la poco relevante secuela de 'Los Rescatadores' para volver a hablar de la primera peli Disney "de princesas" protagonizada, de hecho, por un príncipe. Uno monstruoso.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...