Buscar este blog

miércoles, 17 de agosto de 2011

Críticas de cine: 'El Origen del Planeta de los Simios', de Rupert Wyatt


Mini-crítica sin spoilers: Toda una sorpresa. Pocos tenían fe en este proyecto, pero lo cierto es que estamos quizá ante la mejor cinta del verano. Un entretenimiento de calidad, que se toma en serio a sí mismo y cuya carga emocional tiene un peso mucho mayor que el de los efectos visuales, sin dejar de ser por ello espectacular. Un ejemplo a seguir para la gran mayoría de blockbusters. NOTA: 8'5/10


Crítica completa con spoilers: Hubiese sido muy fácil convertir esta cinta en la típica americanada en la que un grupo de soldados muy buenos muy buenos se dejan la vida, muy sacrificados ellos, frente a un ejército de monos muy malos muy malos. Afortunadamente, la película se aleja por completo de esa idea, presentando a los humanos, salvo en el caso del científico protagonista y su familia, como los villanos de la función. De esta manera, se recupera el espíritu del excelente clásico original (atención al fantástico guiño hacia este con lo de la nave espacial...), haciendo que la base de ciencia-ficción sea solo un pretexto para la auto-crítica. De esta forma, no encontramos con un film que no teme tratar la historia desde un punto de vista serio, gracias a que Wyatt, el desconocido director, se cree en todo momento lo que nos está contando, consiguiendo que el espectador también lo haga.
Algo difícil considerando que los humanos tienen un rol totalmente secundario y que ningún personaje de nuestra especie tiene un interés realmente destacable. El ya mencionado científico, Will, es el humano más importante de la cinta, pero funciona más como desencadenante de la trama y como punto de apoyo del auténtico y peludo protagonista que como personaje con entidad propia. Además, James Franco no me dice absolutamente nada. En cuanto a los personajes de John Lithgow y Freida Pinto, poco se puede decir de ellos, pues él es un McGuffin puro y duro, y ella está ahí para decir "hola" y poco más.

Como podéis ver, se deja todo el protagonismo a los simios. Una decisión tan acertada como arriesgada, pues se podía haber caído fácilmente en la sensiblería barata o incluso en el ridículo, pero Wyatt, con una firmeza y seriedad dignas de elogio, consigue hacernos empatizar, compadecer e incluso apoyar a los simios. Especialmente al auténtico protagonista y el alma de la película:

César. La película es su viaje emocional, desde un gracioso y avispado chimpancé, a líder de una rebelión. Y todo narrado con una progresión y un ritmo ejemplares (no hay más que ver la agilidad con la que vemos pasar la niñez del primate), profundizando en los sentimientos de César de manera que nos creamos al personaje y le cojamos un inmenso cariño desde el primer instante. Todo gracias a un magnífico Andy Serkis (ya experto en la captura de actuación) que consigue, con sus miradas y gestos, que veamos la cinta a través de los ojos del chimpancé. Así, odiamos al personaje de Draco Malfoy Tom Felton y sufrimos con César durante su cautiverio, en el que poco a poco vemos como pierde la inocencia y se da cuenta de la situación de sus congéneres, hasta aceptar la responsabilidad de guiarles en la lucha contra sus opresores. Impresionante ver como se va adueñando del refugio y de la confianza de sus compañeros.
De hecho, puede que sea el mejor segmento de la cinta, pues deja momentos verdaderamente geniales, como el instante en el que nuestro simio dibuja una ventana en su celda (imposible no derrumbarse), la liberación del gorila, el "portazo" en las narices que el mono le da a Will, y desde luego, el momento del "¡¡NOOO!!", que te deja, simplemente, clavado al asiento.

A partir de aquí, vemos la preparación para el primer ataque a los humanos por parte de los simios, y yo por lo menos, sentí esa emoción pre-batalla que se siente solo cuando la cinta ha hecho los deberes y ha conseguido que los protagonistas te importen.
Y si además la batalla en cuestión está perfectamente rodada y es emocionante y espectacular, dejando algún momento memorable (César montando a caballo...), pues el resultado final es un clímax inmejorable.
Mención especial merecen los créditos finales, pues es entonces cuando se nos desvela, de forma sencilla y contundente, el destino de la humanidad. Así que sí, hay que quedarse a ver los créditos, nada de huir despavoridos de la sala en cuanto aparezca el "directed by".

A nivel técnico la cinta es magnífica. El reducido presupuesto (90 millones de nada...), se aprovecha al máximo, logrando un realismo tal con los simios, que yo al menos, a los dos minutos me olvidé de que eran actores maquillados digitalmente.

Sobre la B.S.O., debo decir que estoy algo contrariado: Mientras veía la película me estaba gustando, pero después no he sido capaz de recordar ni un solo tema, ninguno se me ha quedado grabado. Así que no sé si valorar este apartado positiva o negativamente. Supongo que positivamente, pues la música acompañaba a la cinta a la perfección.

En resumidas cuentas, un blockbuster veraniego de los buenos, simple pero efectivo, narrado con energía, seriedad y respeto hacia el espectador, y que además sabe tocar la fibra sensible cuando debe.
Está siendo un exitazo, por lo que las secuelas no tardarán en llegar. Preparaos, porque me da a mí que se va a desatar una nueva fiebre "simiesca". Mientras sea con este nivel, yo encantado.

sábado, 13 de agosto de 2011

Resultados de las Batencuestas y despedida

Esto se acaba. Llegó el momento de dar por finalizado el super-especial en el que hemos estado inmersos durante cuatro semanitas, nada menos. Pero antes, es el momento de descubrir las respuestas a las tres preguntas que os hice al comenzar este especial. ¿Preparados? Allá vamos:

Nuestra película favorita sobre Batman es...


¡'El Caballero Oscuro'! Y con una mayoría aplastante. TODOS la hemos votado. El 100%. Creo que está muy claro porqué.

Nuuestro enemigo favorito de Batman es...


¡El Joker! De nuevo, ¿A alguien le sorprende? Es decir, es el mejor villano del mundo del cómic... En el segundo lugar han quedado empatados Catwoman y Dos Caras.

Nuestro personaje secundario de Batman favorito es...


¡El Comisario James Gordon! ¿Que sería de el Caballero Oscuro sin Jim? Un formidable aliado y un personaje maravilloso. En segundo lugar, con solo un voto de diferencia, ha quedado, como no podía ser de otra manera, el mejor mayordomo del mundo, Alfred.


Y eso es todo. Mañana el blog recuperara su estética y mecánica habitual y me pondré al día con las noticias, imágenes y trailers que no haya podido traeros por estar ocupado con este especial, que, debo decir, he disfrutado muchísimo, pues todo ha salido como tenía planeado, sin ningún contratiempo.
Y a vosotros, ¿Os ha gustado este especial sobre el mejor personaje de cómic jamás creado?

miércoles, 10 de agosto de 2011

Críticas de cine: 'El Caballero Oscuro', de Christopher Nolan (POST OBSOLETO)


Mini-crítica sin spoilers: La más grande. Parecía difícil superar la genial 'Batman Begins', pero el nivel de esta película en cuanto a dirección, guión, interpretaciones, apartado técnico y porque no decirlo, respeto hacia el espíritu del cómic, la convierten, sin lugar a dudas, en la Obra Maestra del género. NOTA: 10/10


Crítica completa con spoilers: Intensidad. Esa es la palabra que mejor define esta extraordinaria cinta, pues te atrapa desde el primer segundo y no te suelta hasta el final. Y todo gracias a un guión que aúna entretenimiento y profundidad como nunca se ha visto en el género. Y sin caer jamás en el espectáculo descerebrado, pues predominan los buenos diálogos sobre los fuegos artificiales.
Esto no quiere decir que no haya espectacularidad, ya que la cinta está plagada de adrenalíticas escenas de acción dirigidas por un Christopher Nolan que enmienda los errores que cometió en ese sentido en el anterior film. Olvidaos de los mareantes planos cortos, aquí vemos todos los golpes y persecuciones a las mil maravillas. De hecho, la persecución nocturna en la que descubrimos el nuevo vehículo de Batman me parece la mejor escena de ese estilo de los últimos años. Toma ya.

'Batman Begins' fue un soplo de aire fresco que aún hoy en día deja en pañales al 99% de las películas basadas en héroes comiqueros, pero esta secuela va un paso más allá, convirtiéndose en un thriller policíaco en toda regla, con la salvedad de que el detective de turno va disfrazado de murciélago. Así, nos encontramos con una cinta que no teme ser compleja y dramática si es necesario, huyendo de los convencionalismos de esta clase de cine. Nolan, con una confianza ciega en el relato que nos está contando, nos presenta poco a poco las piezas de este puzle, donde tres figuras destacan sobre el resto: Batman (con un nuevo traje más estilizado), Joker, y Dent. El primero, el protagonista activo, el tercero, el protagonista pasivo, y el segundo, el hilo conductor que les hará avanzar. De este modo, se sigue profundizando en la figura del Murciélago, viéndole confiado al principio ("Batman no tiene limitaciones"), incluso convencido de que Gotham dejará de necesitarle en un futuro inmediato. Pero pronto deberá replantarse si es un héroe al uso... O si es algo más, alguien capaz de convertirse en un villano si eso es lo mejor para su ciudad.
Hubiese sido muy sencillo dejar al Hombre Murciélago en la misma situación que en su predecesora, sin analizarle más. Pero Nolan, una vez más, demostrando un respeto hacia el personaje digno de elogio, lo lleva a un nuevo nivel hasta llegar al precioso, emocionante y maravilloso final de la cinta, con el que es imposible no levantarse a aplaudir. Sobra decir que Christian Bale confirma la conclusión a la que llegamos en la cinta anterior, que es (y seguramente será) el mejor Batman visto en pantalla.
¿Y quién pone en esa situación a Batman? El alma de la película, el personaje que hace que todo se ponga patas arriba:

El Joker. Qué decir de él. El mejor villano de los últimos años, y, desde luego, el mejor de la Historia en este tipo de películas. Aterrador, divertido, fascinante... Todos sus diálogos están magistralmente escritos de manera que cada vez que abre la boca, ya sea para narrarnos un posible origen de sus cicatrices, o para hablarnos de su filosofía de vida (¿No es espeluznante que tenga razón en ciertas cosas?), consigue poner los pelos de punta. Además, esta versión del Joker es una "mezcla" de todos los Jokers anteriores: Nicholson, cómics, serie animada... Hay un poquito de todos ellos en este, por lo que creo que estamos ante el Joker DEFINITIVO. Gran parte de culpa la tiene Heath Ledger. Inconmensurable. Sublime. En serio, su interpretación deja sin palabras. Cada tic, cada carcajada, cada cambio de voz... ¡Puf! Que triste que muriera, tras este papel se hubiese asentado definitivamente como super-estrella.
Por supuesto, protagoniza los mejores momentos, como el cara a cara con Batman en la sala de interrogatorios, una escena magistral en mi opinión, que además nos lleva a una extremadamente emocionante secuencia con el tercer gran personaje de la cinta como protagonista, Harvey Dent, el héroe caído. En una cinta con El Joker como villano principal era muy arriesgado incluir a Dent, pero su transformación en Dos Caras está perfectamente planteada, resultando incluso natural. No se vuelve "malo de repente" tras la muerte de Reachel (encarnada esta vez por una Maggie Gyllenhaal más convincente que Katie Holmes, y eso que esta última no lo hizo nada mal), si no que es la gota que colma el vaso en su tensa relación con Gordon, el trauma que necesitaba para liberar el lado violento que vimos asomar cuando secuestra a un secuaz del Joker. Por si fuera poco, el Payaso del Crimen se encarga, en una escena sublime, de comerle el coco para así asegurarse un as bajo la manga en su lucha contra Batman. Y duele, duele mucho ver al Caballero Blanco de Gotham, al símbolo de esperanza de la ciudad, jugarse a cara o cruz la vida de un niño inocente (el auténtico clímax de la cinta). Sobre su muerte... Sí, hubiese sido genial verle como villano principal en la siguiente entrega, pero para que Batman se convirtiese en un Caballero Oscuro, para que la cinta terminase de esa manera tan apoteósica, debía morir.
Una extraordinaria versión del personaje, encarnado por un sorprendente Aaron Eckhart. Mención especial merece la recreación de su lado desfigurado, realmente desagradable y terrible, haciendo un uso espectacular de los efectos visuales.

Antes de acabar, me gustaría hablar del plan de Joker, en concreto, de la parte final, el experimento social que lleva a cabo con la gente de los barcos. Su resolución, con la aparente victoria del bien sobre el mal dejó indignados a muchos, pues en una cinta tan cruda no pegaba esa cursilería. Pero es que las cosas no son lo que parecen. Analicemos la situación: Los ciudadanos inocentes del barco 'A' realizan un votación para decidir si volar por los aires el barco 'B', lleno presidiarios, y así conseguir salvarse. El resultado deja claro que la teoría de Batman de que "hay gente preparada para creer en el bien" es falsa, pues una amplia mayoría está a favor de hacer explotar el barco 'B'. El Joker tiene razón, en cuanto pongas al límite al ciudadano más respetable, este se convertirá en un monstruo. Pero... ¿Y si no se atreve? En vista de que nadie pulsa el botón, uno de los ciudadanos, muy decidido y con las ideas claras, coge el pulsador... Pero no hace nada. ¿Acaso cree que matar está mal? No, él mismo nos deja claro que matar a los presidiarios es lo más razonable dadas las circunstancias. Lo que pasa es que, simplemente, no hay huevos. El Joker no contaba con la cobardía. El miedo ante la responsabilidad es lo que hace que nadie accione la bomba, aunque quieran hacerlo. Su pensamiento se reduce a "sí sí, hay que hacer explotar el barco 'B'. ¿Yo? No no, que lo haga otro". Ni más ni menos. Por eso Gotham necesita a Batman, alguien que pueda hacer los que los demás no se atreven. ¿Y por qué los presos no hacen explotar el barco 'A'? ¿Por qué el gigantesco calvo negro con pinta aterradora tira el pulsador por la ventana? Muy simple: A estas alturas, un friki con la cara pintada no le va a decir cuando matar a nadie. Si hay que morir se muere, pero con dignidad. Como veis, en esta genial secuencia hay mucho más de lo que se percibe a simple vista.

Poco más hay que añadir. Mencionar que Zimmer se supera a sí mismo con una banda sonora magnífica, muy superior a la de su predecesora (y eso que reutiliza, como es lógico tratándose de una secuela, varios temas), que acompaña a la perfección una película tan jodidamente buena, emocionante, inteligente, emotiva, espectacular y respetuosa con el material original, que no merece la pena buscarle los insignificantes fallitos que pueda tener.

'El Caballero Oscuro', un film a la altura de Batman, que ya es decir.


Batman de Nolan. ¿Conclusiones?: Vale, aún no se ha estrenado el cierre de esta trilogía, pero creo que ya puedo afirmar que estamos ante la mejor versión de Batman. En la estética puede que gane Burton, pero en el resto, en absolutamente TODO lo demás, Nolan triunfa. Construcción de protagonista y villanos, tono, interpretaciones, secuencias de acción... Incluso en el diseño del símbolo queda por encima del resto de versiones. Joder, ¡Si es que incluso pone el título al final en ambos films! (mi debilidad, como ya sabéis).
Lo mejor que le ha pasado a Batman en lo que a cine se refiere, y lo mejor que le ha pasado al género superheróico. Contando los días para la esperadísima tercera parte.

martes, 9 de agosto de 2011

'Chase Me'

Gracias al magnífico blog Bat World, dedicado obviamente al Caballero Oscuro, he descubierto un corto de animación sobre el Murciélago que merece formar parte de este especial:



Con el mismo estilo de 'Las Nuevas aventuras de Batman' (fantástica y breve serie que funciona como continuación de la legendaria 'Batman: La Serie Animada'), este corto del año 2003 consigue, en 6 minutos y medio y sin usar una sola palabra reflejar a la perfección no solo la relación entre Batman y Catwoman, si no también la incomodidad de Bruce al llevar la máscara de multmilonario fiestero.
Disfrutad.

lunes, 8 de agosto de 2011

Críticas de Cine: 'Batman Begins', de Christopher Nolan


Mini-crítica sin spoilers: Por fin. Tras el atentado que supuso 'Batman & Robin' al mito del Murciélago, llegó Nolan pra empezar la saga fílmica desde cero y darnos la primera película del AUTÉNTICO Batman. Y además, resultó ser un blockbuster de calidad, todo lo que una película de superhéroes debería ser. NOTA: 9/10


Crítica completa con spoilers: Respeto. Cada escena, cada apartado de esta cinta destilan un respeto y un conocimiento del personaje enormes. De esta forma nos encontramos con un film que se toma en serio a sí mismo, captando a la perfección la esencia de grandísimo personaje que esta tratando y adaptándolo a los tiempos modernos, dotando a Gotham City y a sus habitantes de un realismo inaudito. Y esa es una de las grandes virtudes de esta cinta: Nos la creemos. Por primera vez, la figura de un justiciero disfrazado de murciélago nos parece factible. Y eso es, sin duda, porque Nolan nos presenta al Caballero Oscuro de manera inmejorable, despacito y con buena letra, profundizando como es debido en el personaje. Es maravilloso ir descubriendo las claves que darán forma a Batman, desde su entrenamiento físico, a las férreas normas morales que Bruce va adquiriendo, tanto en el presente como en los necesarios flashbacks.  Pero lo mejor llega con la llegada de Bruce a la corrupta Gotham, cuando vemos surgir cada pieza de la mitología de Batman: La Batcueva, el traje (más funcional que nunca) y cada uno de sus gadgets, la elección del murciélago como identidad y símbolo, el Batmóvil...
Además, el enfoque dado a Batman es el más fiel hasta la fecha, pues se nos muestra como un aterrador monstruo de la noche implacable con los criminales, pero también como un detective. No en vano, está claramente inspirada en el magistral 'Año Uno' (la escena en la que Batman llama a los murciélagos, la referencia al Joker del final...).
Y en cuanto a Bruce Wayne, POR FIN vemos como debe ser su falsa personalidad de despreocupado y juerguista multimillonario Playboy. Como se nota que Nolan conoce el personaje con el que esta trabajando...
Ah, y Christian Bale es sin lugar a dudas el mejor Batman de la Historia. Capaz de mostrar como nadie hasta ahora el poderío físico pero también la vulnerabilidad emocional del personaje. Sí, Keaton reflejo a la perfección su tormento, pero Bale consigue además que lo sintamos como una persona real. Eso, sumado a la excelente idea de forzar la voz al ser Batman, confirman que estamos ante el Murciélago definitivo.

¿Que importa que a partir de la primera aparición de Batman la cinta se vuelva un tanto más tópica? Cuando tienes una base tan trabajada, fascinante y sublime en todos los sentidos, y la parte "palomitera" es tan entretenida, solo queda disfrutar del enfrentamiento entre el héroe y los villanos de turno:

El Espantapájaros y Ra's al Ghul (unos estupendos Cillian Murphy y Liam Neeson). Se hizo un grandísimo trabajo a la hora de adaptarlos de la forma realista que la cinta necesitaba, pero a pesar de despojarlos de gran parte de los elementos más "comiqueros", no pierden ni un ápice de las características que los hizo grandes en las viñetas. Sí es cierto que tienen un función bastante secundaria, pero lejos de parecerme un error, lo veo como una virtud, pues así queda espacio para desarrollar como se merece al personaje principal.

Del resto de personajes... Pues que voy a decir. Michael  Caine es el mejor Alfred posible, y Gary Oldman ES Gordon. Por cierto, menos mal que a Gordon se le da la importancia que merece, pues aquí por fin se refleja que es alguien indispensable para Batman en su lucha contra el crimen.
Quizá el personaje de Katie Holmes es el menos interesante y el que menos aporta, al menos en esta ocasión... Ya habrá tiempo de darle una importancia vital.

La estética de la cinta bebe directamente del ya mencionado 'Año Uno', pues sentimos Gotham tan sucia y corrupta como en dicha obra. Eso sí, el Batmovil no me termina de convencer.
La B.S.O. de Hans Zimmer capta a la perfección el espíritu de esta nueva adaptación, alejándose de los trabajos musicales que acompañaron al personaje anteriormente. Elfman es mucho Elfman, pero se realiza una gran labor en este aspecto.

Si algo hay que achacarle a la cinta es que Nolan no se desenvuelve muy bien en las escenas de acción, abusando de los planos cortos, un técnica mareante a más no poder. Pero nada que no se pueda corregir.
Además, es algo innegable que el personaje daba para algo incluso más grande, más emocionante, más profundo, más todo. Es una peli cojonuda, la envidia de todas las cintas del género, seria, emotiva y entretenidísima... Pero se podía haber hecho más. Claro que, por otro lado... Esta es solo una película de orígenes... El primer desafío del héroe. ¿Y si en la secuela se echase toda la carne en el asador? ¿Y si se corrigiesen de un plumazo los fallitos de esta entrega y se elevasen los aciertos a la máxima potencia? ¿Y si se fuese un paso más allá, siguiendo una progresión dramática ejemplar? Se hizo. En tres años llegaría la película definitiva de Batman. En breve la comentaremos.


¡las Batencuestas están a punto de acabar! Si aún no habéis votado, hacedlo en este post.

jueves, 4 de agosto de 2011

Reseñas de cómics: 'Batman: La Broma Asesina', de Alan Moore y Brian Bolland


Mini-reseña sin spoilers: Confieso que me sentí decepcionado con la primera lectura de este cómic. Pero lo leí otra vez. Y otra. Y otra más. Y cada vez me gustaba más, hasta que a día de hoy, esta Obra Maestra es mi tercer cómic favorito sobre Batman... Y mi favorita sobre el Joker, el auténtico protagonista de esta historia. Imprescindible. NOTA: 10/10


Reseña completa con spoilers: Resulta increíble que en tan solo 46 páginas Moore consiga condensar tantos sucesos importantes en una historia tan breve, pero con una contundencia que deja sin aliento. Porque esta es la obra que mejor refleja la terrible relación entre Batman y el Joker, dos polos aparentemente opuestos que parecen destinados a luchar entre ellos infinitas veces, atrapados en un juego del que nunca podrán salir. Aunque Batman, de hecho, intenta resolverlo antes de que el juego acabe de la única forma posible: Con la muerte de uno a manos del otro. Da igual lo mucho que Batman quiera cambiar las cosas, la misma situación se repetirá una y otra vez: El Joker escapará de Arkham, hará algo terrible y el Caballero Oscuro lo atrapará. Y vuelta a empezar. La prueba más clara es que la primera y la última viñeta del cómic son idénticas. Como si nada hubiese pasado. Y sí que pasan, pues el plan del Joker en esta ocasión es especialmente espeluznante y cruel: Disparar en la columna a Barbara Gordon (Batgirl) y sacarla fotos desnuda mientras agoniza de dolor, tan solo para mostrárselas a su padre (el comisario Gordon, claro) en un parque de atracciones de pesadilla. Así, el Joker pretende demostrar que incluso el hombre más cuerdo e íntegro del mundo puede volverse loco simplemente con un pequeño empujón, solo teniendo "un mal día", pues para él la locura es un refugio en el que resguardarnos cuando la realidad nos supera.

Eso, un mal día, un cúmulo de desgracias fue lo que al parecer (nunca queda claro si sucedió realmente) le pasó a él. Mediante los flashbacks que pueblan el relato descubrimos como la vida de un humilde humorista sin demasiado éxito se desmorona hasta llegar... a LA VIÑETA:

El nacimiento del monstruo, absolutamente sobrecogedor. Genial, por cierto, el recurso de que la primera viñeta de cada flashback sea muy similar a la última que hemos visto del presente. Y es que en esta obra la repetición de imágenes se usa mucho como símbolo de lo que nos habla el cómic, el bucle en el que están atrapados héroe y villano. Brillante.

Mención especial merece el final, donde tras demostrarse que la teoría del Joker es errónea, Batman intenta razonar con él una vez más, sin conseguirlo. Y en las últimas páginas, con el chiste que cierra la obra, se ve que quizá Batman esté tan loco como el Joker, solo que enfoca su locura en otra dirección. Un final acojonante para un cómic que deseas que no acabe nunca.

Sobre el dibujo, solo puedo decir que Bolland realiza un trabajo fantástico, muy, muy detallado y realista (pero sin pasarse, afortunadamente. Nunca me ha gustado el hiperrealismo, creo que mata la expresividad y el dinamismo de la viñeta). Y bastante actual, pues nadie diría que han pasado más de 20 años desde su publicación.
Por cierto, yo poseo la edición Absolute que salió en 2008, y debo decir que el recoloreado hecho por Bolland para la ocasión me parece magnífico. Viendo fotos comparativas entre el color de antes (a cargo de John Higgins) y el de ahora, creo que la historia gana mucho con el nuevo. Sobretodo los flashbacks, en blanco y negro y resaltando algún objeto clave en rojo.

Y no puedo decir mucho más... la obra es cortísima, así que tampoco puedo destacaros algún momentazo a parte de, bueno... Todo. Solamente recalcar que es, en mi opinión, el cómic que mejor plasma la enemistad entre Batman y el Joker, sus diferencias... Y sus similitudes. Magistral.


martes, 2 de agosto de 2011

Reseñas de cómics: 'Batman: Año Uno', de Frank Miller y David Mazzucchelli


Mini-reseña sin spoilers: Hay obras, en cualquier disciplina artística, que es de obligado conocimiento para todos. Esta es una de ellas. Una Obra Maestra que redefinió el origen de Batman para siempre. Absolutamente imprescindible para todo seguidor del Murciélago que se precie. Simplemente perfecto. NOTA: 10/10


Reseña completa con spoilers: Dos son los protagonistas de este relato. Ambos dispuestos a limpiar la corrupta ciudad de Gotham, pero con métodos distintos. De esta forma somos testigos de dos historias (a cual mejor) destinadas a entrelazarse: La de Bruce Wayne y la de James Gordon. El primero, recién llegado de su entrenamiento alrededor del mundo y deseoso de empezar su carrera contra el crimen, pero sintiendo que aún no está listo, que le falta algo. Increíblemente humano percibimos a Bruce, le vemos dubitativo e inexperto, cometiendo errores, con mucho que aprender aún. Basta con ver la misión de reconocimiento que lleva a cabo en los bajos fondos de Gotham para tantear al enemigo (dónde tiene su primer encuentro con una ágil y luchadora prostituta llamada... Selina) en la que acaba malherido. Mi momento favorito tiene lugar poco después, cuando por fin, a punto de morir desangrado, reflexiona sobre su vida y encuentra lo que le faltaba:

Un símbolo, un icono. Da igual las veces que lo lea, este momento, y la frase "seré un murciélago" siempre consiguen emocionarme.
Es una absoluta gozada ver los primeros pasos (a veces un poco torpes) de nuestro héroe y las reacciones de los demás ante la aparición de un vigilante enmascarado. Entre esas reacciones esta la del otro protagonista, el recién llegado Gordon. A través de él vemos a Gotham desde otro punto de vista, la vemos totalmente real y viva, sentimos la corrupción más cerca que nunca, incluso dentro de la propia policía, donde Jim parece ser el único que se toma su trabajo en serio. Una decisión increíblemente acertada convertirle en protagonista, pues además de usarse como medio para sentir la ciudad en nuestras propias carnes, podemos conocer al personaje un poco mejor. Quizá la parte menos interesante del relato sean sus problemas matrimoniales, pues poco aportan a la trama, pero sirven para profundizar en Gordon.

El punto de inflexión llega cuando Batman queda atrapado en un edificio, pues es el momento más emocionante y tenso de la historia, con Batman herido y rodeado por los S.W.A.T. Es en ese segmento donde todo cambia, donde nuestros protagonistas se dan cuenta de que se necesitan mutuamente, donde la figura de Batman hace que empiece a asomar un atisbo de esperanza en la ciudad, y donde el Murciélago inspira a Selina a cambiar de vida, aunque para ello tenga que disfrazarse de gata.
Por no hablar del momentazo, ya mítico, en el que Batman llama con ultrasonidos a la bandada de murciélagos de su cueva para que le ayuden en su huída.

Pero cuando la relación entre Batman y Gordon queda sellada definitivamente es en el angustioso clímax, donde el Caballero Oscuro, con ropa de calle y a cara descubierta salva al hijo de Jim. Y aquí esta el detalle que termina de redondear la obra: Gordon ve claramente la cara de Bruce, pero, dando la excusa de que no ve sin gafas, decide hacerse el loco para que así Bruce pueda seguir con su cruzada.

Y así acaba el año que dura la obra para nuestros protagonistas, con la ciudad mejorando poco a poco, curándose, y con Gordon esperando a Batman para hablarle de un tal Joker. para mí, Frank Miller se ganó el cielo con esta obra, realista, profunda, seria y con un uso magistral de la voz en off.

El dibujo de David M. (paso de escribir el apellido) queda empequeñecido al lado del guionazo de Miller, aunque no es malo ni mucho menos. Simplemente pasa desapercibido, aunque es justo lo que el cómic necesita, un dibujo sucio, apagado, seco y realista.

Nada más que añadir... Una de las obras más importantes de Batman y mi segundo cómic favorito, no solo sobre el personaje, si no también en general.


Reseña dedicada a EL ERÓTICO ENMASCARADO, que me regaló este cómic y me introdujo en este maravilloso mundo.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...