Buscar este blog

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'Harry Potter y las Reliquias de la Muerte: 1ª parte', de David Yates


Mini-crítica sin spoilers: Por fin. Después de esperar tanto tiempo, la he visto. Y no me ha decepcionado en absoluto. Me he encontrado exactamente con lo que esperaba, es decir, el libro en imágenes, o casi. Además, unos David Yates (director) y Steve Kloves (guionista) en plena forma (escarmentados de sus errores pasados), un trío potagonista dándolo todo, y un enfoque claramente más sombrío y adulto conforman una de las mejores entregas de la saga, a muy poquito de la cinta de Cuarón. Y no la supera porque está incompleta. Cuando la valoremos junto a la ansiada segunda parte, creo que estaremos ante la mejor, claramente. NOTA: 9/10


Crítica completa con spoilers: Desde el primer momento, con el sensacional prólogo en el que vemos cómo Harry, Ron y Hermione se preparan para lo que saben que tendrán que hacer, se ve que se lo han tomado en serio. Ya no son unos niños, ya no esperan fervientemente al 1 de Septiembre para ir a Hogwarts.
A partir de ahí, Yates fija el tono que tendrá el film, pues en la siguiente escena, que tiene lugar en la mansión Malfoy (protagonizada por unos Ralph Finnes y Alan Rickman que se comen la pantalla),  el "dire" no se anda con chiquitas, y refleja toda la frialdad y crueldad que debe.

Más adelante, tras la trepidante secuencia de "los siete 'Potters'", y una boda a la que se concede el espacio justo y necesario, hay una pequeña escena que a mí me encantó: El trío llega al número 12 de Grimmauld Place (antiguo cuartel de la Orden del Fénix y hogar del fallecido Sirius), y Hermione, tras haber comprobado que no hay más humanos allí, dice, en un estrecho y oscuro pasillo: "Estamos solos". Sí, se refiere a que no hay nadie más allí, pero lo que dice la escena es que REALMENTE están solos, nadie puede ayudarles ésta vez. Ahora todo depende de ellos, y se pondrá a prueba su valor, destreza, inteligencia y lo que es más importante, su amistad.

Despúes, nos encontramos con un segmento bastante más desenfadado y divertido, la incursión de los protagonistas en el Ministerio, donde se topan de nuevo con la retorcida Dolores Umbridge (Imelda Staunton). Pero por supuesto su plan no sale tan bien como esperaban y se ven obligados a vagar por el país sin saber como continuar. En éste punto, es probable que a los no-fans de 'Harry Potter' se les haga pesada, pues la cinta se vuelve más lenta. Eso sí, este "punto muerto" es totalmente necesario para profundizar en la amistad que une a nuestros tres protagonistas. En éste fragmento destaco un par de cosas: Primero, la escena en la que Hermione se encuentra a los Carroñeros a unos centímetros de ella (¡que tensión!), y segundo, el detalle de acompañar el viaje del trío con la voz del locutor de radio dando nombres de gente (tanto mágica como 'muggles') asesinada. Sobrecogedor, en mi opinión.
Mientras tanto, vemos crecer la desconfianza y los celos de Ron, que culminan con su abandono del grupo. Tras ésto, el ritmo del film empieza a acelerar de nuevo progresivamente, pues presenciamos, primero, una escena bastante inquietante, incluso terrorífica, protagonizada por cierta anciana (que bien han sabido mezclar diferentes géneros en ésta película), y luego, uno de los mejores momentos de la cinta:


No creo que se le pueda poner más tensión al "casi ahogamiento" de Harry. ¡Qué nervios, por Dios!
Por otro lado, el ataque psicológico que hace el horrocrux a Ron (¡¡Ha vuelto!! ¡Bieeeen!) esta plasmado a la perfección, incluso supera al del libro (que también use arañas para torturarle es un puntazo), y sufrimos con él, pues al pobre le putea a base de bien. Eso sí, cuando por fin Ron vence sus miedos y destruye el horrocrux, me hubiese gustado ver un poco más de gratitud por parte de Harry, gratitud que si expresa en la novela. Pero bueno, el relato del pelirrojo sobre como pudo volver, es bastante emotivo, sobre todo porque parece hablarle sólo a Hermione.

Pasémos a comentar otro punto álgido del film: 'La fábula de los Tres Hermanos'. Sin duda, una idea fantástica narrarla como si de un corto de animación se tratase, con un estilo visual que me ha recordado un poco al de 'Pesadilla antes de Navidad' o 'La Novia Cadáver'. Mola.

Y finalmente llegamos de nuevo a la mansión Malfoy, dónde recibimos una dosis de Helena Bonham Carter (Bellatrix) desatada sometiendo a un durísimo interrogatorio a Hermione, y después, un rápido combate que es, ni más ni menos, un aperitivo de lo que nos espera en ocho meses. Como no podía ser de otra manera, nuestros héros escapan por los pelos, pero el pobre Dobby (que juega un papel fundamental en ésta escena) no sobrevive. Lo cierto es que acabas cogiendo cariño al elfo, y da pena que muera, pero no me pareció tan emotivo como dicen.
Por supuesto, los últimos minutos son a lo 'El Imperio Contraataca': Nos dejan con multitud de preguntas sin resolver y con la sensación de que todo va mal. Que lejos está el 15 de Julio...

Pero bueno, hablemos un poco de las actuaciones. No hace falta decir que Finnes, Rickman y Carter roban cada plano en el que salen, pero ésta vez los que destacan son los tres protagonistas, que estan estupendos, mejor que nunca, especialmente Watson (sorprende cuánto puede expresar con una mirada).
En ésta ocasión no hay ningún fichaje realmente destacable, salvo quizá Rhys Ifans como Xenophilius Lovegood (el padre de Luna) y Bill Nighy como el nuevo Ministro de Magia Rufus Scrimgeour. Pero salen cinco minutos cada uno, así que...

A nivel técnico, cumple con creces, como siempre, pero la historia no permite mucho el lucimiento de efectos visuales.

Alexandre Desplat se encarga ésta vez de la B.S.O., que acompaña a la perfeción a las imagenes, aunque salvo un par de temas bastante buenos, tampoco destaca especialmente.

En definitiva, una película muy bien hecha, con un tono más adulto y una tenebrosidad que le sienta genial. Además, como dije al principio,Yates y Kloves se ponen de acuerdo y no hay fisuras en sus trabajos. Por otro lado la fidelidad a la obra de Rowling es extrema, por lo que veo difícil que no le guste a algún fan. En cualquier caso, cuando valoremos a las dos partes como un todo... Vamos a flipar.

domingo, 21 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'La Bella y la Bestia', de Gary Trousdale y Kirk Wise


Mini-crítica sin spoilers: Han pasado casi 20 años (!!) desde su estreno, pero ahora se puede disfrutar de nuevo en una sala de cine... En 3D, claro, para "rejuvenecerla". Ni falta que hace, pues a día de hoy sigue siendo una película redonda, con una perfección en cada uno de sus apartados que pocas pelis de animación logran. Una joya. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Desde los instantes iniciales queda claro que ésta cinta tiene algo especial. Con las primeras notas de la ESPECTACULAR banda sonora intuimos que estamos claramente ante un cuento de hadas, pero hay un "algo" en ésa música que le da un toque tenebroso, oscuro. Entonces una voz en off nos informa, a través de vidrieras, de que un príncipe no muy amistoso ha sido transformado en una bestia. Después, en un "pispás", quedan claras las reglas del hechizo que lo mantienen en ésa situación. Me llama la atención que en éste magistral prólogo no nos muestren ni al príncipe (sólo se le insinúa, mediante un cuadro, un par de veces durante el film) ni cómo se transforma en bestia, no vemos la magia propiamente dicha. Aún no es el momento. Para verlo tendremos que esperar al antológico final.

Mientras tanto, comentemos las virtudes que hacen única a la cinta, que son muchas. Para empezar, la inusitada profundidad de los personajes principales y el carísma de los secundarios. Fijémonos por ejemplo en la transformación que sufren La Bestia y Gastón. Al principio, el villano es la aterradora y malvada Bestia, y Gastón, aunque no es el héroe ni mucho menos, sí es un personaje bastante cómico e inofensivo. Sin embargo, la trama avanza y La Bestia deja de ser aterradora y comienza a ser alguien tierno, mientras que Gastón es cada vez más cruel, así que ya no es inofensivo en absoluto. Curiosamente, ambos cambian por culpa de Bella, una de las primeras "chicas Disney" en tener su propia personalidad. Entre ella y La Bestia surge la historia de amor, que es el eje de la película. Debido a que está perfectamente desarrollada, resulta tremendamente emotiva y sorprendentemente creíble.

Por otro lado, la cinta es un prodigio técnico. De hecho, fue toda una revolución en su momento. Es comprensible, no hay más que ver la fluidez de la animación o la espectacularidad de algunas escenas, en las que se empezó a usar el ordenador (en la famosísima escena del baile, por ejemplo).
También hay que resaltar el genial diseño de los personajes. Especialmente el de La Bestia, que por una vez no es un simple león de pie (como ocurre en la mayoría de las versiones de éste cuento), si no una auténtica "mezcla" de animales diferentes. Hay de todo: Búfalo, león, lobo... Me encanta.

Como ya dije más arriba, la B.S.O. es espectacular, sencillamente perfecta. Romántica, oscura, incluso épica a veces.Y qué decir de los números musicales, maravillosos todos.

Pero bueno, vayamos ya a comentar mi momento favorito de la peli, ése que he visto como 100000000000000000000000 de veces, pues de pequeño me obsesionaba:

Puñalada a La Bestia por parte de Gastón. Ambos mueren (por primera vez, los de Disney van en serio). Bella le declara su amor a La Bestia justo en el momento preciso. La música pasa de triste a... Mágica, Por que por fin vemos en todo su esplendor el hechizo del que nos hablaban en el prólogo, y a mí se me ponen los pelos de punta, da igual los años que pasen. La escena de la transformación me parece perfecta, simplemente. Uno de los mejores momentos que se han visto en una película Disney.

Y poco más puedo decir. Obtuvo un merecido éxito de crítica y público, incluso fue nominada a mejor película en los Oscars, hazaña sólo repetida por 'Up'.

Con 'La Bella y La Bestia' los de Disney se superaron, y parecía que no volverían a producir otra joya parecida. Sin embargo sí que llegaron un par de joyas... Incluso una de ellas superó a la de ésta crítica. Pero da igual, 'La Bella y La Bestia' siempre será la que hizo que la gente se tomara a la animación en serio.

martes, 16 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'Harry Potter y el Misterio del Príncipe', de David Yates



Mini-crítica sin spoilers: El sexto libro es, sin duda, uno de mis favoritos. Por ese motivo me duele especialmente que la adaptación fílmica no consiga estar a la altura. Ésto se debe principalmente a un guionista que no esta a lo que tiene que estar (aunque entiendo que el libro en cuestión es el más difícil de adaptar), y a un montaje bastante medriocre. Éso sí, un Yates en plena forma y un apartado artístico magistral consiguen que el resultado sea bastante aceptable. NOTA: 6'5/10

Crítica completa con spoilers: Hay cuatro tramas (o incluso cinco) en libro. En ese medio no hay problema, pues hay tiempo de sobra para todas. Pero hay que ser muy hábil para condensarlas en un peli, y en ésta ocasión el guionista, Steve Kloves, no lo ha sido. Así, tenemos que sólo dos de las tramas han sido más o menos bien adaptadas, y el resto las han dejado bastante de lado. Lo malo es que han dejado a un lado la mejor.
Sin duda, la parte más importante del relato original son las reuniones entre Harry y Dumbledore, en las que hacen, a través de recuerdos, fascinantes averiguaciones sobre el pasado de Voldemort, con las que acabamos descubriendo la causa de su inmortalidad. Toma ya.
Por desgracia, en la película sólo vemos un par de recuerdos, y rápidamente vamos a la "misión" de Harry, que es conseguir un recuerdo con la clave definiva sobre el Señor Tenebroso. Al menos el desarrollo de ésta misión es casi idéntico al del libro.
Pero cuando por fin llega la revelación, nos la explican deprisa y corriendo, profundizando muy poco, y sólo en algunos detalles. Es decir, se comete el mismo error que con la profecía de la anterior película.

La otra trama que se reduce bastante es la que da título al film, la del Príncipe Mestizo. Afortunadamente, ésta parte de la historia no tiene tanto peso cómo la anterior, así que a mí no me molesta especialmente que se reduzca, pues considero que el meollo de asunto sigue intacto.

Hablemos ahora de los amoríos adolescentes, que han sido adaptados lo mejor que se ha podido. La parte de Ron y Hermione, por ejemplo, sigue al libro casi al pie de la letra, así que no hay quejas. Sin embargo la parte de Harry y Ginny no corre la misma suerte, pues está alterada casi por completo. De éste modo, no tiene sentido alguno el repentino enamoramiento de Harry, aunque francamente, teniendo en cuenta lo mal que trataron a Ginny en 'La Orden del Fénix', poco más se podía hacer.

Pero aún falta otra trama, que bajo mi punto de vista está fenomenalmente tratada:

la de Malfoy. En ésta ocasión, Draco tendrá un papel tremendamente relevante. Creo que está mostrada a la perfección su progresiva degeneración, con la que el personaje gana una nueva dimensión que necesitaba. Lo único que me disgusta un pelín es que se dan muuuchas pistas sobre lo que pretende hacer Draco con el armario.

Pero dejémos el argumento, y vayamos con lo que creo que es el gran fallo del film: El montaje, que puede provocar algún que otro bostezo entre los no-fans, pues es totalmente arrítmico y hace que la peli avance torpemente entre escena y escena. Eso sí, éstán perfectamente dirigidas por Yates (nunca me cansaré de defender a éste director), que nos deja momentos realmente buenos, cómo los dos recuerdos sobre Voldemort. Escalofriantes ambos, gracias no sólo a que estéticamente son una pasada, si no tambíen a un gran acierto de casting, pues los dos chavales que se encargan de interpretar a Voldemort en momentos diferentes de su vida están que se salen, especialmente el adolescente.
Tampoco hay que olvidar la parte de la cueva, que a mí me encanta. Impresionante la fotografía en ése pasaje. O los, en mi opinión, ACOJONANTES minutos iniciales.

Debido al ritmo pausado de la trama (acentuado por el montaje), creyeron conveniente incluir una escena de acción inventada que tiene lugar en el hogar de los Weasley, La Madriguera. Una decisión comprensible pero bastante tonta, pues podían haber aprovechado una breve batalla que hay al final de la historia (omitida en el film) en lugar de inventarse cosas, pero bueno...

En cuanto a nuevas incorporaciones, la más importante es la de Jim Broadbent como el profesor Horace Slughorn. Broadbent realiza un papel bastante divertido aunque quizá demasiado caricaturesco.
El trío principal sigue en la línea de 'La Orden del Fénix', y Bonnie Wright (Ginny) es una sosa de mucho cuidao, pero tampoco se le podía pedir mucho a la pobre teniendo en cuenta lo poco que se le había exigido hasta ahora.

A nivel técnico, estamos ante la mejor cinta de la saga (junto con 'El Prisionero de Azkaban'), y la dirección artística es espectacular. Tambíen destaca la fotografía, que incluso estuvo nominada al Oscar.

En cuanto a la B.S.O., creo que supera con creces la de las dos anteriores cintas. A mí me encanta.

No se me ocurren más cosas que comentar. Una película bastante irregular, pero con momentos muy, muy logrados. Podía haber sido mucho más, pero con un libro de base tan poco cinematográfico, tampoco se ha hecho tan mal.


Y hasta aquí el especial sobre la saga 'Harry Potter'. ¿Qué nos deparará 'Las Reliquias de la Muerte? Teniendo en cuenta que es el libro más "peliculero", y tienen dos cintas para adaptarlo, yo creo que algo realmente bueno.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'Harry Potter y la Orden del Fénix', de David Yates


Mini-crítica sin spoilers: Probablemente, el quinto libro de la saga sea el que menos me gusta. Creo que es demasiado largo para lo que cuenta, siendo un poco aburrido a veces. Así que por muy buena que quisiera ser la adapación fílmica, estaba claro que no iba a ser tan buena cómo otras. Pero curiosamente, su falta de fidelidad es su mayor virtud, aunque también su gran defecto: Omite partes del libro intrascendentes, lo que hace que tenga un ritmo más ágil, pero también obvia o cambia cosas demasiado importantes para perdonárselo. Afortunadamente, el nuevo director, David Yates, realiza una gran labor y nos deja momentos brillantes, lo que hace que el balance final no sea negativo en absoluto. NOTA: 7/10


Crítica completa con spoilers:Me gusta David Yates. Hay muchos fans que le odian, pero considero que los defectos que puedan tener los dos films que ha dirigido hasta ahora no son culpa suya, si no de los guionistas (Michael Goldenberg en ésta y el habitual de la saga, Steve Kloves, en la siguiente). La labor que le toca hacer a él está impecablemente realizada, así que no me oiréis quejarme de él.
Aunque sólo sea por devolvernos al auténtico Ron, no el sucedáneo de las anteriores entregas...

Pero hablemos primero de sus fallos, todos relacionados con su falta de fidelidad, que por desgracia, acaban afectando a la cinta cómo película en sí.
Algo que me mosquea especialmente es el poquísimo protagonismo que se le da a Ginny. Durante los cuatro primeros libros, excepto en el segundo quizá, es un personaje bastante secundario, así que en las pelis también, lógicamente. Pero en la quinta novela, Ginny desvela su verdadera y arrolladora personalidad, ganando protagonismo y asentando las bases para el futuro romance entre ella y Harry. En el film no hay ni arrolladora personalidad, ni bases asentadas (no me vale que ella le mire con ojitos) ni ná de ná. Aunque también es cierto que tampoco se podía hacer mucho más, pues Bonnie Wright (la chica que la interpreta desde la primera peli) no tiene el físico adecuado, ni lo que es más importante, el carísma necesario.
Puede que éste "vacío" que le hacen a Ginny no afecte al film en cuestión, pero sí al siguiente.

Por otro lado, la trama central (lo de la profecía) pierde relevancia frente a otras (la del Ejército de Dumbeldore, por ejemplo), lo que hace que no quede bien resuelta, pues sólo se dan un par de pinceladas sobre lo que significa reaalmente ésa parte de la trama, además de dejar fuera multitud de detalles. Todo ésto hace que queden en el aire varios interrogantes que no obtienen respuesta en la peli.

Pero hablemos ahora de sus puntos fuertes, que los tiene. Para empezar, el enfrentamiento final entre la Orden y los mortífagos es brutal, pues da la sensación de ser un combate mágico auténtico, con coreografías muy curradas. Y muy bien rodado todo.
Ésto me lleva comentar otro momentazo del film: La muerte de Sirius. No estoy de acuerdo con los que dicen que le falta emoción a las escena, en mi opinión es todo lo desgarradora que debe ser.

Pero sin duda los dos mejores momentos vienen despúes. Me refiero al ESPECTACULAR duelo entre Dumbeldore y Voldemort, para mí, entre los mejores momentos de la saga. Y sobre todo...

Apoteósica la escena en la que Voldemort posee a Harry y la lucha interna de éste por expulsar de su cuerpo al Señor Tenebroso. Brillantes las maneras que tienen de torturarse el uno al otro, dejando claro lo diferentes que son. en serio, me encanta.

En el reparto, destacan tres fantásticos fichajes: Imelda Staunton encarna a la perfección a la ODIOSA y falsa Dolores Umbridge, la debutante Evanna Lynch interpreta sorprendente bien a la encantadora y "rarita" Luna Lovegood, y Helena Bonham Carter... Bueno, ella BORDA a la mavada, sádica y chiflada Bellatrix Lestrange. Como decía, tres fichajes inmejorables.
A parte de ésto repiten Brendan Gleeson y Ralph Finnes en sus repectivos papeles, y recuperamos a Gary Oldman cómo Sirius Black, y a David Thewlis cómo Lupin. ¿Alguien da más?
En cuanto al trío protagonista, los dos chicos mejoran (especialmente Radcliffe), y ella... Pelín sobreactuada en mi opinión.

De la banda sonora se encarga ésta vez Nicholas Hooper, y la verdad, creo que baja bastante el nivel respecto a la de Doyle, y ya no digamos respecto a la de Williams... Aún así no está nada mal, pero mejoraría enormemente en la siguiente entrega.

A nivel técnico sigue en la línea, o sea, bien. Éso sí, el hermano de Hagrid me parece súper cutre...

Poco más que decir. Pese a sus defectos de bastante peso, una más que decente película, con un aire más serio que le sienta de puta madre. Y Yates me gusta.

martes, 9 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'Harry Potter y el Cáliz de Fuego', de Mike Newell


Mini-críticas sin spoilers: Ésta es una de las pelis de la saga en la que hay menos unanimidad: o la amas o la odias. Yo me encuentro más bien en el primer grupo. Aunque no llega a los niveles de 'El Prisionero de Azkaban', creo que Newell firma una impecable adaptación del cuarto libro de la saga, con algunos momentos realmente buenos, y un apoteósico clímax. NOTA: 8/10


Crítica completa con spoilers: Después de que Cuarón se marcara la mejor película de Potter hasta la fecha, tocaba adaptar el cuarto libro de la saga, el más largo y oscuro hasta la llegada del quinto. Debido a ésa gran densidad, en un principio se barajó la posibilidad de adaptarlo en dos films (cosa que han hecho con el séptimo y último libro), pero el nuevo director, Mike Newell, se empeñó en que se podía adaptar toda la novela en una sola cinta. Y no se equivocaba, pues todos los detalles importantes y el espíritu del libro permanecen intactos, aunque por desgracia, quedan sueltos algunos cabos que quedan atados en el libro, no en la película.

Aunque la peli me gusta mucho, creo que tiene fallos que conviene señalar. El principal es que hay momentos en los que se pretende añadir demasiado humor, dando como resultado que algunos personajes, como los gemelos Weasley, o Neville, acaben siendo cargantes.
Además, en la escena del baile, el momento en el que deja de ser un baile clásico y se convierte en un concierto de rock, con todos los chavales gritando y tal, me sobra por completo.
Otro error que a mí me molesta especialmente es que se dan demasiadas pistas sobre el gran misterio de la historia, con lo cual la sorpresa final es menor de lo que podría haber sido si se hubiesen ceñido más al libro en ése aspecto.

Pero lo cierto es que la cinta posee más virtudes que defectos. Para empezar, tiene un ritmo perfecto, combinando sin problemas las numerosas tramas, logrando que no se pisen entre ellas, manteniendo en todo momento el interés del espectador. Supongo que ésto se debe en gran parte al trabajo de Newell, aunque es el director que menos huella ha dejado en la saga, el menos "recordado".

Las incorporaciones al reparton son tan buenas cómo de costumbre. Miranda Richardson está fantástica en su brevísimo papel, y Brendan Gleeson compone un Ojoloco Moddy perfecto, idéntico al del libro.
Pero si hay un nuevo integrante del reparto que hay que destacar, sin duda es a Ralph Finnes cómo...

Lord Voldemort. Por fin, después de ser levemente mostrado en las dos primeras cintas, y nombrado en la tercera, El Señor Tenebroso vuelve y lo hace a lo grande, pues protagoniza el mejor segmento de la peli, aquél que tiene lugar en el cementerio. Tras asesinar (indirectamente) al pobre Cedric Diggory y torturar un poco a Harry, se enfrenta a muerte a éste, dando lugar a uno de los momentos más épicos y emotivos de la saga. Pero antes de éso, hay un breve instante que a mí me pone los pelos de punta: Harry se esconde detrás de una lápida, y Voldemort, fuera de sí, le grita: "¡No me des la espalda, Harry Potter! Quiero que me mires a la cara cuando te mate, ¡Quiero ver cómo desaparece la luz en tus ojos!". Harry, entonces, aún sabiendo que  (aparentemente) no tiene ninguna posibilidad, se arma de valor, da la cara y le espeta: "Muy bien... Tu lo has querido". ME ENCANTA.

Bien, pasemos a otra cosa, por ejemplo, a la banda sonora. Ésta vez, el encargado de ella no es John Williams, si no Patrick Doyle, que hace un gran trabajo, aunque no puede competir con Williams (en mi opinión, sólo Nicholas Hooper en 'El Misterio del Príncipe' se le acerca). Doyle, aunque mantiene el tema central, crea una composición con un aire más aventurero, si se le puede llamar así.

En el apartado visual, la cinta mantiene el nivel, con un diseño artístico y unos efectos visuales muy logrados, aunque creo que no supera a su antecesora.

Nada más se me ocurre añadir, salvo que en mi opinión es, a pesar de sus fallos, una estupenda cinta de aventuras juveniles, con una carga dramática mucho mayor que sus antecesoras.

P.D.: El Sábado, a las 19:15 en La Sexta, dan un reportaje presentado por Paula Prendes y su escote sobre 'Las Reliquias de la Muerte'. Ahí queda eso.

jueves, 4 de noviembre de 2010

Críticas de cine: 'Harry Potter y la Cámara Secreta', de Chris Columbus


Mini-crítica sin spoilers: Un año despúes de que 'La Piedra Filosfal' marcara a toda una generación y asentara definitivamente la "Pottermanía", llegó la segunda parte de las aventuras de Harry. 'La Cámara Secreta' es un film notablemente más tenebroso que la anterior entrega, y es, sin lugar a dudas, la película más fiel al libro en el que se basa de toda la saga. Pero, curiosamente, también es (en mi opinión, por supuesto) la peor película de la franquicia. Aún así, no es una mala pelí en absoluto, gracias a un gran clímax y a un fantástico personaje secundario. NOTA: 6'5/10

Crítica completa con spoilers: Lo reconozco, ésta película no tiene el mismo valor nostálgico para mí que su antecesora. Por otro lado, aún no tiene el estilo más maduro que inauguró la extraordinaria 'El Prisionero de Azkaban', así que está a medio camino: Ni es tan entrañable cómo la primera, ni "mola" tanto cómo las siguientes. Pero ésto no tiene nada que ver con el film en cuestión, así que lo mejor es valorarla sin entrar en comparaciones.

Cómo decía más arriba, la cinta tiene un aire tenebroso (para tratarse de un film infantil, claro está) que le sienta fenomenal, pues la trama se asemeja mucho a los relatos detectivesocos protagonizados por Sherlock Holmes: Víctimas, falsos culpables, pistas... etc. Hasta aquí nada que objetar. El problema viene cuando, para aligerar el argumento, le añaden chispas de humor. Éso estaría bien si no fuera porque el 80% de los chistes se hacen a costa de Ron. ¡Pobrecito mío, que han hecho contigo! Vale, en los libros Ron es un chico inseguro, pero no un cobardica. Y sí, es el divertido del grupo, pero por que es gracioso, no imbécil. Y si encima al encargado de doblarle en españa le han dado una pedrada en la cabeza ("¡Hooola Haaaarryyy!"), pues estamos apañados. Desgraciadamente no recuperaríamos a un Ron más parecido al de los libros hasta 'La Orden del Fénix'.
Quién también cambia ligeramente es Harry, aunque ésta vez para bien. Aquí vemos a un Harry más cercano a los libros, más perspicaz, con más "chispa". Ésto se debe en parte a Radcliffe, que mejora bastante respecto la anterior entrega. Pero sin duda lo mejor de la peli es...

Gilderoy Lockhart. El nuevo profesor de Defensa Contra las Artes Oscuras supone el gran alivio cómico de la peli (aunque no molesta en absoluto, a diferencia de lo de Ron...), y la verdad es que aparece él y mejora la escena. Un crack.

A nivel técnico supera con creces  su antecesora, sobre todo en el clímax, dónde el basilisco no canta para nada. La pelea entre el bicho y Harry me parece fantástica, muy lograda.

Pero... La cagan en los dos últimos minutos. En serio, a la aparición de Hagrid en el Gran Comedor le sobran kilos de azúcar. ¡Qué cursilada, por Dios!

Por lo demás, no hay mucho más que echarle en cara a la cinta sin entrar a valorar el libro, salvo señalar que en mi opinión tarda demasiado en encontrar el tono apropiado.

A pesar de todo ésto sigue siendo 'Harry Potter', y por eso ya mola, qué coño... Eso sí, luego llegaría Alfonso Cuarón y nos dejaría con la boca abierta.
                                              ¿Véis la cara de Ron? Pues así toda la peli...

miércoles, 3 de noviembre de 2010

Cortos Pixar: 'Knick Knack'

Críticas de cine: 'Harry Potter y la Piedra Filosofal', de Chris Columbus


Mini-crítica sin spoilers: Por fin me había acabado el libro. Después de dejarlo y retomarlo miles de veces ("¡Es que no tiene dibujos!" decía), lo conseguí terminar, y me dió mucha pena. Lo había disfrutado tanto... Pero bueno, ahora tocaba ver la peli. Y flipé. 'Harry Potter y la Piedra Filosofal' éstaba hecha para ser la peli favorita de cualquier crío. Y hay que reconocer que, a pesar  de sus defectos, es realmente mágica. NOTA: 8/10

Crítica completa con spoilers: Una lechuza, de noche, sobre un cartel en el que pone "Privet Drive". Aparece un señor con pinta de mago, y con un artilugio "roba" la luz de las farolas. Saluda a un gato, pero le llama profesora McGonagall, y va el gato y se transforma en una señora con pinta de bruja. Ella llama al mago profesor Dumbledore. se ponen a hablar de que ha pasado una cosa buena y otra mala, mencionan a unos "muggles" y a un tal Hagrid. De repente aterriza una moto en la que va un tipo gigantesco con aspecto feroz (en realidad es un buenazo), con un bebé en brazos. Dicen que ése bebé será famoso, a saber porqué. El grandullón se echa a llorar. Dumbledore le consuela diciéndole que volverá a ver al niño cuando esté listo. Deja al crío en la puerta del número 4, y le pone encima un sobre dirigido a los Dursley. Dumbledore se despide diciendo: "Buena suerte... Harry Potter". Vemos que el niño tiene una profunda cicatriz en la frente con forma de rayo. La cicatriz se abre y da paso al título de la peli, con una atronadora música de fondo.

Creo que es imposible que haya algún niño que no se quede pegado a la pantalla despúes de éso. Y es que toda la película es una sucesión de expresiones del tipo "haaalaaaa..." que hace que los niños ni pestañeen y los no tan niños nos emocionemos recordando cuando lo vimos por primera vez, porqué 'Harry Potter' es una saga que a los de mi generación nos ha acompañado durante muchos años, y ahora se va a acabar.

Aunque no es la mejor de la saga, 'la Piedra Filosofal' es seguramente la más importante hasta ahora, porqué fue cuando empezó todo. ¿Qué importa que los efectos canten, o que los segundos finales sean un tanto cursis? Al fin y al cabo, ha dejado imagenes para recordar... Aún se me ponen los pelos de punta al ver ésta escena:

Una prueba del nivel de calidad del diseño de producción, porqué una de las virtudes de la película (y de toda la saga, en realidad) es que se toma en serio a sí misma, prueba de ello es el espectacular reparto adulto con el que cuenta, o que el gran John Williams sea el compositor de la banda sonora.

Por cierto, creo que para ser un film infantil, con el clímax se pasaron un huevo. ¡Qué miedo me daba! En serio, que un tío se quite el turbante y tenga otra cara en la nuca... ¡Joder! Ya me acojonaba leyéndolo, imagináos viéndolo... Eso sí, visionándola hoy en día, me parece una virtud que no lo suavizaran.

 Se me olvidaba hablar del trío protagonista. Creo que hacen lo que pueden teniendo en cuenta su edad, aunque en mi opinión Rupert Grint y Emma Watson (Ron y Hermione) están bastante mejor que Daniel Radcliffe (Harry).

En fin, una de las cintas que recuerdo con más cariño. Sin duda, un icono para toda mi generación ¿O no?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...