Buscar este blog

viernes, 24 de septiembre de 2010

Reseñas de cómics: 'Ultimate Spider-Man', de Brian Michael Bendis, Mark Bagley, Stuart Immonen y David LaFuente


Mini-reseña sin spoilers: En  el año 2000, Marvel decidió crear la línea 'Ultimate', una actualización de personajes con más de cuarenta años de historia. Así, lectores "novatos" podrían engancharse a un personaje sin tener que preocuparse de lo que había pasado hace un huevo de tiempo. Era volver a empezar de cero, retocando los orígenes de los personajes aquí y allá, y contando nuevas historias. El primer personaje en ser adaptado fue, cómo no podía ser de otra manera, el icóno más famoso de Marvel: Spider-Man. Y me van a perdonar los más puristas, pero éste es el mejor Spidey que he leído. NOTA: 10/10

Reseña completa con spoilers: Dotarla de realismo. Ése es quizá el mayor logro que ha conseguido el guionista, Bendis, con ésta colección. No hace falta decir que es bastante duro tratar de manera realista a un chaval que empieza a trepar por las paredes cuando le pica una araña. El elemento fantástico sigue ahí, pero se ha dotado a los personajes de una humanidad asombrosa. Fijémonos en Peter, por ejemplo. Si bien en las historias clásicas Peter ya era uno de los personajes de cómic más humanos, aquí ya lo redondean aún más. En la línea 'Ultimate', Peter no es un genio capaz de inventar el solito unas telarañas sintéticas. Le gustan las ciencias, sí, pero sólo tiene quince años, así que las telarañas son un trabajo de su difunto padre científico. Tampoco es tan introvertido como el original, que, por ejemplo, antes de adquirir los poderes era incapaz de hablar con una chica. Éste Parker tiene amigos (aunque pocos, éso sí) y ya hay una chica suspirando por él antes de la picadura, que no es otra que Mary Jane Watson. Igual que ocurre con Peter, a ella también se la "normaliza" y se la convierte en una adolescente como otra cualquiera (en los cómics originales es una glamurosa súper-modelo). Me encanta como está tratada la relación amorosa entre Peter y ella (del tipo "ahora sí, ahora no" en plan Ross y Rachel en 'Friends'), a medio camino entre las cursiladas de 'Crepúsculo' y las burradas de 'Física o Química'.

Otro puntazo es el protagonismo que se le da al tío Ben. A diferencia de la línea clásica, aquí nos da tiempo a conocerle, ver su relación con Peter y cogerle cariño, con lo que su muerte nos duele de verdad.

Afortunadamente se abandonan los trajes chillones para los villanos, como és el caso del Duende Verde. En vez de llevar el ridículo disfraz de siempre, intentando parecer un duende, aquí es un auténtico duende verde, un monstruo cruel y sádico de verdad. Al resto de villanos también se les dota de una maldad más seria y fría por decirlo así, haciendo que en algunos casos, como el del Doctor Octopus, sean más amenazantes de lo que han sido nunca.

A lo largo de la serie hay tiempo para todo, desde historias épicas de acción (como la soberbia 'Saga del Clon') a episodios autoconclusivos centrados en la relación de Peter con sus amigos y familiares, sean tía May, Mary Jane o Gwen Stacy.

En cuanto al dibujo, en mi opinión ha ido de más a menos. Empezó con Mark Bagley (suyo és el Spidey que abre ésta entrada), mi favorito. Con un éstilo muy dinámico y bonito, se le daban bien tanto las escenas de acción cómo las más tranquilas e íntimas. Fue el que estuvo más tiempo, la friolera de 110 números.
Su sustituto sería Stuart Immonen:

La principal virtud de éste dibujante es su dominio de la narración y las escenas de acción, superando a Bagley en éstos aspectos. Aunque su estilo anguloso y en ocasiones ligeramente caricaturesco no me acaban de convencer. A pesar de ésto, durante los 23 números que estuvo en la serie, realizo un gran trabajo.

Debido a razones que todavía no comprendo, en Marvel decidieron organizar un desastre (llamado 'Ultimatum') que afectara a toda la línea 'Ultimate' y asi poder relanzarla con otro nombre y con numerosos cambios (muchos personajes murieron, así que imaginaos). Afortunadamente, Bendis siguió al frente como guionita de la ahora llamada 'Ultimate Cómics: Spider-Man', pero con un nuevo dibujante, el español David LaFuente:



Sun duda es el dibujante que menos me gusta. No es que lo haga mal, ni mucho menos, al fin y al cabo, es quizá el más expresivo de todos, pero tiene un estilo demasiado caricaturesco, lo que me hace pensar que en las escenas dramáticas (que tan bien se le daban a Bagley) no estará a la altura. Tal vez me equivoque, después de todo, la serie aún sigue publicandose. Veremos como se va desenvolviendo.

En definitiva, una maravillosa colección, imprescindible como primera toma de contacto con el personaje. Espero que sigua con éste nivelazo durante mucho tiempo.

lunes, 13 de septiembre de 2010

Críticas de cine: 'Pesadilla antes de Navidad' de Henry Selick


Mini-crítica sin spoilers: Es una película de culto. Y es MI película de culto. De crío me daba miedo, pero me fascinaba, no podía ni pestañear. Y conforme iba creciendo, más me gustaba, hasta valorarla como lo que es: Una joya imprescindible. A día de hoy, 17 años (!) después de su estreno, se siguen vendiendo camisetas, muñecos y todo tipo de merchandising. Es un fenómeno atemporal. Es Tim Burton en estado puro (aunque no la dirigiese él). Es Danny Elfman mejor que nunca. Es 'Pesadilla antes de Navidad'. NOTA: 10/10

Crítica completa con spoilers: Un día, Tim Burton pasó por delante de un centro comercial. Estaban quitando la decoración de Halloween y poniendo la de Navidad. Y entonces se le ocurrió: Un personaje de una de las festividades "robaría" la otra y la adaptaría a su manera. Escribió un poema protagonizado por el Rey Calabaza, señor de Halloween, Jack Skeleton (o Skellington, como queráis).

Años más tarde se estrenó una película dirigida por Henry Selick mediante la técnica "stop-motion" (animar fotograma a fotograma) y con un guión basado en el poema de Burton, que aumentaba considerablemente el número de personajes y profundizaba más en la psicología de Jack. Pero vallamos poco a poco.

La peli empieza con una voz en off que nos pone un poco en situación, mientras vemos árboles con puertas que simbolizan una festividad. Nos paramos delante del árbol de Halloween. La puerta se abre, y caémos dentro. És entonces cuando apreciámos el colosal trabajo musical de Danny Elfman. El ya mítico tema "Ésto es Halloween", conforma un arranque espectacular, en el que conoceremos a los habitantes de 'Halloween Town', que sólo viven para su fiesta. En cuanto acaba un Halloween, se pasan el resto del año preparando el siguiente, pero ellos son felices así. Menos uno. Jack está harto de hacer siempre lo mismo, necesita darle un nuevo rumbo a su vida. Sólo Sally, enamorada en secreto de él, parece comprender cómo se siente. És impresionante cómo en diez minutillos y con un par de canciones el personaje de Jack esté totalmente definido. A eso lo llamo yo capacidad de síntesis.
Bien, tras caminar horas por el bosque y jugar a regañadientes a tirarle una de sus propias costillas a su perro fantasma (ésta escena es una buena muestra del tipo de humor que tiene la cinta) Jack llega al círculo de árboles que vimos al principio, y queda fascinado por el de la Navidad. Lo abre, y cae. Y entonces ocurre:

Con una canción que expresa a la perfeción lo que siente (alegre y cantada tan rápido que parece un trabalenguas, al menos en inglés), Jack descubre la Navidad. Y ya no está amargado, le inunda una felicidad que  no había sentido antes, pero que no entiende. Así que se lleva de ahí unos cuantos chismes para compartirlo con sus vecinos.

Pero ellos no saben de que va ese rollo, y en el fondo Jack tampoco, así que se obsesiona con descubrir que es la Navidad. Me parece genial el hecho de que Jack no se haga las mismas preguntas con Halloween, que tenga perfectamente claro lo que es, y sin enbargo trate de darle una explicacion científica a la Navidad.

En la fantástica "¿Qué le pasa a Jack?" queda perfectamente plasmado que cuanto más se esfuerza por entenderla, antes olvida lo que sintió el día que visitó 'Christmas Town'. Impresionante la profundidad que le consiguen dar al protagonista en una peli tan corta (una hora y cuarto, más o menos).

Pero incluso da tiempo a desarrollar a Sally y convertirla en el único personaje sensato que ve que mezclar las dos fiestas (que es lo que hace Jack inintencionadamente en el último tercio de la peli) no es una buena idea, como tampoco el hecho de que el Rey Calabaza sustituya a Santa Claus, o Santa Clavos como ellos creen que se llama.

Cuando por fin Jack ve el error que ha cometido al pretender ser lo que no es, y se acepta a sí mismo, tóca enfrentarse al repulsivo, ludópata y divertidísimo villano, Oogie Boogie, que tiene secuestrados a Santa y a Sally.

Mención a parte merece el precioso final, dónde Jack, cuando empieza a nevar y Santa le desea feliz Halloween, él responde feliz Navidad, comprendiendo al fin lo que és. Como también entiende que lo único que necesitaba para ser feliz, era estar con Sally.

La peli no tuvo demasiado éxito en taquilla, probablemente debido a que, a pesar de ser un cuento, era demasiado oscura y tétrica para los más pequeños, lo que hace que sea difícil de catalogar. Afortunadamente hoy goza de la popularidad que merece.

En definitiva, una auténtica maravilla de película, con una B.S.O.  magistral, un diseño artístico sublime y unos personajes que se salen de carismáticos, especialmente Jack, por supuesto. Genial.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...